CoronARdx: un nuevo kit de diagnóstico se suma a las capacidades nacionales para enfrentar la pandemia

Se trata del cuarto desarrollo dirigido a la detección del SARS-Cov-2, apoyado por la Agencia I+D+i en el marco de la Unidad Coronavirus


La ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) aprobó un nuevo test argentino de diagnóstico de SARS-Cov-2, se sumó así una nueva herramienta para fortalecer las capacidades nacionales para enfrentar la pandemia. Se trata del CoronaARdx, el primer kit de diagnóstico producido en la Argentina basado en tecnología RT-PCR, método de referencia a nivel mundial para la detección del coronavirus.

El CoronaARdx es desarrollado por una alianza estratégica entre la empresa Argenomics, la start up Zev Biotech, y la firma Cromoion, que se asociaron para la producción en escala de los kits. Al estar apoyado en una cadena de proveedores nacionales permite la reducción de los costos de producción, el ahorro de divisas, y una mayor autonomía en la política sanitaria.

El desarrollo fue posible gracias al apoyo de los ministerios de Ciencia y Tecnología e Innovación, de Desarrollo Productivo y de Salud de la Nación y del Banco Internacional de Desarrollo (BID). El aporte de la Agencia I+D+i consistió en la reorientación hacia el desarrollo de kits con un financiamiento que Argenomics obtuvo en el marco de un ANR 4800.

Unidad Coronavirus: capacidades orientadas a obtener resultados en el corto plazo

Desde los inicios de la declaración de la pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud, la Unidad Coronavirus (integrada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el CONICET y la Agencia I+D+i) se abocó al fortalecimiento de las capacidades nacionales para dar respuesta al SARS-Cov-2. Entre otras acciones, la Agencia I+D+i identificó cuatro proyectos con alta capacidad de reorientar su trabajo hacia el desarrollo del test de diagnóstico de coronavirus, los cuales recibieron un financiamiento especial. Este apoyo fue fundamental para la obtención de resultados en el corto plazo.

El primero de los kits desarrollados fue el COVIDAR IgG, test serológico que a partir del análisis de muestras de sangre o de suero permite determinar si una persona tiene anticuerpos contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Este kit fue desarrollado por el equipo liderado por la investigadora Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL), en asociación con el Laboratorio Lemos S.R.L. Además de brindar acceso rápido, su producción local implica un costo significativamente menor a los kits que se producen en Estados Unidos o en Europa. En la actualidad está disponible en forma totalmente gratuita para las autoridades de salud nacionales, provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En su etapa inicial, la Agencia I+D+i aportó un refuerzo a través de un PICT para su desarrollo y la aceleración del kit, que se lanzó en un tiempo récord de 45 días.

El segundo test es el NEOKIT-COVID-19, desarrollado por un equipo del Instituto de Ciencia y Tecnología “Dr. César Milstein” (CONICET-Fundación Pablo Cassará) liderado por los investigadoras Adrián Vojnov y Carolina Carrillo. Es un test de base molecular rápido, sensible, de bajo costo y sencillo de operar para detectar el SARS-CoV-2. El kit de diagnóstico rápido presenta dos cualidades: permite testear muestras de ARN y obtener resultados en menos de dos horas y no requiere de equipamiento completo. El cambio de color de violeta negativo a azul positivo determina una prueba positiva para SARS-CoV-2. El equipo cuenta con un PICT 2017-1544 y recibió financiamiento de parte de la Agencia I+D+i.

ELA CHEMSTRIP es el tercer kit, fabricado por Chemtest y PBL, dos Pymes incubadas en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), respectivamente. Está basado en técnicas de biología molecular que utilizan manipulación de secuencias genómicas para detectar el material genético del virus, el ARN viral. Se detecta con un hisopado de garganta del paciente, y puede ser utilizado de forma masiva en aquellos lugares donde hay que realizar muestreos en poblaciones relativamente grandes y con resultados obtenidos en el corto plazo.

Junto a CoronARdx, estos cuatro tests fueron validados y registrados en el ANMAT para luego pasar a la fase de producción masiva e incorporarse a los operativos sanitarios de detección, diagnóstico y rastreo de la circulación del SARS-Cov-2. Por ejemplo, ya se elaboraron más de 200 mil determinaciones de COVIDAR IgG, de las cuales 100 mil fueron distribuidas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en las provincias de Buenos Aires, Chaco, Formosa, Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Santa Cruz, Río Negro y Chubut.

Para acelerar la producción masiva de test, la Jefatura de Gabinete de Ministros reasignó a la Agencia I+D+i 50 millones de pesos (originalmente destinados a la Agencia Federal de Inteligencia) para poner en marcha un programa especial para el escalamiento y la producción industrial de los dispositivos diseñados, con el objetivo de abastecer a los operativos sanitarios nacionales y, eventualmente, exportarlos a países vecinos.