Cianobacterias en el Río de la Plata: avanzan las acciones de control y monitoreo

Se reunió nuevamente la comisión que creó la cartera ambiental nacional con el fin de adoptar medidas en torno a la temática. Además, la Brigada de Control Ambiental realizó un operativo de toma de muestras de agua en dos localidades bonaerenses.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, realizó una nueva reunión de la comisión que se constituyó con el fin de darle un tratamiento interinstitucional a la proliferación de cianobacterias en el Río de la Plata. En el presente encuentro, se acordó realizar campañas de monitoreo sostenidas en el tiempo a través de imágenes satelitales y muestreo de aguas; entre otras medidas.

“Me congratulo de que podamos tener esta instancia. Sumamos masa crítica para la delimitación de una política consistente”, aseguró Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente nacional. Asimismo, aclaró que desde dicho organismo se busca articular y armonizar la diversidad de opiniones técnicas para darle un abordaje coordinado a la problemática. “Tenemos que darle una respuesta institucional a la proliferación de cianobacterias”, sentenció el secretario.

A lo largo del encuentro se abordaron la distribución de cianobacterias a lo largo del Río de la Plata y los impactos que implica en términos ambientales y sanitarios, particularmente en los sistemas de potabilización de agua. El fenómeno, que se manifiesta con singularidad en la provincia de Buenos Aires, también afecta actualmente a aquellas de Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe, por lo que requiere un abordaje de carácter federal. En tal sentido, se determinó la trascendencia de articular iniciativas a través del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), para facilitar las acciones necesarias en los distritos que así lo requieran.

Cianobacterias en el Río de la Plata avanzan las acciones de control y monitoreo

Por otro lado, se analizaron diversas medidas para monitorear la situación mencionada. Para ello, se consensuó el despliegue de campañas de muestreo de aguas y de diagnóstico por imágenes satelitales para el frente de la provincia de Buenos Aires, de forma consistente y sostenida, con el objetivo de identificar de forma temprana la formación desmedida de cianobacterias y así poder ejecutar las acciones necesarias para controlar sus impactos. Asimismo, se decidió consolidar una red de apoyo logístico para garantizar los recursos necesarios, ya sea de infraestructura, de personal y/o técnicos, que permitan el adecuado desenvolvimiento de las acciones comprometidas. En otro orden de ideas, se determinó coordinar a través del Consejo Federal de Entidades de Servicios Sanitarios (COFES) un relevamiento sobre el estado de situación de las plantas potabilizadoras de agua para fortalecer sus capacidades, en los casos que sea necesario. Por último, se acordó que aquella información que se vaya relevando a lo largo del trabajo de la comisión, será puesta a disposición por medio del Centro de Información Ambiental (CIAM) del Ministerio de Ambiente nacional.

Asimismo, durante la jornada la Brigada de Control Ambiental (BCA) de la misma cartera se dirigió hacia las localidades bonaerenses de Berazategui y Ensenada para realizar tomas de muestras de agua en diversos sectores del Río de la Plata. La finalidad fue analizar el grado de toxicidad presentado por efecto de las cianobacterias.

Cianobacterias en el Río de la Plata avanzan las acciones de control y monitoreo

Se trata de organismos microscópicos que pueden realizar fotosíntesis y son reconocibles por su coloración azul verdosa. Se nutren de la materia orgánica del agua, por lo que son un indicador de dicho tipo de contaminación. La proliferación desmedida de las mismas en el Río de la Plata se debe a una conjugación de factores, como la bajante histórica en toda la cuenca; la elevación de la temperatura estacional y por efecto del cambio climático; y la cantidad de efluentes vertidos —que es la habitual, pero en un caudal de agua reducido, aumentando su concentración—; entre otros. Dado que liberan toxinas al medio en el que se encuentran, pueden convertirse en una problemática significativa para la salud humana y ambiental.

Por parte del Ministerio de Ambiente nacional, participaron Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental —quien lideró la reunión y coordina la comisión—; Gabriela González Trilla, directora nacional de Gestión del Agua y Ecosistemas Acuáticos; Jorge Etcharrán, director nacional de Sustancias y Productos Químicos; y Mariana Tognetti, a cargo de la Dirección de Calidad Ambiental y Recomposición; junto con Candela Nassi, de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental. También formaron parte Marina Orman, coordinadora de Salud Ambiental del Ministerio de Salud de la Nación; y Pablo Ivaldi y Ana Parenti, de la misma repartición. Desde Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), estuvieron presentes Alejandro Barrio, director de Técnica y Desarrollo Tecnológico; y Verónica Gorro, gerenta de Calidad del Agua. Por parte del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Inés O´ Farrel, investigadora principal. Asimismo, participaron por parte del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Guillermo Jelinksi, subsecretario de Recursos Hídricos del Ministerio de Infraestructura; Luis Siri, presidente de la Autoridad del Agua (ADA); acompañado por Oscar Deina, director Vocal; y Damián Costamagna, director de Calidad y Control Técnico, ambas autoridades de ese mismo organismo. Por último, Germán Ciucci, presidente de Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA).