"Cero + Infinito”, un edificio emblemático para las ciencias

Emplazado en Ciudad Universitaria, será un punto de encuentro y desarrollo para la investigación interdisciplinaria tanto a nivel local como regional.


El nuevo edificio “Cero + Infinito”, ubicado en Ciudad Universitaria de la Universidad de Buenos Aires, ya está próximo a finalizarse. La moderna construcción, anexada al Pabellón I de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEyN), será un agente de cambio en la manera de investigar y formar recursos humanos en Argentina y Latinoamérica. Serán en total 17.200 m2 destinados a institutos y carreras pertenecientes a la FCEyN, y al Centro Latinoamericano de Formación Interdisciplinaria (CELFI), iniciativa de la Secretaría de Gobierno de Ciencia que posibilita que científicos de nuestro país y la región aborden problemas complejos que requieren la interacción de diferentes áreas del conocimiento.

El proyecto “Cero + Infinito” se firmó en el año 2015 y en 2016, comenzó su construcción, que contó con la inversión de $1.082.538.949,89 pesos hasta el día de la fecha. El edificio pabellón de baja estatura con acento en la organización funcional y la sustentabilidad fue diseñado por el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, y consta de dos plantas principales, un subsuelo y dos patios abiertos, que evocan al número cero y al símbolo infinito. La obra contemplará oficinas y aulas del Departamento de Computación, el Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos, el Instituto de Cálculo, y cursos, conferencias e investigadores visitantes del programa CELFI. De esta manera, alumnos, institutos, investigadores y docentes contarán con instalaciones adecuadas con características técnicas y arquitectónicas innovadoras.

Impacto ambiental positivo
Una de las características más sobresalientes es su condición sustentable. Su techo verde, que colabora en la ralentización del desagüe de aguas de lluvia y el aumento de la absorción del calor; el reconocimiento del entorno (se mantuvo la arboleda original y aquella que no pudo trasplantarse se reemplazó con especies nativas), y la luz natural en todos sus ambientes evidencian el uso racional de la energía.

La Planta Baja contiene el acceso principal, que vincula el ingreso peatonal de los dos edificios, allí se ubican aulas, salas de seminario, sala de reunión, sala de proyectos, área de lectura y estudio, área de encuentro, y en el Primer Piso, la biblioteca, el laboratorio, oficinas de investigación, administrativas, salas de profesores, sala de trabajo colaborativo y salas de reunión. También cuenta con áreas de servicios. La construcción tiene la capacidad de albergar 1.700 personas aproximadamente.

Vincular la región
La presencia de CELFI en “Cero + Infinito” tendrá como propósito fomentar la cooperación científica regional y contribuir a la creación de ámbitos para incentivar la visión de la ciencia interdisciplinaria al servicio de las necesidades de desarrollo de la región; entre los objetivos están formar recursos humanos aptos para encarar proyectos que requieran del diálogo interdisciplinario y fomentar la creación de redes de investigadores latinoamericanos.

“Cero + Infinito” en números
17.200 m2 abarca el edificio
8.762 m2 de techo verde
2 años y 3 meses tomó la construcción
19 Aulas Generales
10 Aulas de Computación
5 Salas de Seminario
27 Oficinas Administrativas
56 Oficinas de Investigación
1 Laboratorio
1 Biblioteca
5 Salas de proyecto
51 ejemplares plantados
70% de ahorro de energía en un año (termomecánica)

“Cero + Infinito” en el tiempo
En 2006, el decano Jorge Aliaga presenta el Plan de Obras 2006-2010, que incluye la ampliación de espacios (ampliación del Pabellón I y readecuación del Pabellón II) para docencia e investigación ante el incremento y el desarrollo del sistema científico local. En 2007, la FCEyN presenta un proyecto de mejoras de la enseñanza ante el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID) para ampliar el Pabellón I; en 2008, se obtiene la financiación del Ministerio de Economía de la Nación para realizar el anteproyecto del edificio. En 2009, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva acuerda impulsar la creación de un nuevo edificio en forma coordinada con la FCEyN. Ese mismo año, el matemático -graduado de Exactas- Sebastián Ceria se suma a la propuesta de encontrar una solución integral para los espacios de investigación y docencia de los distintos departamentos y se compromete aportando recursos materiales y trabajo para impulsar el proyecto. En 2010, el director ejecutivo de Axioma se contacta e involucra en el proyecto al arquitecto Rafael Viñoly. Barañao considera que la incorporación del estudio de Viñoly ofrece valor agregado al edificio y facilita la obtención de recursos para construirlo. En 2010, el estudio Viñoly avanza con el proyecto y elabora los planos de lo que sería el edificio “Cero + Infinito”. En 2011, el proyecto edilicio es relanzado, y, en Casa Rosada, se realiza una reunión, en la cual participan la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Barañao, Viñoly, Ceria y autoridades de la FCEyN. La Facultad organiza un equipo técnico para avanzar con los detalles de la obra y elaborar los pliegos necesarios para realizar la licitación. En 2012, la Facultad entrega los pliegos al Ministerio de Ciencia para su elevación al BID, organismo que acuerda un crédito por 10 millones de dólares. Ese año se firma un convenio entre la UBA  (rector Rubén Hallú) y la cartera de Ciencia (su titular Lino Barañao) para la construcción del edificio en el predio de Ciudad Universitaria. En 2013, debido a que el BID no permite cofinanciación de obras con otros organismos de crédito, la diferencia entre el monto del crédito y el costo total de la obra la debía aportar el Tesoro Nacional. El Ministerio de Ciencia con la ayuda y el apoyo del Ministerio de Economía gestiona exitosamente los fondos para toda la obra ante el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Entre 2013 y 2014, se realiza la primera licitación; en 2015, se deja sin efecto la primera licitación por ser las ofertas mucho mayores que el valor de referencia y se realiza una segunda licitación. Después de la aprobación del crédito del CAF, por parte de Axel Kicillof, que permite financiar la obra completa, el ministro de Economía, Lino Barañao y el rector de la UBA, Alberto Barbieri, presentan de manera pública el proyecto de “Cero + Infinito” en un acto realizado en las oficinas del Polo Científico Tecnológico. Se adjudica la obra a la empresa Constructora Sudamericana por un valor de $461 millones de pesos. Se define el inicio de las obras para el segundo semestre de 2016 y se prevé un plazo de ejecución de 20 meses. En 2019, el nuevo edificio está casi finalizado, quedan pendientes refacciones menores y la compra de todo el mobiliario de aulas y oficinas y el equipamiento para los laboratorios de computación (licitaciones en curso). Se contempla la entrega del edificio a la Universidad en el transcurso de 2019.