Celebración del Día de Ingenieros

La ceremonia central por el Día del Arma de Ingenieros se realizó en los cuarteles de la Agrupación de Ingenieros 601, en Campo de Mayo.


El acto fue presidido por el jefe del Ejército, teniente general Claudio Ernesto Pasqualini, quien estuvo acompañado por el presidente del Consejo Superior del Arma de Ingenieros, general de división Justo Treviranus; el subjefe del Estado Mayor General del Ejército, general de división Héctor Prechi, y el presidente de la Comisión del Arma de Ingenieros, general de división (R) Carlos Artuso.

Además concurrieron autoridades de las Fuerzas Armadas, agregados militares de países amigos, veteranos de la Guerra de Malvinas e invitados especiales.

Al hacer uso de la palabra, el general Artuso destacó: “Los zapadores nos reunimos una vez más en esta Agrupación de Ingenieros 601 para conmemorar un nuevo aniversario de la creación de nuestra arma y de su patrono, San Ignacio de Loyola, justamente seleccionado como tal porque su vida y obra constituyen la esencia del espíritu zapador… Nos hemos convertido en un arma necesaria para la guerra, apoyando a las otras armas en el combate, con tareas que faciliten la movilidad propia y dificulten la del enemigo. En la paz, estamos siempre dispuestos con nuestros conocimientos y medios para atender desastres naturales o apoyo a la comunidad. No hay lugar en nuestro país en donde no exista vestigio de nuestra presencia. Este es el sistema de los ingenieros que menciona nuestros reglamentos en el cual todos tenemos un lugar y todos dependemos entre sí”.

Luego, se procedió a la entrega de premios y distinciones. El Consejo Superior y la Comisión del Arma otorgaron una medalla a oficiales y suboficiales por haber cumplido 50 años como socios de la comisión; a los oficiales y suboficiales del Arma, y a los suboficiales de la Especialidad Mecánico de Instalaciones que se destacaron en cursos tanto en el país como en el exterior. Finalmente, el jefe del Ejército hizo entrega de los premios Al Mérito.

A continuación, el teniente general Pasqualini tomó la palabra y expresó: “Las construcciones, la preparación territorial, el apoyo a la sociedad, la contribución al desarrollo nacional, especialmente en las industrias del acero, el petróleo y el transporte ferroviario, constituyen galones en la historia del Arma y dan testimonio del trabajo incansable de sus integrantes...".

“También ejecutar tareas especificas del Arma en apoyo a la comunidad y otras Fuerzas. Ejemplo de ello, son los reconocimientos y análisis de suelo que se están ejecutando con el Comando Conjunto Antártico, para realizar en el futuro próximo la reparación y el mantenimiento de la pista de aterrizaje de la Base Antártica Marambio, así como los estudios para la instalación de un sistema de tuberías que mejore el actual procedimiento de descarga de combustible. Asimismo, la Dirección de Ingenieros e Infraestructura se constituyó en órgano de dirección y conducción de un acueducto en la Base Naval Puerto Belgrano, lo que marca un hito en el concepto de acción conjunta, al proporcionar apoyo de manera sistemática a elementos de otras Fuerzas...".

“Mirando hacia el futuro, cruzamos ya la cuarta etapa del proceso de reconversión de la Fuerza. Los ingenieros tienen un rol protagónico en este proceso, que pretende ordenar, optimizar y presentar una propuesta que posibilite una eficiente transformación del Ejército Argentino…”.

Finalmente, destinó palabras de reconocimiento a los zapadores que participaron en la gesta de Malvinas.

Tras estas palabras, se procedió a la entonación de la Canción del Ejército Argentino y se adoptó el dispositivo de desfile.

El Arma de Ingenieros
Conforma, junto con el Arma de Comunicaciones, las armas de Apoyo de Combate. Los Ingenieros son los responsables en la guerra de permitir el franqueo de cursos de agua a la propia tropa e impedirlo al enemigo, construir defensas, abrir brechas en un campo minado, demoler estructuras a fin de impedir su uso por parte del enemigo, efectuar limpieza química, biológica y nuclear, etc.

Asimismo, en tiempos de paz, los ingenieros, además de su incesante adiestramiento, capacitación y preparación para la guerra, realizan obras viales y ferroviarias a fin de apoyar el desarrollo nacional y mantienen los edificios de la Fuerza, entre otras actividades.

En ese sentido, tal vez uno de los aportes más significativos de los últimos años haya sido el tendido de dos puentes sobre el río Santa Cruz (un puente de paneles CB450 y otro modelo M4T6, ambos de más de 150 metros) y la operación de compuertas con material flotante M4T6 para agilizar la construcción de las represas Cóndor Cliff y la Barrancosa, que, según el consorcio responsable de la construcción, adelanta la obra en 1 año.

Además, desde 2014, el Ejército opera 11 de las 13 Unidades Militares de Respuesta a la Emergencia, todas ellas sobre la base de las Unidades de Ingenieros distribuidas en el territorio nacional.

Estas unidades trabajan con módulos basados en distintos escenarios de emergencia, tales como inundaciones, incendios, terremotos y actividad volcánica. La coordinación y la articulación con los organismos públicos nacionales, provinciales y municipales tienen el objetivo de reducir pérdidas de vidas humanas y daños materiales ocasionados por los fenómenos naturales.