Presidencia de la Nación

"Cambio, cambio", retrato de una obsesión argentina en la pantalla grande de Mar del Plata

Su trama se centra en los vendedores de moneda extranjera que habitan la Peatonal Florida, un mundo tan visible como cerrado. Su director, Lautaro García Candela nos brinda más detalles de la película que integra la competencia internacional del festival.


La película argentina Cambio, cambio, en competencia internacional en el 37º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, se sumerge en el complejo mundo de los “arbolitos”, los vendedores de moneda extranjera que, apostados sobre la Peatonal Florida, buscan captar clientes ofreciendo la mejor cotización. Esa “obsesión” por el dólar es bien retratada por el director y guionista, Lautaro García Candela, que en esta nota cuenta más detalles y pormenores de este nuevo thriller argentino:

-¿Cómo nació este proyecto?

Es algo que combina muy bien las cosas que me apasionan como la economía y la política con el mundo del trabajo y con cierta picaresca del dinero, con cierto manejo como ilegal. Diría que es de película de golpe, de trama, y juntar las dos cosas me pareció interesante.

-¿Vivió alguna vez una experiencia como la que se ve en la película?

Fui a cambiar varias veces plata para conocer a los arbolitos y eso me sirvió para conocer ese mundo. Imaginate, es gente a la que le sirve tener tu contacto porque después te pasan la cotización y todo eso, es gente que te quiere seducir. Yo fui a cambiar y me dejé seducir.

-¿El guión fue escrito en pandemia?

Yo tenía una primera versión que sucedía en 2018 en ese salto devaluatorio que 25 a 40, pero cuando tuve la posibilidad de hacerla, que fue después de la pandemia, no podía emplazarla directamente en 2018. Tuve que hacerla en tiempo pandémico y no pasaba nada, pero es algo que puede suceder en cualquier momento.

-El mundo de los cambistas callejeros no parece ser muy accesible ¿Tuvieron algún momento algún momento tenso durante el rodaje?

No porque fui cuidadoso, para mí era muy importante. Fui respetuoso, traté de hacer las cosas siempre de manera legal. Realmente no hice nada que traicionara la confianza de la gente que trabaja como arbolito.

-¿Cómo es tener a la película compitiendo en el Festival?

Para mí es un honor total porque yo vengo acá hace diez años. El Festival de Mar del Plata fue parte muy importante en mi formación cinéfila, en mi educación sentimental y estar acá con la película, y que se haya pasado en el Auditorium, para mí es un sueño.

-¿Cuál fue la respuesta del público?

La película gustó, tuvo muy buena recepción, la gente se río mucho, así que eso me deja tranquilo.

Fotos: Gentileza Damaris Hidalgo.

Scroll hacia arriba