“Cada vez es más difícil asegurar que cuando una persona está consumiendo una pastilla eso sea éxtasis”


“Lo que sabemos es que cada vez es más difícil asegurar que cuando una persona está consumiendo una pastilla eso sea éxtasis", explica el director nacional de Prevención de las Adicciones de la SEDRONAR, Pablo Dragotto.

Siguiendo esta línea, el Informe Mundial sobre las Drogas (2015) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) indica que hasta 2014 se relevaron 450 nuevas sustancias psicoactivas, lo que implica que en la actualidad las drogas no fiscalizadas superan a las que sí lo están. En otras palabras, se están consumiendo sustancias cuyos componentes desconocemos.

Según un estudio realizado a nivel nacional y otro sobre la Ciudad de Buenos Aires, el consumo de éxtasis en alumnos de escuela media es radicalmente inferior (2,3%) –y en CABA del 4,4%- en comparación con otras drogas legales e ilegales (alcohol, tabaco, marihuana, cocaína y psicofármacos sin prescripción). Sin embargo, en la última década su crecimiento fue del 1.000 por ciento, en consonancia con el aumento de consumo en el mundo.

“Lo que notamos en el último tiempo es que las drogas sintéticas antes eran consumidas por un cierto sector social: clase media/alta muy ligadas a un ambiente de fiestas electrónicas. Hoy, esto tiende a diseminarse y consumirse en otros sectores y contextos más amplios”, agrega Dragotto y sostiene que además se están vendiendo pastillas de éxtasis adulteradas, lo que hace más difícil el abordaje clínico ante una situación de intoxicación.

En Europa, en algunas fiestas y boliches se dispone de espacios donde cada persona puede llevar a analizar las sustancias que va a consumir. En nuestro país, esta opción no es viable dado que el marco legal vigente no lo permite. De todos modos, vale aclarar que el conocimiento de los componentes no soluciona la cuestión: los riesgos de sufrir una sobredosis siguen estando.

Dada la complejidad de esta problemática, es fundamental el abordaje intersectorial que implique el compromiso de organismos públicos y privados. “Este es un problema generalizado, por eso desde la Secretaría trabajamos en un plan que abarca a todas las áreas y con el consenso de las provincias, los municipios y las organizaciones sociales que son quienes vienen trabajando esta problemática en el territorio”, detalla el funcionario.

Desde el año pasado la SEDRONAR viene desarrollando estrategias de prevención en ámbitos de nocturnidad (fiestas y locales bailables) y recreativos junto a las provincias y municipios de Santa Fe, Mendoza, Córdoba, Neuquén y de la Ciudad de Buenos Aires.

Estas estrategias implican el control de las condiciones ambientales en materia de seguridad, salud, temperatura y ventilación; el expendio libre de agua potable durante todo el evento para evitar la deshidratación; el cumplimiento estricto de las normas vigentes sobre venta de alcohol a menores; la definición de protocolos para el abordaje de situaciones de intoxicación; la sensibilización y capacitación del personal para que puedan ejercer un rol preventivo eficaz tanto en lo que concierne a la detección temprana de situaciones de riesgo como así también para dinamizar el acceso a recursos externos que minimicen los riesgos del consumo; y la disponibilidad de espacios de descanso y orientación sobre los riesgos del consumo abusivo de alcohol.

Además, estamos articulando con los empresarios y funcionarios provinciales y locales de Seguridad, Juventud, Salud y Transporte para garantizar la integralidad del abordaje de los eventos, la asistencia médica y su acceso a la misma, la disponibilidad de transporte público y su debida señalización tanto para el ingreso y el egreso del evento. Durante el último Oktoberfest, la Fiesta Nacional de la Cerveza, se brindaron charlas informativas sobre el abuso de alcohol y se instalaron espacios de hidratación y descanso para los asistentes. En ese sentido, se diseñaron similares estrategias de prevención el Festival Tilcareño y los carnavales de Corrientes, Buenos Aires y Córdoba.

Día a día la venta de este tipo de sustancias encuentra nuevas estrategias de evasión de la regulación a través de la migración o rotación de locaciones desde sitios con mayor control a otros más laxos y la proliferación de eventos clandestinos, privados y/o sin autorización del órgano regulador, o localizados en ámbitos rurales.

Por ello, tras la presentación del Compromiso Social contra las Adicciones que anunció el Presidente Mauricio Macri, desde la SEDRONAR lanzamos el Sistema de Alerta Temprana (SAT) para la detección precoz de nuevas sustancias psicoactivas, drogas emergentes y nuevos patrones de consumo, que lleva adelante el Observatorio Argentino de Drogas (OAD) de la SEDRONAR, fundamental para elaborar respuestas e intervenciones oportunas que permitan brindar un tratamiento terapéutico adecuado.

“Este Sistema de Alerta Temprana, del que participan el Ministerio de Salud, el de Seguridad y otros organismos estatales permite hacer circular rápidamente la información ante la aparición del consumo de nuevas sustancias”, concluye Dragotto.