Cabandié y Rosso acordaron medidas de gestión de residuos en Villa María

Se impulsó la regionalización de la gestión de residuos sólidos urbanos, con centro en dicho municipio cordobés, la ampliación de su planta de disposición final y la remediación de basurales a cielo abierto presentes en el área.


El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, junto con el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, mantuvieron una reunión virtual con Pablo Rosso, intendente de Villa María, Córdoba, Juan Carlos Scotto, secretario de Ambiente de dicha provincia, y Martín Gill, Secretario de Obras Públicas de la Nación, para abordar la problemática de residuos sólidos urbanos (RSU) del mencionado distrito municipal.

En tal sintonía, se acordó la regionalización de la gestión de RSU, que tendrá su centro en Villa María, donde operará el vertedero regional, permitiendo que las localidades de Villa Nueva, Tío Pujio, Arroyo Algodón, Ausonia, Morrison y Alto Alegre puedan disponer sus residuos, dando cobertura a más de 108 mil habitantes.

El proyecto contempla la ampliación del actual centro de disposición final de Villa María, la provisión de equipos y maquinarias para su operación, como así también el emplazamiento de diversos centros satélites de clasificación y separación de residuos, que faciliten y mejoren la gestión de cada municipio —generando así la posibilidad de crear puestos de trabajo para las y los recicladores urbanos—.
Asimismo, la iniciativa estipula la clausura y remediación de los basurales a cielo abierto presentes en el área, como así también acciones de concientización ciudadana para transmitir la importancia de la separación en origen, la valorización de residuos y la aplicación del compostaje.

Estas medidas se encuadran en los lineamientos federales de gestión de la cartera ambiental nacional, para brindar una solución permanente y global en materia de residuos, al tiempo que se fortalecen las capacidades de acción de los Gobiernos locales.

La ejecución del proyecto estará a cargo de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental, a través del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), que recibe financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).