Avanza el proyecto del complejo ambiental Ecoparque Quilmes

Se realizó una reunión mediante videoconferencia con el equipo del municipio de Quilmes, en la que se presentó la obra a las autoridades del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y se anunciaron los pliegos para la licitación.


Articulado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, a cargo de Juan Cabandié, y el municipio bonaerense de Quilmes, el proyecto para el Ecoparque Quilmes ya cuenta con los pliegos para la licitación de la obra, la cual posee un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La iniciativa busca minimizar la generación y el enterramiento de residuos, formalizar la actividad de recuperación, mejorar los servicios de higiene urbana y promover la separación en origen.

En virtud de dicho proyecto, se realizó esta tarde un encuentro virtual en el que participaron la intendenta Mayra Mendoza; el secretario de Control y Monitoreo Ambiental de la cartera nacional de Ambiente, Sergio Federovisky; el director ejecutivo del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible de la provincia de Buenos Aires, Juan Brardinelli y Francisco Suárez, de la misma institución.

Federovisky reconoció el trabajo emprendido por el municipio, que “en seis meses de gestión y tres de pandemia logró un financiamiento de 10 millones de dólares”.

“Como dice Juan (Cabandié), no se trata de vivir mejor, sino de vivir bien. Por eso nuestra tarea es para los vecinos de Quilmes”, parafraseo a su turno la intendenta Mendoza y agradeció la articulación indispensable de los referentes de la cartera ambiental de Nación para que esta obra de envergadura rindiera sus frutos. Además, la mandataria aclaró que es una obra a largo plazo porque “en el municipio de Quilmes creemos que la gestión ambiental es una política de Estado”.

Además de un diseño amigable con el ambiente, los beneficios de esta iniciativa prevén, en una planificación de 6 años, un ahorro de hasta 20 % en los traslados de residuos hacia la planta del CEAMSE, así como en los volúmenes de enterramiento, ya que se promueve la separación en origen.

En cuanto a la perspectiva social, el proyecto contempla una planta de 310 trabajadores y trabajadoras, en adecuadas condiciones laborales de resguardo y de salubridad. Asimismo, incluye un lactario y una guardería dentro de las instalaciones. Por otra parte, fuera del funcionamiento de la planta los trabajadores relacionados ascienden a 513, entre recolectores y choferes, mientras que para las tareas de barrido son 119.

El terreno propuesto posee una superficie de 125 km² en donde se tratarán alrededor de 540 toneladas de residuos generados por los casi 700 mil habitantes de la zona. El área se dividirá en las plantas de tratamiento de residuos áridos, de lixiviados, de transferencia, de acopio voluminoso, de separación, de mantenimiento y lavadero de camiones y de reciclado de neumáticos. Contendrá una nave de compostaje, un centro de interpretación ambiental y una balanza, además de la guardería mencionada.

Se dispondrán dos puntos verdes en zonas vulnerables, un punto de tratamientos de residuos especiales electrónicos con una constante capacitación del personal en gerenciamiento del ecoparque.