Argentina y Uruguay firmaron un acuerdo para adaptar los efectos del cambio climático en el Río Uruguay

Ambos países recibirán un aporte de $ 14 millones de dólares que será gestionado por CAF —Banco de Desarrollo de América Latina— para implementar medidas de adaptación y reducción del riesgo de los efectos del cambio climático en municipios de Entre Ríos y ecosistemas costeros de dicho curso hídrico.


El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina, Juan Cabandié, y el ministro de Medio Ambiente de Uruguay, Adrián Peña, firmaron un acuerdo bilateral con CAF —Banco de Desarrollo de América Latina— para poner en marcha el Proyecto Binacional "Adaptación al cambio climático en ciudades y ecosistemas costeros vulnerables del Río Uruguay”, que será implementado en municipios de la provincia argentina de Entre Ríos, y en los territorios uruguayos de Artigas, Salto, Paysandú y Río Negro.

En el marco del encuentro, Cabandié expresó: “El cambio climático ha modificado nuestra cotidianidad a partir de eventos climáticos cada vez más pronunciados, como las inundaciones o las sequías, como está ocurriendo en nuestro país. Tenemos un patrimonio natural enorme, eso es muy positivo, pero tenemos el desafío de preservarlo frente a estos efectos adversos. En este sentido, este proyecto binacional que comprende al litoral del río Uruguay de ambos países va a aportar a la resiliencia de las ciudades y ecosistemas costeros, con vistas a reducir la vulnerabilidad ante estos eventos, en especial ante inundaciones, y es además un impulso institucional para las políticas públicas elaboradas en el marco del Gabinete Nacional de Cambio Climático”.

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente de Uruguay dijo: “Somos una región y un país particularmente vulnerables a los efectos adversos de la variabilidad y cambio climático. La adaptación no es tan solo una prioridad estratégica para Uruguay, es el único camino para alcanzar un desarrollo sostenible. Y para ello, la cooperación internacional es una herramienta clave. Pero más importante aún es la capacidad de articular acciones entre gobiernos, así como entre los diferentes niveles de gobierno, que han permitido alcanzar la firma de estos acuerdos fundamentales para implementar medidas concretas que contribuirán a incrementar la resiliencia de nuestra gente, ciudades y ecosistemas con una perspectiva intra e intergeneracional y de derechos humanos, lo que representa uno de los principales objetivos de nuestra Política Nacional de Cambio Climático.”

El acuerdo contempla la implementación de medidas de adaptación al cambio climático basadas en la construcción de infraestructuras urbanas resilientes en terrenos seguros, y la adaptación de tierras para prevenir los efectos adversos de la variabilidad climática, como son el incremento de lluvias torrenciales que, de manera cada vez más frecuente, causan costosas inundaciones en las ciudades costeras del Río Uruguay. En paralelo, el acuerdo impulsará el intercambio de experiencias de mejores prácticas urbanas, ambientales, sociales y culturales.

Los fondos del proyecto provienen de una donación del Fondo de Adaptación, un mecanismo internacional creado según el Protocolo de Kioto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que financia proyectos y programas destinados a apoyar soluciones de resiliencia climática en países en desarrollo.

La firma del convenio se celebró simultáneamente en Buenos Aires y en el Parque Nacional Estero de Farrapos, en el departamento uruguayo de Río Negro, y participaron autoridades de CAF y de los ministerios de Ambiente de Argentina y Uruguay.

“El aumento de la temperatura del planeta es una realidad que particularmente afecta a las comunidades menos preparadas para enfrentarlo. Para contrarrestarlo, debemos redoblar esfuerzos para consolidar una agenda de respuesta contundente y pragmática que posibilite incrementar y acelerar la implementación de medidas de adaptación y resiliencia climática. Este acuerdo es una muestra significativa del compromiso de cooperación binacional entre Argentina y Uruguay para enfrentar el cambio climático, y de la articulación que posibilita catalizar recursos del Fondo de Adaptación a la región a través de CAF, agencia implementadora de dichos recursos”, dijo Julián Suárez Migliozzi, vicepresidente de Desarrollo Sostenible de CAF.

Entre las metas del proyecto se incluye también el fortalecimiento institucional de las políticas de cambio climático considerando escenarios de mediano y largo plazo, además de los planes públicos y programas de manejo de tierras para las ciudades y ecosistemas vulnerables.