Argentina participó de la XLII Reunión ordinaria de Ministros de Salud de Mercosur y Estados Asociados

Se firmaron acuerdos sobre etiquetado de alimentos, seguridad nutricional y vigilancia sanitaria y declaraciones para evitar la reintroducción en la región de enfermedades ya eliminadas.


En el marco de la XLII Reunión ordinaria de Ministros de Salud de Mercosur y Estados Asociados que se celebró hoy en Paraguay, Argentina suscribió con los demás países de la región distintos acuerdos para dar impulso al etiquetado frontal de alimentos con contenido excesivo de grasas, sodio y azúcares; priorizar la estrategia regional sobre seguridad alimentaria y nutricional; y fortalecer la cobertura universal de salud y el acceso a medicamentos esenciales.

Durante el encuentro, el secretario de Coberturas y Recursos de Salud, Luis Giménez, en representación del ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, mantuvo una reunión bilateral con el ministro de Salud de Brasil, Gilberto Magalhañes Occhi. Los funcionarios hablaron sobre política de medicamentos con el fin de continuar profundizando la cooperación entre ambos países que se vio reflejada en el Memorándum de Entendimiento firmado en Ginebra el pasado 21 de mayo y en la reunión bilateral que se celebró en Buenos Aires a fines del mismo mes.

Durante la jornada de trabajo en la ciudad de Asunción, los titulares de las carteras sanitarias del Mercosur repasaron la actualización del Informe Epidemiológico Regional, en el que discutieron el estado de situación de las enfermedades reemergentes.

Luego de la lectura de los proyectos de acuerdos y declaraciones, los ministros firmaron un acuerdo de priorización de temas en el marco de una estrategia regional de seguridad alimentaria y nutricional y otro sobre Principios en el Mercosur para el etiquetado frontal de alimentos con contenido excesivo de grasas, sodio y azucares, para mejorar la información nutricional de los alimentos envasados a través de la implementación de un rotulado nutricional de fácil lectura para la población.

También rubricaron acuerdos sobre la problemática de la migración masiva con el objetivo de mantener el compromiso de fortalecer las políticas sanitarias nacionales y regionales que velen por la protección de la seguridad, la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes y de los pueblos de los Estados miembro; otro sobre fortalecimiento de las autoridades sanitarias reguladoras en el Mercosur, orientado a la vigilancia sanitaria; y un acuerdo para posicionar la Salud de Fronteras como un área priorizada, de alto impacto político y estratégico, desde la perspectiva de salud internacional en lo referente a la vigilancia e información en salud, las redes y servicios de salud, el desarrollo de los recursos humanos para este campo y el abordaje de los determinantes sociales a través de la articulación intersectorial.

Dentro de los pronunciamientos formales de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, se firmaron declaraciones sobre la importancia de continuar fortaleciendo las estrategias nacionales de cobertura universal de salud y de acceso a medicamentos esenciales; y la urgencia de la ratificación del Convenio Marco del Control de Tabaco y la ratificación del protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco para su entrada en vigor.

Finalmente, los representantes de Salud del Mercosur firmaron una declaración ante la situación de riesgo de reintroducción en la Región de las Américas de enfermedades ya eliminadas –con énfasis en sarampión, rubéola y poliomielitis–, en la que ratificaron los compromisos asumidos para la sostenibilidad de la eliminación del sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita en las Américas 2018-2023. También solicitaron a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) coordinar reuniones regionales para dar respuesta sanitaria destinada a contener los brotes epidémicos y evitar la reintroducción de las enfermedades prevenibles ya eliminadas en la Región de las Américas.