Apoyo a la comunidad en la provincia de Santa Fe

El 4 de marzo, un temporal de viento y lluvia azotó las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé. Como es habitual, allí estuvo el Ejército Argentino junto a las autoridades civiles, para paliar el mal momento que atravesaron las familias santafesinas.


La tormenta registró vientos de más de 107 km/h con caída de granizo y más de 80 mm de lluvia. Ante dicha situación, los batallones de Ingenieros 1 e Ingenieros Anfibios 121 brindaron apoyo a la comunidad afectada.

En el caso de la ciudad de Santo Tomé, el evento meteorológico causo daños en el casco urbano derribando árboles y postes. El principal inconveniente fue el corte de líneas eléctricas que causó más de 80 emergencias, producto de 8 transformadores rotos y subestaciones con fallas varias. En el casco suburbano ribereño se produjo la caída de eucaliptos y acumulación de agua.

En la capital provincial se contabilizaron más de 2.800 árboles caídos, además de cartelería dañada, que obstruyeron la circulación vial y peatonal en general. Acá también la red eléctrica estuvo afectada con más de 15 distribuidores de media tensión fuera de servicio. Inclusive el Liceo Militar General Belgrano se vio afectado, a dos días del inicio del año escolar, con las caídas de añosas tipas, de más de 20 metros de altura.

Es de destacar que los zapadores del Ejército trabajaron junto con las autoridades y entidades municipales, provinciales y entes no gubernamentales para el restablecimiento de la normal circulación de ambas ciudades. Para ello se afectaron seis equipos de trabajo con cinco vehículos volcadores, vehículos transportadores, equipos de alto rendimiento (motosierras y desmalezadoras), máquinas viales, herramientas de mano y vehículos livianos para transporte de personal y para movilidad.