Presidencia de la Nación

Antonio Berni, maestro del arte argentino

A 119 años de su nacimiento recordamos la vida y obra de uno de los pintores argentinos más importantes del siglo XX.


Antonio Berni fue un destacado pintor y grabador, nacido el 14 de mayo de 1905 en la ciudad de Rosario. Como artista es reconocido principalmente por el compromiso social y político -reflejado en todas sus obras- que supo incomodar a la sociedad de la época.

Antonio Berni

Hijo de un sastre italiano y madre argentina -hija de inmigrantes italianos-, Berni comenzó a estudiar pintura en el Centro Catalán de su ciudad natal. Con solo 17 años expuso sus obras en Rosario y tres años más tarde realizó una exposición en la Galería Witcomb de Buenos Aires, recibiendo el halago de los críticos en varios artículos publicados en los diarios La Nación y La Prensa. Fue gracias a esta difusión que años más tarde consiguió una beca del Jockey Club de Rosario para estudiar en Europa,

En París se formó con los pintores André Lhote y Othon Friesz, en la Academia de la calle Grande Chaumiere.

Durante sus años en Europa estuvo expuesto a diversas corrientes artísticas, incluyendo el surrealismo y el expresionismo. Sus obras fueron expuestas en el Salón de Madrid y en la Galería Nancy.

Después del golpe del 30, ya casado y con una hija, Antonio Berni decidió volver a Argentina, trayendo de París una fuerte carga política y toda la influencia de sus vínculos con los artistas surrealistas.

Primeros pasos. MNBA

Su regreso marcó un punto de inflexión en su carrera, ya que se dedicó a retratar las realidades sociales y económicas de Argentina, especialmente las condiciones de vida de los trabajadores y los marginados. Se instaló en Rosario y tomó parte activa de la vida cultural de la ciudad, organizando la Mutualidad de Estudiantes y Artistas Plásticos.

Berni comenzó a mostrar la problemática social de la década del 30 a través de sus obras Desocupados y Manifestación.

Desocupados

Durante la década del 20, Berni compuso la serie Juanito Laguna, que retrata la vida de un niño pobre en la ciudad y que combina elementos de collage y realismo social para transmitir la difícil situación de los desfavorecidos en Argentina.

Las imágenes de sus personajes más marginales -Juanito Laguna** y Ramona Montiel- se incluyeron en varias de sus pinturas, que se vendieron en el exterior a precios muy altos.**

Juanito Laguna

En 1941 Berni recorrió Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia con la idea de realizar estudios precolombinos por pedido de la Comisión Nacional de Cultura. Durante las décadas siguientes continuó explorando temas sociales en su arte, utilizando una variedad de técnicas que incluían óleo, collage, grabado y escultura.

Su compromiso con la justicia social lo llevó a participar activamente en movimientos políticos de izquierda, y su obra se convirtió en un símbolo de resistencia y lucha contra la injusticia.

Manifestacion (1934). MALBA

En el 76 viajó a Nueva York, donde pintó, hizo grabados, collage y presentó en la Galería Bonino una muestra titulada La magia de la vida cotidiana. Cinco años después inauguró La casa de Antonio Berni, una galería de arte y casa de subastas de más de 400 metros cuadrados ubicada en pleno centro porteño. En aquella sala de arte, la más importante del momento, se llevó a cabo una muestra individual de los murales del Gran Maestro, pero también se realizaron exposiciones de talentosos artistas jóvenes.

La gran tentación o La gran ilusión (1962)

Además de su trabajo artístico, Berni incursionó en la enseñanza, ejerciendo como profesor en la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires y dejando una huella duradera en varias generaciones de artistas argentinos.

Antonio Berni murió un 13 de octubre de 1981 en la Ciudad de Buenos Aires.

Berni fue un artista comprometido con su tiempo, cuya obra no solo dejó una marca indeleble en la historia del arte argentino sino que también sirvió como un medio poderoso para concienciar sobre las injusticias sociales y económicas de su época.

En una entrevista, poco antes de morir, afirmó: “El arte debe ser usado socialmente. Ningún artista se puede negar a eso; a lo único que se debe negar un artista es a que lo usen a él”.

Fuentes:
El Historiador

Imagen portada: Domingo en la chacra

Scroll hacia arriba