Ambiente continúa el trabajo de vigilancia de circulación de la fiebre amarilla

Lo hace a través de la Red de Vigilancia de Epizootias de monos aulladores junto a otras instituciones.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, que encabeza Sergio Bergman, continúa trabajando en prevención y vigilancia de la circulación de la fiebre amarilla en nuestro país, mediante el monitoreo de las poblaciones de monos aulladores, los que colaboran en la detección temprana de brotes de la enfermedad. Las campañas realizadas hasta el momento en zona norte y centro de la provincia de Misiones fueron exitosas ya que las observaciones sobre los grupos de monos concluyeron que los ejemplares se encuentran en buen estado de salud.

La labor que la cartera nacional de Ambiente realiza surge de un esfuerzo conjunto con la Dirección de Zoonosis del Ministerio de Salud para formar la Red de Vigilancia de Epizootias de monos aulladores por fiebre amarilla. Esta red comprende también a las provincias de Misiones y Corrientes e investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) especializados en el estudio de estos animales. La presencia de los mismos nos indica que el virus de la enfermedad no está circulando en Misiones.

Debe destacarse que los monos aulladores (carayás) no representan un peligro para las personas. La fiebre amarilla se transmite únicamente por la picadura de los mosquitos que pueden infectar a estos animales y a las personas. Son los primeros en contraer la fiebre amarilla y mueren rápidamente. Por eso cumplen un rol fundamental como centinelas epidemiológicos, y conservarlos es importante para el ecosistema y para la salud pública.

Asimismo, en caso de encontrar un ejemplar muerto, se recomienda no tocarlo sino dar aviso a las autoridades locales.