Presidencia de la Nación

Ambiente avanza en una agenda interinstitucional sobre cebos tóxicos

La cartera ambiental nacional lidera un espacio de trabajo científico-técnico multiactoral que busca darle un abordaje coordinado a la problemática.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, que conduce Juan Cabandié, conformó a fines de noviembre la Mesa de Trabajo Académico-Científica originada a partir de la Estrategia Nacional contra el uso de Cebos Tóxicos (ENCT). El objetivo de dicho espacio interinstitucional, que congregó a especialistas y profesionales en la materia de diversos ámbitos académicos y científicos del país, y a representantes de la Fundación Bioandina, es amplificar las acciones enmarcadas en esa estrategia para generar nuevos aportes y unificar esfuerzos frente a esta problemática nacional, que ya ocasionó la matanza de cientos de cóndores y de más de 50 especies de fauna nativa.

La primera reunión, realizada mediante videoconferencia a fines de noviembre, sirvió como marco para la conformación de la mesa de trabajo. Asimismo, se recopiló información sobre las sustancias químicas que se utilizan en los cebos tóxicos y se pensó en generar un listado de aquellos laboratorios con capacidad técnica para cuantificarlas. Por otro lado, se debatió sobre el futuro diseño y la ejecución de campañas de concientización sobre la problemática para todas las especies animales y se enfatizó la necesidad de optimizar la información actual en materia de: cadenas de custodia, elementos de protección personal para la seguridad en las tomas de muestras, guías de trazabilidad, protocolos de muestreo y centros centinelas; entre otras temáticas.

El segundo encuentro, también desarrollado de forma virtual a mediados de diciembre, consistió de un taller cuyo fin fue generar información relevante sobre los tipos de sustancias tóxicas utilizadas en los cebos, las cadenas de custodias empleadas para las mismas y los elementos de protección personal que deben utilizar las personas que hacen las tomas de muestras. A tal fin, se dividió a los participantes en tres grupos y se expusieron los resultados obtenidos por cada uno de ellos. Por último, se determinaron los pasos a seguir para el año próximo.

Cabe destacar que dicha mesa interinstitucional busca ser también un espacio de articulación de saberes académicos-científicos que brinde información, propuestas y acciones concretas ante los organismos de aplicación en la materia, para evitar el uso de cebos tóxicos en el país. En esa dirección, la reciente aprobación de la Ley Yolanda y del Acuerdo de Escazú impulsan el accionar multidisciplinario sobre las diferentes problemáticas ambientales.

La mesa de trabajo es liderada por la cartera de Ambiente de la Nación, a través de la Dirección Nacional de Sustancias y Productos Químicos de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental; de la Dirección Nacional de Biodiversidad de la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales; y de la Dirección Nacional de Educación Ambiental y Participación Ciudadana de la Subsecretaría Interjurisdiccional e Interinstitucional.

Está conformada también por representantes de la Fundación Bioandina Argentina, del Ministerio de Salud de la Nación, del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), del Ecoparque de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, del Programa de Conservación del Cóndor Andino, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), de la Red de Evaluación y Monitoreo de Ecosistemas Acuáticos (Rem.Aqua), del Hospital Italiano, del Hospital Posadas, del Centro de Investigaciones en Toxicología Ambiental y Agrobiotecnología del Comahue (CITAAC), del Centro de Excelencia en Productos y Procesos de Córdoba (CEPROCOR), de las facultades de Farmacia y Bioquímica y de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA), del Centro de Asesoramiento Analítico Toxicológico (CENATOXA), de la Asociación Toxicóloga Argentina (ATA), de las universidades nacionales de La Plata, del Litoral y de Córdoba, y del Grupo de Investigación en Biología de la Conservación (GrInBiC); entre otras instituciones.

Scroll hacia arriba