Ajedrez: Los hermanos sean unidos... por el jaque mate

Joaquín y Francisco Fiorito tienen 14 y 11 años, respectivamente; y ganaron en sus categorías el Campeonato Argentino que se disputó en el CeNARD. “Somos felices jugando ajedrez”, coincidieron los representantes de Torres Blancas, club del barrio porteño de Caballito.


El Campeonato Argentino de ajedrez, que se desarrolló durante cuatro días en el CeNARD en los últimos días de diciembre, tuvo como protagonistas a los hermanos Joaquín y Francisco Fiorito, campeones en las categorías Sub-14 y Sub-12. Los chicos recuerdan ese momento en el que esperaban sentados que los organizadores mencionaran sus nombres para la premiación y cómo sus padres observaban atentos a metros de distancia. Se les infla el pecho y se les nota el orgullo al evocar ese momento inolvidable.

“Somos felices jugando ajedrez”, así sintetizan su sentimiento. Joaquín tira la frase y Francisco, que es apenas dos años menor asiente. Ambos se subieron en ese diciembre todavía palpable al podio en el que la Secretaria de Deportes de la Nación, Inés Arrondo: y el presidente de la Federación Argentina de Ajedrez, Mario Petrucci; estuvieron a cargo de la premiación.

Fueron 200 participantes de todo el país, entre niñas, niños y juveniles de entre siete a 20 años, los que colmaron el salón destinado a esta competencia, que volvió a ser presencial después del año de pandemia. “Estoy muy contento por volver a jugar cara a cara con otros chicos. Mi sueño es llegar a ser un súper GM y llegar a lo más alto que pueda”, comenta Joaquín.

Y Francisco, a pesar de su timidez, se anima a decir: “La verdad no fue tan difícil. Nosotros jugamos todo el tiempo entre nosotros y eso seguro ayudó”. Los pibes del club Torres Blancas, del barrio porteño de Caballito; sueñan con repetir esos momentos donde el micrófono hará sonar fuerte sus nombres y se imaginan subiendo una vez más a un podio. El camino recién comienza. El público los aplaudirá y la emoción será singular en cada torneo. Y ahí siempre estarán sus padres, retratando en sus retinas cada momento junto a ellos.