Adiestramiento de perros para búsqueda y rescate

En el Laboratorio y Depósito de la Dirección de Remonta y Veterinaria, se crían y adiestran perros para actividades de búsqueda y rescate de personas. Es el único destacamento del Ejército que se encarga de esa tarea y actualmente cuenta con 17 canes.


Antes de 2017, a estos animales se los entrenaba solo para cumplir con el rol de seguridad; pero, a partir de ese año, y ante un requerimiento específico de la Fuerza, se los empezó a instruir en la aptitud de rescate.

Según comentó el encargado del Grupo Perros de Guerra, sargento ayudante enfermero veterinario Juan Carlos Frank, los entrenamientos comienzan cuando los animales tienen 45 días, y en esa etapa se busca interactuar con ellos y relacionarlos en forma positiva con el ambiente. Hay cuatro tipos de enseñanza: condicionamiento clásico, cognitivo, operante e instrumental.

Durante los primeros cinco meses, se realizan actividades en el ámbito civil a fin de que el canino se vincule con distintos sonidos, personas y superficies, entre otras cosas. En la etapa siguiente, que puede prolongarse uno o dos meses, entra en juego el olfato, con la consecuente diferenciación de olores.

Con el correr del tiempo, y de acuerdo con las reacciones que tienen los canes, se elige la especialidad que van a tener: perros de seguridad, de búsqueda o, desde 2017, de rescate.
El encargado del Grupo Perros explicó que un guía debe tener ciertas virtudes para que el animal sienta confianza en él. Entre ellas, sobresalen la predisposición y el tiempo.

Algo muy importante por resaltar es que a los animales nunca se los maltrata, sino que se trabaja con ellos buscando reacciones positivas, felicitándolos cuando cumplen con la tarea que se les asignó.

Reconocimiento al primer binomio del Ejército Argentino

El Laboratorio y Depósito de Remonta y Veterinaria 601

Es una de las muchas dependencias de la Dirección de Remonta y Veterinaria, y es la única unidad que tiene entre sus objetivos la producción de todo tipo de medicamentos y vacunas para los caballos, mulas y perros del Ejército.

Además, cuenta con una fábrica de herraduras, que abastece a todos los elementos montados de la Fuerza. También forma parte de su organización la Escuela Militar de Tropas Montadas.

Aparte de la cría y adiestramiento de los perros que utiliza la Fuerza en distintas misiones, se encarga de suministrar caballos y mulas, así como también productos veterinarios, alimentos y transporte, particularmente a las unidades montadas del Ejército Argentino.