Presidencia de la Nación

Actividades de restauración en sector del Parque Nacional Nahuel Huapi afectado por flora exótica invasora

Se trabajó durante cuatro jornadas en la extracción de retama en un área cercada para evitar que la fauna silvestre afecte la primera etapa de crecimiento de los 1522 ejemplares de especies nativas producidos en el vivero de Isla Victoria y plantados para recuperar la cobertura vegetal del área.


Personal del Área Forestal del Parque Nacional Nahuel Huapi desarrolló tareas en Puerto Pampa, Isla Victoria, en el marco de un proyecto de restauración ecosistémica de 74 hectáreas en punta sur de Península Quetrihué, Parque Nacional Los Arrayanes, y otras 4 en el mencionado sitio, como modelo de intervención a aplicar en áreas degradadas por fuego y/o invasiones biológicas en el área protegida.

El área en que se desarrolló la actividad pertenece a un sector explotado comercialmente por una concesión forestal entre 2010 y 2014. Se trata de plantaciones originales de 1942 de las especies Pinus murrayana y Pinus silvestrys en una superficie total de 35 ha que fue implantada tras una intensa extracción de ciprés de la cordillera y un importante incendio forestal.

El sector específico en que se desarrollaron las actividades es un cercado de 3,3 ha que tiene por objeto evitar que la fauna silvestre afecte la primera etapa de crecimiento de los 1522 ejemplares de especies nativas producidos en el vivero de Isla Victoria y plantados para recuperar la cobertura vegetal del área.

En este contexto, dos equipos de trabajo desarrollaron diferentes tareas durante cuatro jornadas. Uno de ellos trabajó en la extracción de retama, que debe hacerse de raíz por tratarse de una especie muy resistente y con un rápido y masivo rebrote si sólo se la corta. Los ejemplares de gran tamaño se extrajeron con palas y los más pequeños mediante remoción mecánica manual, para luego ser acopiados y reducidos en un sitio seguro con el objetivo de disminuir el material combustible y minimizar el riesgo de incendios.

Por su parte, el segundo grupo determinó sectores a controlar en los que se retiraron por completo todos los ejemplares encontrados, quedando aproximadamente un tercio de la superficie total de la clausura prácticamente libre de presencia de especies exóticas.

Si bien se trata de un sector con alto grado de invasión de exóticas, tanto los ejemplares de especies nativas plantados como la rehabilitación pasiva desarrollada a partir de las clausuras muestran resultados exitosos, observándose un rápido crecimiento y una importante cobertura vegetal dentro del mismo.

Scroll hacia arriba