31 de Julio - Día del Arma de Ingenieros

Mensaje del jefe del Estado Mayor General del Ejército, general de brigada Agustín Cejas, en ocasión de conmemorarse el Día del Arma de Ingenieros


Conmemoramos hoy el día del Arma de Ingenieros y de su patrono, San Ignacio de Loyola. Una vez más, y como hace ya cuatro meses, la ocasión nos encuentra trabajando sin descanso en apoyo a la lucha contra el COVID-19.

La labor del zapador se remonta a los albores de la historia. En nuestro país, la primera manifestación orgánica data de 1813, cuando, ante la propuesta de San Martín, el Triunvirato ordenó la creación de una Compañía de Zapadores. Desde entonces, tropas de ingenieros actuaron en todos los frentes durante las guerras de Independencia, con protagonismo en la preparación y ejecución del cruce de los Andes.

A lo largo de los 210 años de vida de nuestro Ejército, los nombres de quienes integraron las unidades de zapadores, barreteros y pontoneros quedaron grabados en el bronce por su entrega abnegada al servicio de la Patria. A principios del siglo XX, la modernización del Ejército evidenció la necesidad de que los oficiales recibiesen una formación particular. Fue así que, en 1909, egresó la primera promoción de oficiales de Ingenieros del Colegio Militar de la Nación.

La preparación territorial, el apoyo a la comunidad para mejorar la calidad de vida de los habitantes y la contribución al desarrollo del potencial nacional, especialmente en las industrias del acero, del petróleo y del transporte ferroviario, constituyen jalones en la historia del Arma, que dan testimonio del trabajo incansable y abnegado de sus integrantes.

Pero hablar de Ingenieros es hablar de un arma de combate. Manchalá mostró el valor de sus soldados; Malvinas fue testigo del desempeño encomiable y de la férrea voluntad de sus subunidades. En operaciones de paz, el accionar silencioso de las fracciones y compañías de Ingenieros es una realidad que permanece siempre vigente en la memoria.

Hoy, el Arma de Ingenieros mantiene vivo ese espíritu de trabajo característico. Sus competencias la convierten en un elemento especialmente apto para multiplicar las capacidades de las fuerzas terrestres desarrollando sus funciones específicas. Esas mismas particularidades hacen que sea una herramienta esencial para proporcionar apoyo a la comunidad a fin de paliar los efectos de catástrofes y situaciones de emergencia.

Diversas son las tareas que realizan las unidades de Ingenieros valiéndose de sus capacidades orgánicas, en forma simultánea con el desarrollo de la Operación “General Belgrano”. Ejemplo de ellas son las perforaciones de pozos de agua potable en Salta y en Campo de Mayo, el reconocimiento de la traza de un camino que conecte la localidad de Los Toldos, en el norte salteño, sin cruzar por territorio extranjero y, en estos días, la lucha contra el fuego en las islas frente a la ciudad de Santa Fe.

Asimismo, continuando con la tradición de liderazgo técnico producto de las capacidades únicas del Ejército, la Dirección de Ingenieros e Infraestructura y unidades del arma apoyan a otras fuerzas armadas y a organismos del estado realizando tareas para mejorar el abastecimiento de distintas bases antárticas, abastecer agua a bases navales e incrementar las capacidades de Tandanor. Asimismo, lleva adelante obras para recuperar viviendas de cuadros en Buenos Aires e incrementar la eficiencia del aeródromo Campo de Mayo. Junto con la facultad de Ingeniería del Ejército, desarrolla un proyecto piloto para alimentar con energía solar los cuarteles.

Estas actividades, además de otras ya finalizadas, permiten al Arma mantener y recuperar la cadena de conocimiento y, en la medida de nuestras posibilidades, continuar con el proceso de reequipamiento, aspectos necesarios para el cumplimiento de su misión.

Proseguiremos con las acciones de evolución orgánica de las organizaciones de Ingenieros, siempre de acuerdo con los planes vigentes y la realidad de nuestro país. En este contexto, se completaron las acciones de dos subunidades especializadas del Arma, la Compañía de Ingenieros QBN y de Apoyo a la Emergencia 601 y la Compañía de Ingenieros de Buzos de Ejército 601. Asimismo, se encuentran avanzados los trabajos tendientes a poner a disposición de las Naciones Unidas una subunidad de Ingenieros para su empleo donde sea necesaria. Este elemento estará certificado para su rápido despliegue conforme a normas internacionales.

Este día de conmemoración encuentra a las unidades del Arma de Ingenieros desplegando fracciones a muchos kilómetros de casa, para que el apoyo del Ejército llegue hasta el último rincón de la Patria.

¡Zapadores! Sé de su esfuerzo y conozco su entrega. Sigan trabajando así: con el mismo profesionalismo y entusiasmo de siempre. Los saludo hoy en éste, su día, recordándoles que el servicio que presta cada uno de ustedes, soldados, suboficiales y oficiales, en todos los rincones del país, en nuestra Antártida y en el exterior, es invalorable. A los reservistas, agradezco sus sacrificios para capacitarse y así estar en condiciones de contribuir a la defensa de nuestro país.

Un especial homenaje a todos los zapadores que ofrendaron su vida en el cumplimiento del deber, a los veteranos de guerra y al personal retirado. Que el ejemplo de entrega de quienes nos precedieron sirva de guía a las generaciones presentes y futuras.

Nuevamente, expreso mi sincero agradecimiento a las familias: un agradecimiento que hoy, en las difíciles circunstancias que estamos sobrellevando, no puede faltar.

Ruego a Dios nuestro Señor, por la intercesión de San Ignacio de Loyola, que siga protegiendo a nuestros soldados en sus actividades diarias, por el bien de nuestro Ejército y mayor grandeza de la Nación.

¡Somos el Ejército Argentino!