209° Aniversario del Ejército Argentino

En conmemoración del 209° aniversario de la creación del Ejército Argentino, en las distintas guarniciones del país se desarrollaron varias actividades, entre jornadas de puertas abiertas, presentaciones de bandas, ceremonias y desfiles que permitieron acercar los festejos a la ciudadanía. Al acto central, que se llevó a cabo en el Colegio Militar de la Nación (El Palomar), asistieron el presidente de la Nación y el ministro de Defensa.


La ceremonia central se realizó en la plaza de armas Centenario y fue presidida por el presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas estuvo acompañado por el ministro de Defensa, doctor Oscar Aguad; por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general VGM Bari del Valle Sosa, y por el jefe del Ejército, teniente general Claudio Ernesto Pasqualini. Además estuvieron presentes autoridades de la Fuerza Aérea, de la Armada Argentina, de Fuerzas de Seguridad y Policiales. También contó con la presencia de los jefes de los ejércitos de Brasil y de Uruguay, como así también del representante del Ejército de Chile.

Durante la ceremonia, el teniente general Pasqualini se refirió a las actuales tareas del Ejército y destacó: “...tenemos casi 500 efectivos abocados al Operativo Integración Norte, este operativo refuerza la presencia del Estado en la frontera norte del país y contribuye con su seguridad mediante la ejecución de adiestramiento operacional, el apoyo logístico a la fuerza de seguridad y la ejecución de tareas de apoyo a la comunidad… Continuamos apoyando a la población y a las diversas instituciones provinciales y municipales frente a las emergencias y desastres naturales, especialmente ante las graves inundaciones que afectan al litoral y al noreste argentino…”

En cuanto al proceso de reconversión de la Fuerza, dijo: “…iniciamos el año pasado un proceso de reconversión buscando modificar las estructuras necesarias y optimizar el funcionamiento integral. Un año después podemos ya vislumbrar los primeros resultados, estamos dando los primeros pasos hacia una nueva estructura organizacional que sea flexible, operativa, modular y adaptable a todo el espectro de conflicto… iniciamos la optimización del Estado Mayor General del Ejército, reduciendo sus organizaciones, simplificando procesos administrativos y eliminando organismos redundantes. Dentro de este marco ya hemos transferido más de 2.600 hombres de organizaciones administrativas a la fuerza operativa…”

Además agregó que en pocos días más se presentará “…al jefe del Estado Mayor Conjunto y al ministro de Defensa una propuesta de Fuerza de Despliegue Rápido en la que han estado trabajando más de 350 oficiales especialmente seleccionados. Esta fuerza será concentrada mayoritariamente en la ciudad de Córdoba, buscando eficiencia operacional y presupuestaria equipándola con medios tecnológicos avanzados para que esté en condiciones de enfrentar los desafíos presentes y futuros…”

También se dirigió a los Veteranos de Guerra de Malvinas, afirmando: “…A 37 años de la gesta de Malvinas rendimos un merecido homenaje a nuestros veteranos de guerra oficiales, suboficiales y soldados que combatieron todos juntos con gran valor y arrojo compartiendo privaciones y sacrificios...”

Finalmente, dejó en claro cuál es la meta a la que aspira la Fuerza: “…Queremos ir hacia otro Ejército posible, un Ejército que sea más eficiente en el cumplimiento de su misión. Un Ejército que motive a las nuevas generaciones de jóvenes soldados, que quieran dedicar su vida a la Patria, un Ejército en condiciones de enfrentar todo tipo de agresiones que provengan del exterior…”

Después, el presidente y el jefe del Ejército entregaron la Orden a los Servicios Distinguidos al ex soldado conscripto clase 62 VGM Julio Aro, por impulsar el proceso de identificación de los soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin. Además, Julio Aro preside la fundación “No me olvides”, institución conformada en 2008 por madres de soldados caídos, veteranos y civiles para asistir y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen trastornos físicos o psíquicos. La Universidad Nacional de Mar del Plata propuso a este veterano de Malvinas como candidato al premio Nobel de la Paz.

También fue distinguido el sargento Fabio Antonio González por haber realizado un rescate heroico en el mes de abril durante las operaciones de protección civil desarrolladas ante la emergencia hídrica en la provincia del Chaco, al salvar la vida de un ciudadano que era llevado por la corriente de un río desbordado. El suboficial se encuentra destinado en la Compañía de Ingenieros de Monte 3.

Por último, se entregó la distinción militar Cruz Púrpura al extinto suboficial principal Juan Gabriel Torres, la que fue recibida por su viuda Mariela Paola Sepúlveda y su madre Marta Beatriz Andrade. El suboficial, quien se encontraba destinado en el Regimiento de Caballería de Exploración de Montaña 4, perdió la vida en un acto de arrojo al intentar socorrer a sus camaradas durante una actividad operacional en una cordada de ascenso al volcán Lanín, en Junín de los Andes, provincia de Neuquén.

A continuación se ejecutó silencio militar en honor al personal caído en cumplimiento del deber y el presidente de la Nación hizo uso de la palabra donde resaltó: “…Hace poco menos de un año presentamos la directiva de política de defensa nacional para que las Fuerzas Armadas estén en mejores condiciones de actuar frente a las amenazas actuales y para avanzar a un sistema de defensa más dinámico, un sistema que nos permite aprovechar mejor los recursos disponibles y trabajar coordinadamente con otras áreas del Estado… Logramos modernizar las estructuras del sector y encauzar los recursos disponibles hacia las necesidades más urgentes, como dije en otras oportunidades, lo mejor que tiene nuestras fuerzas son sus hombres y mujeres con su compromiso, entrega y convicción, es nuestra responsabilidad como gobierno generar mejores condiciones para que puedan hacer su trabajo de la mejor manera. En estos tres años avanzamos en el blanqueo de salario y la jerarquización profesional de nuestros militares… Las tareas que nos quedan por resolver son muchas y conocidas por todos, pero es posible avanzar y para eso es necesario dar una vuelta de página, tenemos que dejar atrás el pasado y mirar el futuro…Señores y señoras muchas gracias por el compromiso y su trabajo, saluden de mi parte a la gran familia militar que son el motor y el sostén de cada uno de nosotros, con todo mi afecto feliz aniversario y viva la Patria…”.

Para finalizar la ceremonia, se entonó la Canción del Ejército Argentino y se procedió al tradicional desfile militar a pie y montado.

Lo invitamos a observar un resumen de las actividades realizadas en el siguiente video de la ceremonia del Día del Ejército.


Un poco de historia
Después de la primera invasión inglesa en 1806, se hizo evidente la necesidad de contar con una fuerza militar organizada. Por ello, una vez expulsado el invasor inglés del Río de la Plata, se comenzaron a formar fuerzas propias para defender el Virreinato: Patricios, Arribeños, Húsares, Pardos y Morenos, entre otros, fundaron las bases del Ejército Argentino.

En la gloriosa semana de mayo 1810, fueron las tropas criollas las que dieron la puntada final a la Revolución, cuando los coroneles Saavedra y Belgrano desconocieron la autoridad del virrey Cisneros. Y por ello tan sólo 4 días después, la Primera Junta de Gobierno emitió una proclama que rezaba: “…¡Cuerpos Militares de Buenos Aires! La energía con que habéis dado una autoridad firme a vuestra Patria, no honra menos vuestras armas, que la madurez de vuestros pagos distingue vuestra generosidad y patriotismo… Conservad siempre unida la oliva de los sabios al laurel de los guerreros y esperad de la Junta un celo para vuestro bien, igual al que habéis manifestado para formarla”. Esta proclama reorganizaba los cuerpos militares, entendiéndose con ello como el germen fundador del Ejército Argentino.

A partir de ese momento, nuestros soldados no segaron en su lucha hasta que la Patria fuera libre. Los militares argentinos en las expediciones auxiliares a la Banda Oriental, al Paraguay, al Alto Perú y el fantástico Plan Continental del general San Martín, por el cual cruzó la Cordillera de los Andes y le dio la libertad a Chile y Perú, sembraron con su sangre la semilla de la emancipación de medio continente.

No fue hasta la sanción de la Constitución Nacional, que el Ejército fue reestructurado.

Durante la presidencia de Sarmiento, se fundó el Colegio Militar de la Nación, y en la de Roca, se aprobó la ley del Servicio Militar Obligatorio. Fue entonces cuando nuestra Fuerza adquirió realmente una estructura moderna y acorde a la época.

En 1982, el Ejército Argentino combatió con valor durante la Guerra de Malvinas y una vez más nuestro soldados -oficiales, suboficiales y conscriptos- demostraron durante 74 días el ejemplo de sacrificio y entrega con que se distingue al soldado argentino.

El Ejército del siglo XXI
Hoy el Ejército busca ser una Fuerza moderna que sea flexible y operativa. En este sentido, se alista, adiestra y equipa para contribuir a la defensa nacional a fin de proteger los intereses vitales de la Nación; la independencia y la soberanía, la capacidad de autodeterminación, la integridad territorial, los recursos naturales y la protección de los bienes, la vida y la libertad de sus habitantes, como misión fundamental.

Subsidiariamente, brinda apoyo a las comunidades afectadas por fenómenos naturales, que puedan surgir a lo largo y ancho de nuestro país. Actualmente personal de la Fuerza se encuentra desplegado en el Norte y en el Litoral del país apoyando a las comunidades afectadas por las inundaciones.

Al mismo tiempo el Ejército coopera con el desarrollo nacional en áreas científicas, tecnológicas y sociales.

Mantiene presencia con sus hombres y mujeres, participando en distintas misiones de paz, en el territorio antártico y mediante la integración con otras Fuerzas Armadas de la región y del mundo.

El Ejército se sustenta en los valores sanmartinianos, democráticos y republicanos bajo un férreo código de ética militar. Código que ha definido el patriotismo, el profesionalismo, la disciplina, la integridad, el espíritu de cuerpo, el valor, el honor, la abnegación y la lealtad como los pilares fundamentales que fijan el obrar y quehacer de sus integrantes, logrando que ellos estén dispuestos al máximo sacrificio si el deber lo requiriera.

Sustanciados en estos valores, el Ejército Argentino se sobrepone a las adversidades, afronta el presente con decisión y mira al futuro con optimismo.

Lo invitamos a recorrer nuestros álbumes fotográfico aquí una selección de las mejores fotos de la ceremonia en el Colegio Militar y aquí una selección de las actividades desarrolladas en el resto del país.