164° aniversario del fallecimiento del Almirante Guillermo Brown

La ceremonia central se llevó a cabo en la “Casa Amarilla”, actual sede del Departamento de Estudios Históricos Navales. En otros destinos de la Armada en todo el país se recordó al máximo prócer naval.


Buenos Aires – Este mediodía, en la sede del Departamento de Estudios Históricos Navales “Casa Amarilla” fue escenario de la conmemoración del 164° aniversario del fallecimiento del máximo héroe naval del país: el Almirante Guillermo Brown.

La ceremonia fue presidida por el Subjefe del Estado Mayor General de la Armada, Contraalmirante Eduardo Antonio Traína, acompañado por el Inspector General de la Armada, Contraalmirante Edgar Daniel González; y los vicepresidentes 1º y 2º del Instituto Nacional Browniano, licenciada Nélida Beatriz Cirigliano y Almirante (RE) VGM Daniel Alberto Enrique Martin, respectivamente.

Estuvieron presentes autoridades navales, personal militar y civil de la Armada e invitados especiales de la Fuerza Aérea y el Ejército.

Luego de entonarse las estrofas del Himno Nacional Argentino, con la ejecución a cargo de la Banda de Música del Estado Mayor General de la Armada, el Capellán Mayor de la Armada, presbítero Francisco María Rostom Maderna, efectuó una invocación religiosa.

Las palabras alusivas estuvieron a cargo del Jefe del Departamento Estudios Históricos Navales, Capitán de Navío Guillermo Sergio Spinelli, quien al hablar sobre la vida del Almirante Brown destacó: “Hoy nos reunimos en ésta, la réplica de su modesta morada desde la que partió aquel 3 de marzo de 1857. En estas tierras tan lejanas de su Irlanda natal, donde se radicó con su familia buscando un mejor porvenir, mucho antes de que asumiera el compromiso de defender a nuestra joven Nación”.

“Durante los muchos años que prestó servicios al Estado, fue ejemplo de sacrificio y abnegación por una causa que creía justa. Cumplió con aquellos designios que hacen digno a un hombre de mar: fue valeroso en el combate, como justo y generoso en la victoria”, manifestó el Capitán Spinelli.

“El legado que ha dejado Guillermo Brown a los hombres y mujeres de la Armada Argentina es incalculable: sacrificio, austeridad y amor a la Patria. En ocasión de entrevistarse con el marino Joao Pascoe, expresó ‘no me pesa haber sido útil a la Patria de mis hijos, considero superfluos los honores y las riquezas, cuando bastan seis pies de tierra para descansar de tantas fatigas y dolores’”.

“Este es el justo homenaje que hoy rendimos a nuestro Padre de la Patria en el mar, recordando las palabras enunciadas por Bartolomé Mitre durante sus exequias: ‘Brown, de pie sobre la popa de su bajel, valía para nosotros por toda la flota’”, concluyó.

Concluida la alocución, se procedió a la colocación de ofrendas florales ante el busto del máximo héroe naval, el Subjefe del Estado Mayor General de la Armada junto al Inspector General de la Armada; y luego las autoridades del Instituto Nacional Browniano, mientras la Banda de Música ejecutaba un toque de silencio en conmemoración a su fallecimiento.

Una vez concluida la colocación de ofrendas florales, se continuó con la interpretación de la Marcha de San Patricio y se dio fin a la ceremonia con la Marcha de la Armada.

Por la mañana, el Secretario General de la Armada, Contraalmirante Diego Suárez del Solar, en representación del sr Jefe del Estado Mayor General de la Armada, participó de la colocación de una ofrenda floral en el cenotafio ubicado en el Cementerio de la Recoleta, donde descansan los restos del Almirante Brown.