Especies Emblemáticas


Cada una de nuestras áreas protegidas cuenta con su emblema, en él figuran las especies destacadas o representativas de su flora y su fauna. Mediante estas ilustraciones para decargar y colorear conoceremos algunas de estas especies con una breve descripción de cada una.

El flamenco es la especie del emblema del Monumento Natural Laguna de los Pozuelos. Esta laguna reúne tres de los cinco flamencos del planeta. Estas aves, con sus picos curvos juntan y filtran el agua atrapando pequeños animales para alimentarse.

Mburucuyá

La pasionaria, o mburucuyá, es una enredadera trepadora de vistosas flores, que atraen a una gran cantidad de insectos y aves que aprovechan su néctar o sus dulces frutos. Es la especie de florra representativa del Parque Nacional Mburucuyá.

Yaguareté

De su amplia distribución a comienzos del sigo XX en nuestro país, el yaguareté fue retirándose a sitios cada vez menos accesibles debido al avance del hombre. Hoy vive en algunas zonas chaqueñas y en selvas del norte argentino. Es especie emblemática del Parque Nacional Baritú. Cada individuo posee un diseño único de manchas que permite identificarlo, algo de gran utilidad para los investigadores. En el 2001, fue declarado Monumento Natural Nacional por Ley N°25.463, máxima categoría de protección para una especie.

La palmera yatay es la especie emblemática del Parque Nacional El Palmar. Esta palmera, de hasta 18 metros de altura, crece en terrenos arenosos. En el Parque asombra por sus enormes concentraciones, junto a un denso pastizal. Su expectativa de vida es de aproximadamente 700 años. Cada año, durante el período de crecimiento, las hojas que van cayendo dejan una marca en el tronco, lo que permite estimar su edad.

Monumento Natural Ballena Franca Austral. Su tamaño ronda entre los 14 y los 17 metros. Su peso llega a las 60 toneladas (casi como 10 elefantes).
De las especies actuales de ballenas, la franca es la que más cerca de la extinción ha llegado. Al inicio de la caza se cree que vivían unos 100 mil ejemplares, número que se edujo drásticamente. En la actualidad, se estima la existencia de 7 mil ejemplares. Para protegerla, nuestro país la declaró Monumento Natural Nacional en 1984.
Hoy existen otras amenazas para esta especie como la contaminación de los mares y los océanos.

El Parque Nacional Calilegua, posee la más extensa muestra protegida de la Selva de las Yungas en nuestro país. Posee una enorme biodiversidad, potenciada por la presencia de diferentes pisos de vegetación a distintas alturas de la montaña.
Entre las 350 especies de aves detectadas en este parque, el burgo nos deleita con su colorido, un modo de resaltar del verde patrón de la selva. El movimiento pendular de su cola, que culmina en forma de dos palmetas, llama la atención.

Situado en el límite de dos ecorregiones, la estepa Patagonia y el Mar Argentino, este Parque Nacional Monte León exhibe elementos distintivos de uno y otro ambiente.
A consecuencia de los riquísimos recursos del mar en estas latitudes, vive aquí una variada fauna marina y costera. Entre las aves se destaca una importante colonia de Pingüinos de Magallanes, integrada por más de 75.000 parejas. Se trata del pingüino más común de los ocho presentes en nuestro país. Revista entre los mejores nadadores y buceadores del reino animal.

Situado en la Pampa de Achala, el Parque Nacional Quebrada del Condorito conserva el sitio más importante de cría de cóndores fuera de las Cordillera de los Andes. Además, se destaca por su función de regulación del agua, en conjunto con la Reserva Hídrica provincial circundante. De aquí nacen los principales ríos de Córdoba.
El lagarto de Achala es una especie exclusiva de la zona. La coloración en los machos es verde cobrizo, azulado o esmeralda brillante; y en las hembras se puede ver un fondo amarillento con manchas irregulares negruzcas.

El alerce es probablemente la especie arbórea más alta de Sudamérica (alcanza los 70 metros). Y, sin dudas la más longeva.
Esta enorme conífera sólo habita bosques templados lluviosos de Chile y porciones adyacentes en Argentina. Los mapuches, hacían un uso medicinal de esta especie y construían canoas. Pero la colonización española, inicia un uso comercial que lo lleva a un estado crítico en Chile. En nuestro país, la temprana formación de áreas protegidas en la mayor parte de su área de distribución, lo resguardó de la explotación forestal. Es el emblema del Parque Nacional Los Alerces.

El cóndor es la especie emblemática del Parque Nacional Lanín. Esta especie vulnerable y considerada de valor especial planea en el cielo del Parque Nacional que conserva también ancestrales pehuenes o araucarias.
El cóndor habita en terrenos montañosos. Planea en corrientes de aire, pudiendo llegar a más de 8000 metros de altura. Cuando lo hace mantiene las alas extendidas horizontalmente y las primarias separadas como dedos.

Al Monumento Natural Taruca se lo encuentra en serranías y valles aislados de las provincias del noroeste de Argentina. Se lo puede ver entre los 1800 y los 4000 metros de altura, entre pastizales, arbustales e imponentes faldeos de las montañas de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y La Rioja. También habita en Chile, Bolivia y Perú. Su cuerpo macizo y las patas cortas con pezuñas nos recuerdan que son animales de montaña, capaces de trepar laderas escarpadas.
En el año 1996, el Congreso de la Nación la declaró Monumento Natural Nacional.

El huemul es un animal exclusivo de Argentina y Chile. Actualmente en nuestro país vive, de manera fragmentada y aislada, en la región de los bosques patagónicos, desde Neuquén hasta Santa Cruz. Sólo los machos de esta especie poseen astas, de unos 30 centímetros de longitud y bifurcadas. El pelaje denso y grueso lo protege del clima riguroso. Su coloración varía del pardo oscuro en verano a un amarillento invernal, cuando lo cambian parcialmente.
Para ofrecerle las máximas garantías de conservación esta especie emblemática de los Andes, fue declarada Monumento Natural Nacional en el año 1996.

La tortuga terrestre común es la especie emblemática del Parque Nacional Sierra De Las Quijadas. Esta tortuga nidifica en terrenos arenosos y sueltos. Sus nidos son circulares y de moderada profundidad. Allí pone y entierra cuidadosamente de 1 a 6 huevos casi esféricos. La incubación dura desde 125 días a un año, dependiendo de las condiciones ambientales.
Las tortugas están en creciente peligro de extinción por ser utilizadas como mascotas. Recordemos que es en su hábitat natural donde debe estar la fauna silvestre, cumpliendo el importante rol de cada especie en su ecosistema.

La Reserva Natural Estricta San Antonio protege uno de los últimos bastiones argentinos de la araucaria, conocida como pino Paraná.
Su copa es aparasolada y su tronco cilíndrico está cubierto por gruesas placas. Esta conífera puede alcanzar los 40 metros de altura. Su linaje es tan antiguo que convivió con los dinosaurios del Jurásico.

El Parque Nacional El Rey, conserva una muestra de Yungas y su transición con el Chaco Seco.Una especie en peligro de extinción presente en este parque es el anta o tapir, nuestro mayor herbívoro nativo. Cumple un importante rol porque influencia la estructura del bosque a través del ramoneo de ciertas plantas y la dispersión de semillas.

El Parque Nacional San Guillermo, es una representativa muestra del extremo más austral de la ecorregión denominada Puna. Uno de los principales objetivos de su creación fue proteger las últimas poblaciones de vicuña. Nuestro más pequeño camélido nativo. Dos capas de lana (el vellón más fino del reino animal) la protegen del frío, y su tonalidad mimética , de la mirada de los predadores.

En el Parque Nacional Los Alerces, el pudú es su especie emblemática, en cuanto a fauna. Se trata del ciervo más pequeño del mundo. Pesa menos de diez kilos y no supera los 42 centímetros de alzada. Vive en la región andino-patagónica de Chile y Argentina. Presionado por el avance del hombre, su hacienda y sus perros, adoptó hábitos esquivos y buscó refugio en sectores intrincados del bosque.

El Parque Nacional Tierra de Fuego resguarda un territorio donde el bosque fueguino es el protagonista sobresaliente. Allí, Bahía Lapataia, único fiordo en Argentina, es sitio de concentración de muchas aves. Entre ellas se halla el cauquén blanco o caranca, cuyos macho, con su plumaje totalmente blanco, difiere notablemente del colorido llamativo plumaje de la hembra. Es frecuente verlos en el mar alimentándose de algas.