Mapa de pueblos originarios


Localización de comunidades indígenas

En este mapa, que fue elaborado con información del Registro Nacional de Comunidades Indígenas (Re.Na.C.I.) y el Programa Relevamiento Territorial de Comunidades Indígenas (Re.Te.C.I.), podés visualizar las zonas de ocupación territorial de los pueblos indígenas de Argentina


Los pueblos indígenas, la tierra y el territorio: un breve relato con una mirada antropológica

El ser humano tiene una antigüedad sobre la tierra que, según la arqueología, rondaría los 100.000 años. Ha vivido la mayor parte de ese tiempo en grupos, como cazador-recolector, y no ha sido sino hasta la invención de la agricultura cuando esos grupos comenzaron a establecerse y ocupar territorios de manera permanente.

El arribo de la modernidad marcó un momento bisagra en la relación de hombres y mujeres y la naturaleza: mientras las sociedades industriales comenzaron a colocarse por encima de ella, los pueblos indígenas continuaron concibiéndose como parte de ella.

Llegada del Estado-Nación

Con la conformación de los Estado-Nación modernos, las tierras de los pueblos indígenas pasaron a formar parte del territorio nacional de los países recientemente constituidos.

De esta manera, los pueblos indígenas se hicieron acreedores de las nacionalidades de dichos países.

La delimitación de las fronteras dio como resultado que, si bien en algunos casos, pueblos enteros quedaron bajo la jurisdicción de un solo país, en otros sucedió que un mismo pueblo quedó formando parte de dos o más países; es el caso de los pueblos mapuche, guaraní y coya, por mencionar sólo algunos.

¿Qué sucede en Argentina?

Particularmente, viven hoy en nuestro país diferentes pueblos indígenas, que se encuentran distribuidos a lo largo y a lo ancho de todo el territorio nacional.

Históricamente, han vivido en espacios rurales; sin embargo, desde hace ya varias décadas, muchas familias han tenido que migrar a las ciudades, por motivos económicos, laborales, escolares o a causa del avance del despojo territorial, sin por ello dejar de pertenecer a sus pueblos o comunidades, con los cuales mantienen un vínculo constante y permanentemente se encuentran volviendo al territorio.

Relación con la naturaleza y el territorio

Los pueblos indígenas mantienen con la naturaleza una relación de equilibrio, de armonía, que se enmarca en la cosmovisión del ‘Buen vivir’ o ‘Vivir bien’ presente; aunque, quizá, con diferente denominación, en cada uno de los pueblos de nuestro país.

La ocupación y el uso del territorio se dan a partir de la idea del tiempo presente en los pueblos indígenas, el cual no se mide a partir del año calendario, sino que se entiende a través de la idea de ciclos. Son los ciclos de la naturaleza los que estructuran las diferentes actividades que las comunidades indígenas llevan a cabo en sus tierras.

Ciclos

Y ¿qué significa esta idea de los ‘ciclos’? Pues bien, el territorio indígena se encuentra conformado por tierras que se utilizan en mayor o menor medida en relación con las diferentes estaciones del año.

Estas tierras se encuentran, a su vez, conformadas por diferentes espacios de acuerdo a las actividades que se realicen en ellas. Así, dentro del territorio comunitario se encuentran espacios productivos, espacios sagrados, espacios ceremoniales, espacio de viviendas, entre otros.

El uso diferencial de estos espacios responde a las diferentes épocas del año y a sus diferentes periodos, ya sea otoño, invierno, primavera o verano. O, particularmente, a los usos simbólicos que se desarrollan en cada uno de estos espacios, en los diferentes momentos del ciclo de la naturaleza.