Preguntas frecuentes sobre la vacuna contra la COVID-19

Actualización: 13 de abril 2021


Indice

Producción y desarrollo de vacunas candidatas
Aspecto regulatorio
Indicaciones y escalonamiento
Situaciones especiales
Seguridad
Sobre las vacunas utilizadas en Argentina (Sputnik-V, Covishield y Sinopharm)

Producción y desarrollo de vacunas candidatas

1. ¿Qué tipos de vacunas contra la COVID-19 se están desarrollando?

Se están desarrollando diversos tipos de vacunas contra la COVID-19, principalmente bajo 4 plataformas
.
Una plataforma es el mecanismo a través del cual se le presenta al sistema inmune del organismo el virus (o la parte de él) cuya acción se pretende bloquear.

Las 4 plataformas principales son:

  • Vacunas con virus inactivados o atenuados: utilizan el virus SARS-CoV-2 previamente inactivado o atenuado, de modo que no provoca la enfermedad, pero sí genera una respuesta inmunitaria.
  • Vacunas basadas en proteínas: utilizan fragmentos inocuos de proteínas o estructuras proteicas que imitan el virus causante de la COVID-19, con el fin de generar una respuesta inmunitaria.
  • Vacunas con vectores virales: utilizan un virus distinto al SARS-CoV-2 (Ej.: adenovirus) y genéticamente modificado que no puede provocar la enfermedad, pero sí puede producir proteínas del SARS-CoV-2 para generar una respuesta inmunitaria segura.
  • Vacunas con ARN y ADN: es un enfoque novedoso que utiliza ARN o ADN genéticamente modificados para generar una proteína que por sí sola desencadena una respuesta inmunitaria contra el SARS-CoV-2.

Volver al índice

2. ¿Se aplican vacunas producidas bajo plataformas similares a éstas en nuestro Calendario Nacional de Vacunación o en el mundo?

Existe amplia experiencia en las plataformas de virus vivos atenuados o inactivados, y en las basadas en proteínas o subunidades proteicas. Las mismas se utilizan desde hace años en vacunas incluidas en nuestro Calendario Nacional de Vacunación, así como en todos los países del mundo (ej. sarampión, varicela, polio, hepatitis A, VPH, entre otras).

Las plataformas de vectores virales son utilizadas en vacunas contra Ébola, MERS y en terapias génicas.

Las plataformas de ácidos nucleicos (ARNm y ADN) son innovadoras, de reciente desarrollo y actualmente solo están disponibles las vacunas licenciadas recientemente.

Volver al índice

3. ¿Qué plataformas usa cada una de las vacunas que podrían llegar a utilizarse en Argentina?
  • La vacuna ChAdOx1-S de origen británico (Oxford/ AstraZeneca) y la homóloga Covishield del Serum Institute de India: vector viral no replicativo (utiliza adenovirus de chimpancé).
  • La vacuna de origen ruso (Sputnik V del Instituto Gamaleya): vector viral no replicativo (utiliza 2 adenovirus humanos: 26 y 5).
  • La vacuna de origen estadounidense (Janssen): vector viral no replicativo (adenovirus humano 26).
  • Las vacunas de origen chino (ej Sinovac/ Sinopharm): virus inactivados.
  • Las vacunas de origen estadounidense (Pfizer / Moderna): ácidos nucleicos (ARN mensajero).

Volver al índice

4. ¿Se omiten pasos en el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19?

No. Todos los pasos necesarios durante la investigación son llevados a cabo. En contexto de pandemia el paradigma de investigación difiere del utilizado habitualmente y las etapas o fases pueden realizarse de manera superpuesta y consecutiva, lo que permite optimizar los tiempos. Pero todas las etapas son realizadas para evaluar, principalmente, la seguridad y la eficacia de la vacuna en desarrollo.

Volver al índice

Aspecto regulatorio

5. ¿Cuál es la normativa legal en la que se encuadra la vacunación contra la COVID-19?

Se dispone de las siguientes normas legales:

  • Ley 27573 de vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el COVID-19.
  • Resolución 2883/2020 del Ministerio de Salud de la Nación, aprobación del Plan Estratégico para la vacunación contra la COVID-19 en la República Argentina.
  • Resoluciones provinciales para la ejecución de las acciones y uso de los fondos.
  • Resoluciones provinciales para la incorporación de la figura de vacunadores eventuales.
  • Autorización por la ANMAT para uso de emergencia de vacunas COVID-19.

Volver al índice

6. ¿Cuál es el procedimiento en nuestro país para la autorización del uso de las vacunas contra la COVID-19?

La autorización de uso de emergencia de las vacunas contra la COVID-19 se encuadra en el marco de la Ley 27.573 y es el Ministerio de Salud de la Nación el que dicta la resolución correspondiente que establece su uso, luego de la intervención de los organismos competentes. En los art. 8 y 9 se establece qué organismos deben participar del proceso y la manera en que debe realizarse el mismo.

En este caso, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), como organismo competente, solicita a los adquirientes la información necesaria que respalde la evidencia científica que permita comprobar su seguridad y eficacia y evalúa las condiciones para la disponibilidad de esa vacuna en el marco de la estrategia que fije nuestro país.

Otro procedimiento, en caso de compañías farmacéuticas públicas o privadas con representación en el país (titulares regulados por la ANMAT), es la solicitud de Registro de una vacuna -ya sea de emergencia o de modo definitivo- en el marco de la Disposición ANMAT N° 705/05. En la mencionada norma se establecen los requisitos que deben cumplimentarse para la Inscripción en el registro de especialidades medicinales (REM), entre ellos, la información del desarrollo, producción y control de calidad, así como también los estudios clínicos, que avalen la calidad, seguridad y eficacia requerida para su uso en humanos.

Volver al índice

7. ¿Qué vacunas contra la COVID-19 están actualmente autorizadas para su uso en nuestro país?

La ANMAT informó el 22 de diciembre de 202 que, mediante la Disposición 9210/20, autorizó la inscripción en el Registro de Especialidades Medicinales (REM) del producto “COMIRNATY/BNT162b2”, vacuna para el SARS-COV-2 de la firma PFIZER S.R.L.

El día 23 de diciembre de 2020, por Resolución Ministerial 2020-2784-APN-MS, autorizó con carácter de emergencia la vacuna Gam-COVID-Vac, denominada Sputnik-V, desarrollada por el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología de Rusia, en virtud de lo establecido por los artículos 8° y 9° de la Ley 27.573 y de conformidad con las recomendaciones de la ANMAT.

El 30 de diciembre de 2020, por medio de la Disposición 9271/20, la ANMAT autorizó la inscripción en el Registro de Especialidades Medicinales (REM) del producto COVID-19 Vacuna AstraZeneca y nombre genérico VACUNA CONTRA COVID-19 ChAdOx1-S recombinante, de la firma AstraZeneca S.A.

El 19 de enero de 2021, la ANMAT, luego de analizar la nueva información aportada de la vacuna Gam-COVID-vac (Sputnik-V), establece por medio del informe de ampliación, que la misma se encuentra en un margen aceptable de seguridad, inmunogenicidad y eficacia para el grupo etario de mayores de 60 años, por lo que recomendó al Ministerio de Salud de la Nación el uso de la Vacuna Gam-COVID-Vac en el grupo etario mencionado.

El día 21 de febrero de 2021 se autorizó con carácter de emergencia, a través de la Resolución Ministerial 688/2021, la vacuna SARS COV-2 (células vero) inactivada, desarrollada por el laboratorio Beijing Institute of Biological Products de la República Popular China, luego de las recomendaciones realizadas por ANMAT.

Volver al índice

8. ¿Qué otras vacunas están siendo evaluadas por la ANMAT?

Se encuentran en fase de análisis por el ente regulador la vacuna de JANSSEN COVID 19 que desarrolla el laboratorio Johnson & Johnson.

Volver al índice

9. ¿Cuál es la principal diferencia en el proceso de autorización de las vacunas según quién la solicite?

Cuando el adquirente es el Ministerio de Salud de la Nación, en uso del art. 8 de la Ley 27.573, éste presenta a la ANMAT el pedido de recomendación. Esta entidad, actuando en el marco de sus competencias, le recomienda al Ministerio de Salud de la Nación proceder a otorgar la autorización de emergencia. Es por ello que en el caso de la vacuna Sputnik-V, por citar un ejemplo, el Ministerio de Salud de la Nación realiza, en base a la recomendación del ANMAT, la resolución de autorización de emergencia.

Cuando son los laboratorios productores de vacunas los que requieren a la ANMAT el registro de emergencia para comercialización (lo que se encuadra dentro de la Disposición 705/05), es la ANMAT la entidad que firma dicha autorización.

A pesar de que los mecanismos de autorización difieren, en ambos casos se realizan todos los procesos de evaluación que corresponden.

Volver al índice

Indicaciones y escalonamiento

10. ¿Cuál es el propósito de la campaña de vacunación contra la COVID-19 en Argentina?

El propósito de vacunar contra la COVID-19 en nuestro país es cuidar a la población disminuyendo la morbi-mortalidad causada por la enfermedad.

Volver al índice

11. ¿La vacunación contra la COVID-19 tiene como objetivo frenar la pandemia?

No. La vacuna es una herramienta de prevención dirigida a reducir las formas graves y complicaciones del COVID-19. El impacto en la circulación viral y la interrupción de la transmisión requiere de la realización de estudios que lo demuestren. Por eso, es fundamental continuar con las medidas de protección, como el uso de tapaboca o barbijo, las medidas de higiene de manos y respiratoria, la ventilación de los ambientes y el distanciamiento social.

Volver al índice

12. ¿Las vacunas contra la COVID-19 proporcionarán protección a largo plazo?

Es demasiado pronto para saber cuánto durará la protección conferida por las vacunas, y si será o no a largo plazo. Esto dependerá de varios factores (ej. la edad de la persona vacunada, enfermedades subyacentes, estado inmunitario y variabilidad del virus). Sin embargo, los datos disponibles son alentadores ya que sugieren que la mayoría de las personas que se recuperan de la COVID-19 desarrollan una respuesta inmunitaria que ofrece al menos alguna protección contra una nueva infección, si bien aún no se determinó la intensidad ni la duración de esa protección.

Volver al índice

13. ¿Quiénes recibirán la vacuna en la primera etapa de vacunación?

El 29 de diciembre de 2020 Argentina inició la campaña de vacunación contra la COVID-19 de manera sincrónica en todas las jurisdicciones. Esta primera etapa tiene como objetivo preservar la salud de las personas que presentan mayor riesgo de padecer formas graves de la enfermedad, sostener el sistema sanitario y las funciones esenciales del Estado.
Debido a la disponibilidad de vacunas de manera gradual, los grupos incluidos de manera escalonada en la primera fase de la campaña de vacunación corresponden:

  • Al personal de salud mayor de 18 años.
  • A los adultos mayores (la edad es definida por cada jurisdicción).
  • A las personas que residen en centros de larga estancia y
  • Al personal estratégico entendiendo por éste a “toda persona que desarrolle funciones de gestión y/o conducción y funciones estratégicas necesarias para adecuado funcionamiento del Estado, así como las personas con elevado riesgo de infección o transmisión”, lo que incluye al personal de las Fuerzas de Seguridad y Armadas, docentes y personal no docentes de todos los niveles educativos, funcionarios del Estado y personal del Servicio Penitenciario.

Para más información consultar en: Lineamientos técnicos para la Campaña Nacional de Vacunación contra la COVID-19

Volver al índice

14. ¿La vacuna contra la COVID-19 estará disponible para toda la población?

Las vacunas estarán disponibles para la población objetivo definida para esta campaña, y se aplicarán de manera escalonada y en etapas. En base a la disponibilidad del insumo, la situación epidemiológica, la evidencia científica y el conocimiento que se encuentre disponible se determinará posteriormente la inclusión de otras poblaciones en la estrategia nacional de vacunación.

Volver al índice

15. ¿Qué significa que la vacunación se hará de manera escalonada?

Debido a la disponibilidad gradual de dosis de vacunas es necesario establecer el orden de prioridad de los grupos de población a vacunar en cada una de las etapas definidas. Para ello, se ha considerado un marco bioético fundado en los principios de igualdad y dignidad de derechos, equidad, beneficio social y reciprocidad. A fin de constituir la priorización de las poblaciones a vacunar en las distintas etapas se contemplan también criterios establecidos en función del riesgo de desarrollar la enfermedad grave y complicaciones por COVID-19, la probabilidad de una mayor exposición al virus, la necesidad de mitigar el impacto de la COVID-19 en la realización de actividades socioeconómicas y la posibilidad de incidir en la cadena de transmisión.

El escalonamiento hace referencia a la vacunación planificada, sectorizada y en etapas de la población objetivo, que incluye:

  • Personal de salud (escalonamiento en función de la estratificación de riesgo de la actividad).
  • Adultos de 70 años y más / Personas mayores residentes en hogares de larga estancia.
  • Adultos de 60 a 69 años.
  • Fuerzas Armadas, de Seguridad y Personal de Servicios Penitenciarios
  • Adultos 18 a 59 años de Grupos en Riesgo.
  • Personal Docente y No Docente (inicial, primaria y secundaria).
  • Otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y la disponibilidad de dosis.

Volver al índice

16. La vacunación contra la COVID-19 en Argentina, ¿es obligatoria?

No, la vacunación contra la COVID-19 no es obligatoria. Desde el Ministerio de Salud de la Nación y el Programa Ampliado de Inmunizaciones se aboga por construir y fomentar la aceptación y confianza en la vacunación como una estrategia de salud pública solidaria, equitativa y beneficiosa para el bienestar y la salud de las personas y de la población, basada en evidencia científica contundente y que ha salvado millones de vidas en el mundo como medida primaria de prevención. Así es que, en Argentina, la mayor parte de la población comprende los beneficios individuales y colectivos de la vacunación y la acepta voluntariamente.

Volver al índice

17. ¿La vacuna contra la COVID-19 es de acceso gratuito?

La campaña de vacunación contra la COVID-19 se está implementando, al menos inicialmente, desde el sector público, garantizando el acceso gratuito a la vacuna principalmente para la población definida de riesgo y estratégica para las funciones esenciales.

Volver al índice

18. ¿Cómo se realiza el registro de las dosis aplicadas?

Se notifica al Ministerio de Salud de la Nación, a través del Registro Nominal de Vacunación (Nomivac) a cada persona vacunada. En el registro constan los datos de fecha de vacunación, vacuna recibida, lote, número de dosis, entre otros.

Volver al índice

19. ¿Es posible conocer cómo avanza la campaña de vacunación en el país?

Sí. El monitor de vacunación muestra datos en tiempo real sobre dosis distribuidas, dosis aplicadas en todo el país, así como dosis aplicadas por condición y por sexo. Esta información es actualizada dos veces por día y es de acceso público.

Para conocer el monitor público de vacunación, acceder a: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/vacuna/aplicadas

También es posible conocer la información sobre la seguridad de las vacunas aplicadas en Argentina a través de los informes semanales disponibles en: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/vacuna/equipos-salud/informes-seguridad

Volver al índice

20. ¿Las diferentes vacunas disponibles serán intercambiables?

No. Según los datos disponibles a la fecha las diferentes vacunas contra la COVID-19 no son intercambiables debiéndose completar el esquema con la misma vacuna con la que se inició.

Volver al índice

Situaciones especiales

21. ¿Se vacunará a menores de 18 años?

A la fecha del presente documento, no hay estudios de eficacia y seguridad relacionados a la administración de la vacuna en estas poblaciones.

Volver al índice

22. ¿Se vacunará a personas embarazadas y/o en período de lactancia?

A la fecha del presente documento, no hay datos de eficacia y seguridad relacionados a la administración de la vacuna en estas poblaciones.

La Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn) en consenso con diversas Sociedades Científicas y expertos externos al Ministerio de Salud de la Nación, y en línea con los análisis y recomendaciones publicados en las últimas semanas en otros países, han recomendado al Ministerio de Salud excluir el concepto de contraindicación para la vacunación contra la COVID-19 a embarazadas, mujeres en período de lactancia.

Por este motivo, podrán optar por vacunarse aquellas embarazadas, mujeres en período de lactancia, que además:

  • Presenten un riesgo de exposición alto a la infección por SARS-CoV-2, y que el mismo no pueda evitarse: personal de salud, personal estratégico, personal docente y no docente (de nivel inicial, primario y secundario).
  • Presenten enfermedades subyacentes que los incluyan dentro de los “grupos de riesgo alto de complicaciones graves y/o muerte por COVID-19”: diabetes, obesidad grado 2 o mayor (IMC mayor o igual a 35 kg/m2), y/o enfermedades crónicas renales, respiratorias o cardíacas.

Volver al índice

23. ¿Cuánto debería esperar una persona que recibió la vacuna para buscar un embarazo?

Según la información disponible hasta el momento, se recomienda evitar el embarazo dentro de las 4 semanas post vacunación.

Volver al índice

24. ¿Debe suspenderse la lactancia de los niños cuyas madres recibieron la vacuna?

Si bien la vacunación en período de lactancia no está recomendada actualmente por falta de datos de seguridad y eficacia, no se recomienda suspender la misma en caso de que haya sido aplicada por error o por desconocer el estado de embarazo al momento de la vacunación.

Volver al índice

25. ¿Se vacunará a personas con algún grado de inmunocompromiso?

A la fecha del presente documento, no hay estudios de eficacia y seguridad relacionados a la administración de la vacuna en esta población por lo que no debe indicarse ni aplicarse la vacuna a personas con inmunodeficiencias primarias o secundarias, con cualquier nivel de inmunosupresión.

Sin embargo, la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn) en consenso con diversas Sociedades Científicas y expertos externos al Ministerio de Salud de la Nación, y en línea con los análisis y recomendaciones publicados en las últimas semanas en otros países, han recomendado al Ministerio de Salud excluir el concepto de “contraindicación para la vacunación contra la COVID-19 a personas inmunocomprometidas o con enfermedades autoinmunes que formen parte de los grupos de riesgo priorizados para la vacunación (siempre y cuando la plataforma de la vacuna utilizada NO sea a virus vivos y atenuados).

Por esta razón, podrán optar por vacunarse aquellas personas inmunocomprometidas o con enfermedades autoinmunes, que además:

  • Presenten un riesgo de exposición alto a la infección por SARS-CoV-2, y que el mismo no pueda evitarse: personal de salud, personal estratégico, personal docente y no docente (de nivel inicial, primario y secundario).
  • Presenten enfermedades subyacentes que los incluyan dentro de los “grupos de riesgo alto de complicaciones graves y/o muerte por COVID-19”: diabetes, obesidad grado 2 o mayor (IMC mayor o igual a 35 kg/m2), y/o enfermedades crónicas renales, respiratorias o cardíacas.

Volver al índice

26. ¿Se pueden vacunar las personas que recibieron tratamiento con anticuerpos monoclonales contra SARS-CoV-2 o plasma de convaleciente?

Actualmente no hay datos sobre la seguridad o eficacia de la vacunación COVID-19 en personas que hayan recibido anticuerpos monoclonales o plasma de convaleciente como parte del tratamiento para la COVID-19.

Se recomienda que la vacunación se posponga durante al menos 90 días desde el tratamiento para evitar su interferencia en la respuesta inmune inducida por la vacuna.

Volver al índice

27. ¿Debo vacunarme si tengo indicación y estoy cursando una infección aguda por SARS-CoV-2?

La vacunación debe posponerse hasta la recuperación de la enfermedad aguda (en personas sintomáticas) y hasta que se hayan cumplido los criterios clínicos epidemiológicos para interrumpir el aislamiento.

Volver al índice

28. Si ya tuve COVID-19 y me recuperé ¿debo vacunarme si pertenezco a la población objetivo?

Sí. Todas las personas que pertenecen a la población objetivo pueden acceder a la vacunación, independientemente de haber cursado previamente la enfermedad y una vez que tengan el alta epidemiológica y médica.

Volver al índice

29. Si soy contacto estrecho de un caso confirmado de COVID-19 y pertenezco a la población objetivo ¿me puedo vacunar?

Se recomienda aplazar la vacunación hasta que finalice el período de aislamiento, para evitar exponer al personal de salud durante la vacunación y a otras personas.

Volver al índice

Seguridad

30. ¿Cómo sabemos si las vacunas contra la COVID-19 son seguras?

Existen medidas estrictas de protección para garantizar que las vacunas contra la COVID-19 sean seguras. Todas las vacunas en desarrollo contra la COVID-19 se deberán someter a un riguroso proceso de ensayos clínicos, incluidos ensayos amplios (fase III) que abarcan a decenas de miles de personas. Esos ensayos, que suelen incluir a personas de alto riesgo, están especialmente concebidos para identificar cualquier efecto secundario habitual. Después del registro y licencia de la vacuna comienza la evaluación post-comercialización. En esta etapa se inicia la aplicación masiva en la población objetivo y el monitoreo nacional de los eventos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (ESAVI).

Volver al índice

31. ¿Cómo se realiza el monitoreo de la seguridad de las vacunas?

La vigilancia de eventos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (ESAVI) se realiza mediante el reporte al Ministerio de Salud de la Nación de los eventos que ocurran en todo el país, que luego son analizados por la CoNaSeVa (Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas) y para los que se toman medidas dependiendo del caso y según normativas vigentes nacionales e internacionales.

Para más información consultar en: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/vacuna/equipos-salud/seguridad

Volver al índice

Sobre las vacunas utilizadas en Argentina (Sputnik-V, Covishield y Sinopharm

32. ¿Las vacunas evitan la infección por coronavirus?

Todas las vacunas contra la COVID-19 demostraron eficacia para prevenir enfermedad grave y muerte cercana al 100%. También redujeron el riesgo de desarrollo de enfermedad sintomática en porcentajes significativos (70-90%). Se necesita más evidencia para conocer el impacto de las vacunas en la transmisión y contagio del COVID-19.

Volver al índice

33. ¿Cuáles son los intervalos mínimos entre las 2 dosis para cada vacuna?
  • Sputnik-V: El intervalo mínimo es de 21 días.
  • Covishield: El intervalo mínimo es 28 días.
  • Sinopharm: El intervalo mínimo es 14 días.

Volver al índice

34. Una vez que te das la vacuna ¿por cuánto tiempo quedás protegido?

La protección de la vacuna no es inmediata. La vacunación contempla una serie de 2 dosis y tomará de 1 a 2 semanas luego de la segunda dosis para considerar que la protección es adecuada. Las personas vacunadas deben seguir respetando todas las pautas actuales de cuidado.

Volver al índice

35. ¿Qué recaudos hay que tomar luego de darse la vacuna?

Ante la ocurrencia de cualquier síntoma posterior a la vacunación, se debe consultar al centro de salud más cercano.

Sputnik-V: Están descritos los siguientes síntomas después de recibir la vacuna: síndrome pseudogripal de corta duración de inicio dentro de las 24 a 48 hs (caracterizado por escalofríos, fiebre, artralgia, mialgia, astenia, malestar general, cefalea) o menos frecuentes síntomas gastrointestinales (náuseas, dispepsia, disminución del apetito). Estas reacciones tienen una duración promedio de 24 hs de duración.

Covishield: La información disponible al momento de la redacción del presente documento en cuanto a datos de seguridad de la vacuna COVID-19 AstraZeneca se basa en resultados de un análisis de datos combinados de cuatro ensayos clínicos realizados en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. Los eventos adversos (EA) característicos identificados, así como en estudios de otras vacunas basados en una plataforma tecnológica similar, son principalmente leves o moderados y resuelven en su totalidad a los pocos días de la vacunación.

  • Más frecuentes:

    • Locales: dolor espontáneo o a la palpación en el sitio de la inyección, hiperemia, hinchazón
    • Generales: cefalea, fatiga, dolor muscular, malestar general, fiebre, escalofríos, dolor articular y náuseas.

En caso de presentar efectos secundarios, se puede indicar tratamiento sintomático si es necesario: antihistamínicos y/o antitérmicos.

Sinopharm: Los eventos adversos (EA) característicos identificados, así como en estudios de otras vacunas contra la COVID-19, son principalmente leves o moderados y resuelven en su totalidad a los pocos días de la vacunación.

Más frecuentes:

  • Locales:

    • Muy frecuente: dolor en el sitio de la inyección
    • Frecuentes: eritema, hiperemia, prurito, edema y/o hinchazón en el sitio de la inyección
    • Poco frecuentes: rash cutáneo en el sitio de la inyección
  • Generales:

    • Frecuentes: fatiga, fiebre transitoria, cefalea, diarrea, tos, disnea.
    • Poco frecuentes: náuseas, vómitos, mialgias, artralgias, somnolencia, mareos, anorexia.

Se recomienda el uso de ibuprofeno/paracetamol ante la aparición de fiebre después de la vacunación.

Las personas vacunadas deberán estar alertas y consultar ante la aparición de síntomas posteriores a la vacunación.

Para consultas sobre las vacunas contra la COVID-19 cualquier persona podrá comunicarse a la línea 120.

Para más información sobre seguridad de las vacunas, consultar en: https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/vacuna/equipos-salud/informes-seguridad

Volver al índice

36. ¿Cuáles son las contraindicaciones o precauciones para recibir las vacunas que se utilizan actualmente?

Sputnik-V:

Contraindicaciones:

  • Hipersensibilidad a cualquier componente de una vacuna o a una vacuna que contenga componentes similares;
  • Antecedente de reacciones alérgicas graves (que impliquen compromiso respiratorio que requiera asistencia médica) o anafilaxia.
  • Enfermedades agudas graves (infecciosas y no infecciosas) o exacerbación de enfermedades crónicas, que impliquen compromiso del estado general (ej. asma grave no controlado).
  • Contraindicaciones para la administración del Componente 2: complicaciones graves posvacunación (shock anafiláctico, reacciones alérgicas generalizadas y graves, síndrome convulsivo, fiebre superior a 40° C, etc.) por la inyección del Componente 1 de la vacuna.

Covishield:
Contraindicaciones:

  • Hipersensibilidad a cualquier componente de una vacuna o a una vacuna que contenga componentes similares.
  • Contraindicación para la 2º dosis: reacción anafiláctica con la primera dosis.
    Precauciones:
  • Enfermedad febril aguda grave (con compromiso del estado general):
    Al igual que con otras vacunas, la administración de la vacuna COVISHIELD debe posponerse en personas que padecen una enfermedad febril aguda grave. Sin embargo, la presencia de una infección menor, como un resfriado y/o febrícula, no debe retrasar la vacunación.
  • Trombocitopenia y trastornos de la coagulación:
    Al igual que con otras inyecciones intramusculares, la vacuna COVISHIELD debe administrarse con precaución en personas con trombocitopenia o cualquier trastorno de la coagulación dado que pueden ocurrir hemorragias o hematomas post inyección.

Sinopharm:
Contraindicaciones:

  • Hipersensibilidad a cualquier componente de una vacuna o a una vacuna que contenga componentes similares.
  • Antecedente de reacciones alérgicas graves (con compromiso respiratorio que haya requerido asistencia médica).
  • Exacerbación de enfermedades crónicas, que impliquen compromiso del estado general.
  • Contraindicación para la 2º dosis: reacción anafiláctica con la primera dosis.

Precauciones:

  • Enfermedad febril aguda grave (con compromiso del estado general):
    Al igual que con otras vacunas, la administración de la vacuna Sinopharm debe posponerse en personas que padecen una enfermedad febril aguda grave.
  • Trombocitopenia y trastornos de la coagulación: Al igual que con otras inyecciones intramusculares, la vacuna Sinopharm debe administrarse con precaución en personas con trombocitopenia o cualquier trastorno de la coagulación dado que pueden ocurrir hemorragias o hematomas post inyección.
  • Epilepsia no controlada u otro trastorno neurológico progresivo.

Volver al índice

37. ¿Las vacunas que se usan actualmente en Argentina, pueden generar COVID-19 o resultados positivos en la PCR?

No. Tanto la vacuna Sputnik-V -que se desarrolla en una plataforma de adenovirus humano no replicativo-, la vacuna Covishield -que utiliza un adenovirus de chimpancé no replicativo-, y la vacuna Sinopharm -producida en forma inactivada en células VERO-, reúnen las características de VACUNAS INACTIVADAS que no tienen el riesgo de desarrollar enfermedad. En el caso de presentar síntomas compatibles con COVID-19 con PCR positiva, puede tratarse de personas que fueron vacunadas inadvertidamente durante el período de incubación de la enfermedad.

Volver al índice

38. ¿Qué grado o nivel de protección aporta la vacuna Sputnik V?

En el caso de la Sputnik V los estudios demostraron reducir la probabilidad de enfermedad sintomática en un 91% y cercana al 100% en formas graves, hospitalización y mortalidad.

Volver al índice

39 ¿Qué grado o nivel de protección aporta la vacuna Sinopharm?

La vacuna de Sinopharm reduce la probabilidad de enfermedad sintomática en 79,3% y cercana al 100% en formas graves, hospitalización y mortalidad.

Volver al índice

40 ¿Qué grado o nivel de protección aporta la vacuna Covishield?

La eficacia reportada para la vacuna de Covishield / AstraZeneca indica una reducción de entre el 70% y 80% de la probabilidad de enfermedad sintomática y cercana al 100% para formas graves, hospitalización y muerte.

Volver al índice

41 ¿Cuál es el nivel de efectividad de las vacunas contra el coronavirus?

La efectividad de las vacunas se estudia entre los vacunados en la población general (a diferencia de la eficacia que se mide en ensayos clínicos). Está siendo estudiada en diferentes lugares del mundo, y estudios preliminares indican niveles de efectividad similares a la eficacia medida en ensayos clínicos.

Volver al índice

42. ¿Puede haber un “falso positivo” por haberse aplicado la vacuna Sputnik V ?

No. Todas las vacunas que se aplican en Argentina carecen de capacidad replicativa por lo que no generan ningún riesgo de desarrollar la enfermedad. En el caso de presentar síntomas compatibles con COVID-19 con PCR positiva, existen múltiples posibilidades, en orden decreciente de probabilidad:

1-Personas que fueron vacunadas inadvertidamente durante el período de incubación de la enfermedad.
2-Personas que se infectaron pocos días post-vacunación, ya que la respuesta del sistema inmune demora hasta 28 días, y si bien se conoce su protección frente a la enfermedad, aún se desconoce su posible efecto protector sobre la infección.
3- Personas que se enfermaron a pesar del efecto protector de la vacuna, ya que las mismas no ofrecen una protección del 100%.

Volver al índice

43. ¿Esto pone en duda la eficacia de la vacuna?

No. Toda vacuna que evite el desarrollo de enfermedad en alto porcentaje es adecuada; sobre todo si tiene porcentajes elevados de eficacia para disminuir la probabilidad de formas graves, hospitalizaciones y muertes.

Volver al índice

44. ¿Pierden eficacia las vacunas frente a las nuevas variantes de SARS-CoV-2?

Según los datos disponibles hasta el momento, todas las vacunas son eficaces frente a las hospitalizaciones y muertes causadas por el SARS-CoV-2, tanto frente a los linajes que han circulado desde los inicios de la pandemia como a las variantes, de más reciente aparición.

Volver al índice

45. ¿Puede la vacuna producir la muerte si se recibe en el periodo de incubación de la enfermedad?

La recomendación del Ministerio de Salud de la Nación es esperar el alta médica de Covid previo a la inmunización. No hay ninguna evidencia científica que indique que vacunarse estando en período de incubación pueda producir complicaciones de gravedad ni la muerte.

Volver al índice

46. ¿Qué eventos adversos pueden estar asociados con la vacuna?

El 99% de los eventos adversos de las vacunas contra COVID-19 son leves y esperados, se presentan con dolor en el sitio de aplicación, cefalea, fiebre baja, mialgias y la combinación de ellos. Menos del 1% de los casos pueden presentar síntomas gastrointestinales, reacción alérgica en distintos grados, y algunos otros eventos muy infrecuentes.

Desde el inicio del Plan Nacional de Vacunación contra COVID-19, las 24 jurisdicciones del país notificaron al 16 de marzo de 2021, 26.721 Eventos Supuestamente Atribuidos a Vacunas e Inmunizaciones (ESAVI) posteriores a la vacunación tras la aplicación de 2.541.362 dosis (Sputnik V 1.450.974; Covishield 519.384 y Sinopharm 571.004) registradas en el Registro Federal de Vacunación Nominalizado (NoMiVac). El 99,2% de los eventos notificados fueron leves y moderados, 197 casos (0,73%) fueron hospitalizados para tratamiento.

Volver al índice

47. ¿Cuál es la relación entre coronavirus y trombosis?

El coronavirus SARS-CoV-2 es trombogénico y también hay otros factores que pueden causar trombosis, por lo que hay que investigar si estos casos se deben a la vacuna o a otras causas.

A principios de abril, la Agencia Europea de Medicamentos y el Comité Asesor Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS) de la OMS coincidieron en señalar que se considera plausible una relación causal entre la vacuna Vaxzevria (Astrazeneca) y la aparición de coágulos sanguíneos con plaquetas bajas, pero no está confirmada.

Se necesitan estudios especializados para comprender completamente la posible relación entre la vacunación y los posibles factores de riesgo. Las conclusiones se conocieron luego de la revisión de informes sobre casos raros de coágulos sanguíneos con plaquetas bajas después de la vacunación con la vacuna AstraZeneca COVID-19 (incluido Covishield) desde su inicio hace unas semanas.
Los eventos bajo evaluación son muy raros, con cifras bajas entre los casi 200 millones de personas que han recibido la vacuna AstraZeneca COVID-19 en todo el mundo, y los beneficios superan cualquier riesgo de efectos secundarios en relación con la vacuna.

Por el contrario, se sabe que la infección por la Covid-19 conlleva un riesgo significativo de desarrollar trombosis. Un estudio encontró que en personas con Covid-19, la prevalencia general de embolia pulmonar fue de 7,8 % y de trombosis venosa profunda del 11,2%. De los que requirieron cuidados intensivos, el 23% desarrolló tromboembolismo venoso. La Covid-19 también provocó accidentes cerebrovasculares en alrededor del 1,6% de las personas, y se estima que el 30% de las personas con Covid-19 desarrollan una disminución del recuento de plaquetas.

Para contextualizar el riesgo, 1/250.000 (0.0004%) personas vacunadas con Vaxzevria (Astrazeneca) desarrollará trombosis con plaquetopenia, mientras 1/2000 mujeres x año desarrollará trombosis al tomar anticonceptivos orales y 1/1000 personas x año desarrollará trombosis por viajar en avión.

Volver al índice

48. ¿Cuál es la eficacia de la vacuna Sinopharm con una sola dosis?

No hay suficiente información para determinarlo, pero la experiencia en Reino Unido y en estudios que empiezan a hacerse en Argentina muestran que se alcanzan niveles suficientes de inmunidad con la primera dosis. En Argentina la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN) recomendó diferir la segunda dosis para lograr vacunar a la mayor cantidad de personas con una dosis en el más corto período de tiempo posible. Es importante resaltar que la eficiencia en población general reportada recientemente en Chile de 3% post-primera dosis es en otra vacuna (Sinovac), para prevenir enfermedad sintomática (no enfermedad grave/hospitalización/muerte), y que el período de análisis es de 14-27 días post dosis, por lo que no se cuentan con datos de la inmunidad adquirida después de los 27 días.

Volver al índice

49 ¿Por qué se decidió diferir la segunda dosis de vacunas?

Los intervalos recomendados en todas las vacunas son mínimos, no máximos. La mayor eficacia se logra con la primera dosis, y la segunda dosis aumenta un poco la eficacia pero, sobre todo, permite mantenerla por más tiempo. En todo el mundo se ha observado que la vacunación con una dosis, si bien ofrece menos protección que con dos dosis, brinda protección muy alta frente a enfermedad grave, hospitalización y muerte. Por este motivo, se decidió priorizar la aplicación de la mayor cantidad posible de primeras dosis entre la población de alto riesgo (mayores de 60), difiriendo la aplicación de la segunda dosis, ya que numerosos estudios indican que esta demora no afectaría significativamente la eficacia, ni supone riesgo alguno a la salud. Países como el Reino Unido y Canadá han adoptado la misma estrategia.

Volver al índice