Desarrollo institucional

Mejoramos la articulación al interior del sistema científico tecnológico y con el sector productivo. Promovimos el trabajo conjunto de las instituciones del sistema, empresas nacionales y multinacionales, emprendedores y PyMEs.


Le dimos fuerza al Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología, entendiendo la realidad de cada organismo promoviendo el trabajo interinstitucional.

Promovimos la innovación colectiva, para brindar soluciones nuevas que ayuden a los ministerios nacionales a resolver demandas de la sociedad argentina.

Impulsamos el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología como organismo de coordinación de acciones en las provincias, con el fin de fortalecer el desarrollo científico tecnológico regional.

Mejoramos la articulación del sector científico tecnológico con el sector productivo. Trabajamos en conjunto con emprendedores, PyMEs, grandes empresas nacionales y multinacionales, de manera individual y sectorial incentivando la inversión privada en actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación.

En cuanto a la colaboración internacional, mantuvimos las líneas de trabajo y ampliamos las redes de científicos argentinos en el exterior, la interacción entre empresas de base científico-tecnológica, y la cantidad de países con los cuales se trabaja en conjunto.

Hacer ciencia de calidad requiere de los recursos adecuados, y a pesar de las dificultades económicas, logramos sostener el impulso que se había dado a la ciencia, la tecnología y la innovación productiva, inclusiva y sustentable, que promueva la investigación de excelencia y las tecnologías de futuro que ayuden al desarrollo del país.

En estos cuatro años de gestión mantuvimos el crecimiento de la carrera del investigador científico y del personal de apoyo de CONICET, agregando previsibilidad y sustentabilidad. Tuvimos una visión global del sistema, generamos cargos de dedicación exclusiva en Universidades y promovimos el concurso en diferentes organismos.

Se continuó financiando el retorno de investigadores argentinos al país a través del Programa RAÍCES al igual que el ingreso de investigadores extranjeros.

Promovimos la mejora en la accesibilidad de datos e indicadores para impulsar investigaciones, analizar la gestión de políticas públicas y mejorar la toma de decisiones.

A través de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica se continuo con el financiamiento de los proyectos en cartera y se adjudicaron proyectos de nuevas convocatorias a grupos de investigación, empresas y consorcios público- privados.

Se mantuvieron vigentes los proyectos de investigación científica financiados por CONICET, y se lanzaron los proyectos de unidades ejecutoras.

Se avanzó con el programa de mejora de equipamiento, con la adquisición de nuevos equipos. Le dimos continuidad al plan de obras, finalizando e iniciando construcciones que permitan contar con una infraestructura edilicia científica y tecnológica moderna. Logramos modificar el proceso de importación de insumos, haciéndolo más simple, rápido y económico.

Un país basado en una economía del conocimiento es posible y estamos convencidos que desarrollar nuestras capacidades científico tecnológicas es el camino para construir la Argentina que soñamos.