Parada no programada de la Central Nuclear Embalse


La Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) fue notificada el sábado 26 de julio de 2020 de la salida de servicio de la Central Nuclear Embalse (CNE), por aviso de la entidad responsable Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA) a la inspección residente que ARN mantiene con presencia en la central.

Durante esta parada no programada de la CNE, se determinó el deterioro de algunos posicionadores de válvulas de control de nivel en los generadores de vapor, que habían provocado el mal funcionamiento identificado. Se procedió a reemplazarlos y realizar las pruebas posteriores, que resultaron satisfactorias.

Durante la maniobra de arranque de la Planta, se evidenció la falla en una válvula del circuito de vapor de la turbina, lo que provocó una pérdida de vapor hacia el edificio de turbina.

Finalmente, el 28 de julio pasado la Central entró nuevamente en operación. Para ello, debió hacerse vacío en el condensador, lo cual se logra a través del sistema de vapor vivo, venteándose la parte no utilizada, que fue visible desde el exterior de la Central en días pasados. Este vapor no reviste riesgo radiológico alguno para los trabajadores, la población ni el medio ambiente.

Estas actividades, así como el proceso de arranque de la central, se realizan con la presencia y control regulatorio de los inspectores residentes de la ARN, a los fines de constatar la realización de las correspondientes pruebas previstas y la aplicación de los procedimientos establecidos durante dicha maniobra. Los inspectores de la ARN cumplen con los requisitos y medidas especiales adoptadas en el marco de COVID-19 para proteger su salud y la del personal de las instalaciones.