Unidades de la Fuerza de Submarinos

La Fuerza de Submarinos está constituida por unidades submarinas para realizar operaciones de guerra antisuperficie, guerra antisubmarina, reconocimiento de costas, recolección de información y la proyección de fuerzas especiales.


Reseña histórica

En el año 1926 la Argentina decidió incorporar el arma submarina a su Marina de Guerra, por gestiones del entonces Ministro de Marina, Almirante Manuel Domecq García, quien obtuvo las autorizaciones para comprar los primeros submarinos de nuestra historia.

Mediante la Ley Nº 11.378, además de la compra, se estableció la construcción de la infraestructura necesaria en las tierras aledañas al puerto de la ciudad de Mar del Plata. Así se dio origen al “Comando de la Fuerza de Submarinos” y a la Base Naval Mar del Plata.

Esos primeros submarinos fueron el ARA “Santa Fe”, “Salta” y “Santiago del Estero”, denominados “tarantinos” por haber sido construidos desde el 15 de octubre de 1927 en el astillero Franco Tosti de Taranto, Italia.

El primero en llegar a Mar del Plata fue el “Santa Fe” y el 3 de septiembre de 1933 llegaron los dos restantes: el “Salta” y el “Santiago del Estero”. Esta fecha se toma como el inicio de la historia del Comando de la Fuerza de Submarinos. Su primer comandante fue el Capitán de Fragata Ramón Poch.

Los Tarantinos prestaron servicios hasta 1960, siendo el A.R.A “Santa Fe”, él último en ser radiado, tras haber realizado más de mil inmersiones.

Segunda Generación

La Armada Argentina encaró la renovación de la flota de la Fuerza de Submarinos, creada en 1953 bajo la comandancia del Capitán de Navío Fernando Muro de Nadal. En esa época la fuerza estaba integrada por los tres tarantinos, la Corbeta "República", el Buque Taller "Ingeniero Gada" y el Remolcador "Diaguita".

El 1º de abril de 1960 se firmó un convenio entre la Armada de los Estados Unidos de América y la Armada Argentina, mediante el cual, los Estados Unidos de Norteamérica cedían a nuestro país dos submarinos de la clase Flota.
Rápidamente los buques fueron puestos en servicio, recibiendo su bautismo con los nombres de "Santa Fe" y "Santiago del Estero".

Estos buques prestaron servicios en la Fuerza de Submarinos participando en numerosos operativos con la Flota de Mar y armadas extranjeras.

Cabe destacar su participación en Operativos Navales como el "UNITAS", "CAIMÁN", "SUPERMAN", "SAYONARA", "CAIO DUILIO" y ejercitaciones con la Armada de Perú a su regreso de reparaciones; que fueron ejecutadas en los Estados Unidos. Esta generación fue radiada en 1971.

Tercera Generación

Les siguieron los submarinos pertenecientes a la clase Guppy, adquiridos a Estados Unidos en 1971. La dinastía nominal siguió la línea de sus antecesores. Recibieron las denominaciones S-21 “Santa Fé” y S-22 "Santiago del Estero".

El 13 de septiembre de 1971 arribaron a la Base Naval, incorporándose a la flota de la Fuerza de Submarinos y prestaron servicio hasta 1982. Durante su permanencia realizaron numerosos operativos.

El "Santa Fe" cumplió una destacable labor en la guerra de Malvinas; llevando buzos tácticos durante la primera operación, esta nave, fiel al legado del Almirante Brown, cumplió su última misión en las Islas Georgias del Sur, donde fue hundido por su tripulación.

Cuarta Generación

Después de la Segunda Guerra Mundial, el Arma Submarina avanzó a pasos agigantados. Para esa época se recibían en nuestro país las unidades de la Clase Guppy. En la República Federal de Alemania (1969) comenzaba la construcción de la Clase 209 o clase "Salta". Los S-31 y S-32, "Salta" y "San Luis", respectivamente.

Esta modalidad de submarinos constituía un gran salto tecnológico, obligando a un mayor desarrollo logístico, que se concreta con la creación del Taller Aplicado de Técnicas Múltiples para Submarinos (TISU) en 1978. Actualmente el TISU se denomina Arsenal Naval Mar del Plata (ARMP).

El submarino "San Luis", tuvo activa participación en la guerra de Malvinas, demostrando una vez más, el alto grado de preparación, pericia y valor que posee la Fuerza de Submarinos, a través de los hombres que combatieron en esa oportunidad, en que lograron burlar el bloqueo antisubmarino ejercido por la flota británica, situación que se ve reflejada al haber recibido la medalla al "Valor en Combate".

Quinta Generación

El "San Juan" llegó un año más tarde. Tras su reparación de media vida a fines de 2011 volvió a la actividad operativa en distintas misiones y ejercicios.

El 15 de noviembre del 2017 el Submarino se comunicó por última vez con tierra, se encontraba navegando desde la Base Naval Ushuaia a su apostadero habitual en Mar del Plata con una tripulación de 44 submarinistas. Se inició un intenso operativo de búsqueda al que rápidamente se sumaron 19 países con sus propios medios navales. Tras conocerse, el 23 de noviembre la detección de un incidente hidroacústico consistente con una explosión en proximidades con la última ubicación conocida del buque, continuaron los trabajos de rastrillaje en la zona y posiciones aledañas.

Sin resultados, concluyó la búsqueda operativa. En septiembre de 2018 se inició una búsqueda científica a cargo de la empresa Ocean Infinity que realizó la identificación fehaciente del “San Juan” a una profundidad de 900 metros en la madrugada del 17 de noviembre. La Armada Argentina y la familia naval recibieron con profundo dolor la confirmación de la pérdida en actos de servicio de 43 hombres y una mujer, quienes continúan siendo honrados y recordados.

Buzos Tácticos

La Agrupación de Buzos Tácticos, creada en el año 1952, es la pionera en la formación de Fuerzas Especiales, tanto en el país como en toda América del Sur.

En aquellos tiempos un grupo reducido de buzos tácticos tenía su asiento en el buque de desembarco A.R.A. "San Bartolomé"; años más tarde se creó la segunda Agrupación en la Escuadra Naval del Plata, hasta que en el año 1966 ambas agrupaciones se fusionaron, creando la actual Agrupación de Buzos Tácticos, con apostadero en la Base Naval Mar del Plata, dependiendo del Comando de la Fuerza de Submarinos.

Este tipo de Fuerzas Operativas Especiales, tiene entre otras tareas, en una hipotética situación de conflicto, la de incursionar en costas enemigas con el fin de obtener información para posteriores desembarcos.

Para el cumplimiento de estas y otras variadas misiones, la "Agrupación de Buzos Tácticos" utiliza diferentes plataformas de proyección: submarinos, aeronaves y unidades de superficie. Su personal altamente capacitado como Buzo de Combate, Paracaidista, Especialista en Explosivos y Andinista, está adiestrado para operar en terrenos particularmente hostiles y en situaciones adversas.

Agrupacion de Buzos tacticos