¿Qué es el botulismo infantil y cómo prevenirlo?


Características de la enfermedad

El botulismo es una enfermedad producida por una bacteria llamada Clostridium Botulinum, la cual, en condiciones ambientales adversas, adopta una forma latente (espora botulínica) capaz de germinar y producir sustancias altamente tóxicas para el sistema nervioso (neurotoxina botulínica).

Esas esporas pueden existir en el polvo y en el suelo, y contaminar ciertos alimentos. Además, las verduras, las especias, las hierbas, los tés y la miel pueden contener naturalmente esporas de Clostridium Botulinum. Éstas no resultan dañinas para un individuo sano, pero en los niños menores de un año pueden originar el llamado botulismo infantil o botulismo del lactante. Cuando los bebés consumen esporas botulínicas, ellas infectan, germinan y liberan la toxina en el colon, provocando serios riesgos para su salud. Los síntomas observados incluyen constipación, letargo, falta de apetito, falta de expresión en el rostro, dificultad para tragar y, ocasionalmente, falla respiratoria.

Algunos padres endulzan el chupete de sus bebés en miel. Esta práctica incrementa el riesgo de contraer la enfermedad en los menos de un año, ya que recién a esa edad desarrollan la flora intestinal del adulto, capaz de evitar el crecimiento de las esporas de Clostridium Botulinum y la generación de toxinas.

Recomendaciones

Para evitar la aparición de la enfermedad, te aconsejamos:

  • Lavá y cociná adecuadamente todas las verduras que suministres al bebé.
  • No le proporciones miel ni alimentos que la contengan.
  • Mantené sus manos adecuadamente higienizadas.
  • Controlá que no se lleve a la boca alimentos que hayan estado en contacto con la tierra.