¿Cómo se mantiene un fuego?


La combustión es una oxidación rápida que se produce a altas temperaturas y deja como resultado final un residuo compuesto mayormente por sales minerales, llamado cenizas. La combustión consta de tres etapas.

Precalentamiento

En esta etapa la fuente de calor eleva la temperatura del combustible. Cuando alcanza los 100º C comienza a perder humedad en forma de vapor de agua. Con una temperatura cercana a los 200º C los compuestos volátiles de las resinas comienzan a evaporarse.

Combustión de los gases

Al llegar la temperatura hasta los 300º o 400º C se inicia la gasificación de los componentes estructurales y la ignición del material combustible. La temperatura sigue en aumento hasta los 500º / 600º C momento en que la combustión continúa por sí sola aun si se retirara la fuente de calor. Se emiten gases no quemados, vapor de agua y humos.

Fase sólida

Esta etapa se caracteriza por la madera ardiendo con llama propia de color azulado, poco humo y baja emisión de gases de carbono. Cuando la combustión termina ya no queda combustible y solo se ven las cenizas.