Descubrí cómo una distracción puede cambiar tu vida en un instante


En el mundo en el que vivimos hoy, el celular es un objeto imprescindible en la vida de todos nosotros. Es una extensión de nuestra mano: un control remoto que nos informa y nos entretiene.

Pero es importante que lo ignoremos a la hora de subir al auto y tomar el volante, ya que un minuto de distracción, es un minuto que puede desencadenar en un incidente de tránsito, o en la pérdida de nuestra vida o la de terceros.

El teléfono repercute en nuestra capacidad de concentración, atención y reacción.

Pongamos un ejemplo sencillo:

Los seis segundos que tardamos en hablar por celular o escribir un mensaje de whatsapp, a una velocidad de 100 km/h implica recorrer una distancia de 166 metros, luego de reaccionar y frenar.

La utilización de estos elementos distractivos requiere de un mayor esfuerzo mental y por ende, disminuye la atención que ponemos para conducir el vehículo de la manera adecuada.


Debemos hacer un uso solidario del espacio público. Por eso, a la hora de manejar conectemos con lo que estamos haciendo.

Cuidemos nuestra vida, y la de los demás.