Ver el árbol, ver el bosque


El cambio climático es uno de los riesgos más importantes que tenemos en el planeta. Y plantar árboles es una de las mejores formas de mitigar los gases de efecto invernadero.

Los árboles, a través de la fotosíntesis, absorben CO2 y producen oxígeno. En una hectárea de árboles plantados, en promedio, se produce anualmente el oxígeno suficiente que permite vivir a 40 personas y se absorbe el CO2 emitido por unos 10 autos medianos en el año.

El uso de combustibles fósiles y la deforestación son dos de los principales emisores de CO2 a la atmósfera y responsables del cambio climático, con la secuela de tormentas, inundaciones y sequías que podemos observar cada vez con más frecuencia.

Con los árboles podemos mitigar en parte estas consecuencias. Por eso, es tan importante plantar árboles y proteger, cuidar y enriquecer los bosques nativos.

Argentina cuenta con más de 53.650.000 millones de hectáreas de bosque nativo y con 1,3 millones de ha de plantaciones forestales.

Las plantaciones producen madera renovable, reciclable y carbono neutro para papel, construcción, muebles y energía, entre otros cientos de aplicaciones, evitando la tala de los bosques nativos para madera.

Forestar2030 es una estrategia interministerial desarrollada junto a los sectores clave para generar el crecimiento de una economía forestal sostenible en Argentina de aquí al año 2030.

El compromiso argentino con el acuerdo de París por el Cambio Climático para 2030 supone pasar de 1.3 millones de hectáreas forestadas en la actualidad a 2 millones de hectáreas en 2030.

En el último trimestre de 2018, el aporte realizado por las aseguradoras ascendió a 99 millones de pesos, de los que el 90% (89 millones) se destinaron a la plantación de 7.449.650 árboles de 11 variedades distintas repartidos por 9.250 ha. a lo largo de 15 provincias argentinas.