Exposición permanente


La exposición permanente se extiende a lo largo de nuestras galerías, presentando un recorrido por 200 años de historia nacional desde principios del siglo XIX hasta la actualidad.

Bandas y bastones presidenciales, juegos de té, coches y medallas dialogan entre sí, invitándonos a conocer un poco más acerca de nuestra historia.

Escudo de la Confederación Argentina (c. 1850). Colección Museo del Bicentenario.

El Escudo Nacional constituye uno de nuestros símbolos patrios. Su origen se remonta al año 1813, cuando la Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata (conocida como Asamblea del Año XIII) estableció ese particular diseño como sello para sus documentos oficiales.

Utilizado por Manuel Belgrano como distintivo de las tropas independentistas, fue rápidamente reconocido por pueblos y gobiernos provinciales como símbolo del naciente Estado argentino.

Entre nuestras colecciones se encuentra un particular Escudo Nacional, cuyo diseño fue muy popular durante la segunda mitad del siglo XIX. Realizado por damas entrerrianas y obsequiado al Presidente Justo José de Urquiza en 1855, está confeccionado en raso y terciopelo de seda, con aplicaciones de perlas e hilos metálicos. Posee el “Sol de Mayo” de manera completa en su parte superior, además de 14 banderas a sus costados y dos cañones entrecruzados en la parte inferior.

Justo José de Urquiza (1801-1870) fue un militar, gobernador de la provincia de Entre Ríos y primer presidente constitucional de la Confederación Argentina, entre los años 1854 y 1860.

Automóvil Cadillac Serie 62 - Coupé convertible Modelo 1955. Diseñado por Harley Earl. Colección Presidencia de la Nación.

A lo largo de la historia, los presidentes argentinos utilizaron diferentes vehículos, algunos para uso privado y otros de uso oficial.

El 1955 el Estado argentino adquirió un automóvil Cadillac Serie 62 con el fin de utilizarlo como vehículo oficial. Este convertible se encontraba equipado con todos los elementos de confort disponibles en la época y poseía un motor OHV-8, cercano a 6.000 cc de cilindrada, además de caja automática de 4 marchas, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h.

Si bien el Presidente Perón no llegó a utilizarlo debido al golpe de Estado de septiembre de ese año, el automóvil fue usado por otros presidentes argentinos como Arturo Frondizi, Raúl Alfonsín y Carlos Menem. Además, transportó a varias figuras emblemáticas internacionales, entre los que se destacan los presidentes Dwight Eisenhower (EEUU.), Charles De Gaulle (Francia), el primer ministro de Italia Giovanni Gronchi, el Príncipe Felipe de Edimburgo y el Cardenal Fernando Cento.

Por la Patria Soñada (1990). Luis Felipe Noé. Técnica mixta con base acrílica sobre tela. Díptico. Colección Presidencia de la Nación.

En 1990 un importante grupo de artistas argentinos fueron invitados por la Secretaría de la Presidencia a exponer sus obras en los salones de la Casa de Gobierno. Entre los artistas convocados se encontraba Luis Felipe Noé, quien presentó el díptico Por la Patria Soñada, realizado ese mismo año.

De temática histórica, entre el caos que domina la composición se destaca la figura del General José de San Martín, montado a caballo y sosteniendo el sable en lo alto. Por detrás del Libertador emerge la bandera nacional, distinguiéndose soldados enemigos y algunos granaderos.

La obra de Noé puede entenderse a través del concepto de caos. Este desorden es considerado por el artista como parte de un todo, unido a la vida, constituyendo aquello que nos permite entender el mundo.

Luis Felipe “Yuyo” Noé es un artista plástico, crítico de arte y docente nacido en Buenos Aires en 1933.

Orden Imperial de la Rosa (1860). Oro y esmalte. Colección Museo del Bicentenario.

La Orden Imperial de la Rosa fue una orden de caballería instituida por el Emperador Pedro I de Brasil (1798-1834) para conmemorar su casamiento con su segunda esposa Amelia de Beauharnais, nieta de la Emperatriz Josefina de Francia.

Esta Orden se entregaba a militares y civiles, tanto nacionales como extranjeros, a modo de premio por sus servicios al Estado y al Emperador.

Varios Presidentes Argentinos recibieron la Orden, entre los que se destacan el Dr. Santiago Derqui, Bartolomé Mitre y Domingo Faustino Sarmiento.

El 22 de diciembre de 1890 la Condecoración fue cancelada luego del derrocamiento del Emperador Pedro II (1825-1891), último Emperador del Brasil, que marcó el inicio de la Primera República en 1889.

El ejemplar expuesto en nuestras galerías es aquel recibido por el Dr. Derqui, último Presidente de la Confederación Argentina.

Tintero de uso presidencial (1900). Lola Mora. Bronce cincelado. Colección Museo del Bicentenario.

Presente en actos de asunción presidencial y jura de ministros, este tintero de bronce cincelado es una de las piezas más importantes de nuestra colección.

Consta de dos partes: por un lado, el tintero propiamente dicho, de base rectangular y que posee dos recipientes con tapas circulares para la tinta y un porta-lapicera. En la parte superior, se encuentra un conjunto de figuras alegóricas, entre las que se destaca la República Argentina, figura femenina que lleva sobre su cabeza el gorro frigio, símbolo de la libertad.

Dolores Vega Mora (1866-1936), más conocida como Lola Mora, fue una escultora, urbanista y empresaria tucumana.

Retrato del Presidente Juan Domingo Perón y su señora esposa María Eva Duarte de Perón (1948). Numa Ayrinhac. Óleo sobre tela. Colección Museo del Bicentenario.

Los retratos presidenciales constituyen, al interior de las colecciones del Museo del Bicentenario, un sólido conjunto evocativo de quienes ejercieron la conducción del país.

Entre los retratos oficiales se destaca el del Presidente Juan Domingo Perón, realizado por el artista francés Numa Ayrinhac en 1948. Se trata de un retrato en el que el Presidente Perón posa sonriente junto a su esposa, la Primera Dama María Eva Duarte de Perón.

El Presidente usa frac, y lleva la banda presidencial por debajo de la levita, tal como indica el protocolo. La Primera Dama, por su parte, viste un vestido del modisto francés Jacques Fath, realizado en raso de rayón con apliques de perlas.

Es interesante destacar que el fondo de la escena es un paisaje imaginario, casi teatral, ya que la obra fue realizada a partir de fotografías tomadas momentos previos a que la pareja presidencial asistiera al Teatro Colón.

En síntesis, la obra de Ayrinhac no sólo nos muestra a dos personas, sino que ilustra una serie de codificaciones protocolares y sociales propias del primer peronismo: un Presidente formal pero no solemne y una Primera Dama activa y con una fuerte participación en la gestión de gobierno.

Numa Ayrinhac (1881-1951) fue un artista francés radicado en Argentina. Retratista de sociedad, durante la década de 1940 realizó una serie de retratos de la Primera Dama Eva Perón.

Vista de la Casa de Gobierno (c.1890) de Karl Kaufmann. Óleo sobre tela. Colección Museo del Bicentenario.

A finales del siglo XIX el Estado nacional le encargó al artista Karl Kaufmann una pintura de la Casa de Gobierno, la cual aún no se había inaugurado oficialmente. Edificio de grandes dimensiones, se encontraba localizado en el solar del antiguo fuerte, de espaldas al Río de la Plata y frente a la Plaza de Mayo.

La obra fue realizada en Europa, a partir de fotografías, por lo que posee un importante carácter documental, al representar a la Casa Rosada en su extensión original: el pórtico central de estilo italiano diseñado por Francisco Tamburini, y los sectores norte y sur, realizados con anterioridad por diferentes arquitectos europeos. Además, Kaufmann incluye en la imagen un sector de la Plaza de Mayo, que ya contaba con sus tradicionales palmeras y era considerada un espacio de ocio y esparcimiento.

Cabe destacar que durante la presidencia del Gral. Agustín P. Justo la Casa de Gobierno sufrió una demolición parcial en el frente sur debido al ensanchamiento de la Av. Hipólito Yrigoyen. Esa demolición edilicia, muy criticada en su momento, generó un desbalance visual que perdura hasta la actualidad.

Karl Kaufmann (1843-1905) fue un pintor austríaco egresado de la Academia de Bellas Artes de Viena.

Atributos de mando. Colección Museo del Bicentenario.

Las bandas presidenciales y los bastones de mando constituyen los objetos insignia de la investidura presidencial. Adoptados en 1814 por los Directores Supremos de las Provincias Unidas del Río de la Plata, su uso se extendió en el tiempo, siendo Domingo Faustino Sarmiento el primer Presidente en asumir en ceremonia protocolar con la banda y el bastón como símbolo de poder.

De uso individual de cada Jefe de Estado, la tradición indica que el nuevo Presidente debe recibir la banda y el bastón de manos de su antecesor, durante la ceremonia de inauguración. Una vez finalizado el mandato, los Presidentes deciden el futuro de sus bandas y bastones. Algunos de ellos legaron sus atributos de mando a nuestra institución, encontrándose exhibidos en un espacio especialmente acondicionado.

De izquierda a derecha, las bandas y bastones exhibidos se corresponden a los siguientes Presidentes:

  • Banda de Julio A. Roca (1898-1904)
  • Banda de José Figueroa Alcorta (1906-1910)
  • Banda y bastón de Roque Sáenz Peña (1910-1914)
  • Banda de Victorino de La Plaza (1914-1916)
  • Banda de Marcelo T. de Alvear (1922-1928)
  • Banda de Edelmiro J. Farrel (gobierno de facto 1944-1946)
  • Bastón de José María Guido (1962-1963)
  • Banda y bastón de Raúl Alfonsín (1983-1989)
  • Bastón de Fernando De La Rúa (1999-2001)