Aguas Subterráneas


En el planeta, las aguas subterráneas representan 98% del agua dulce no congelada. En la naturaleza, las aguas subterráneas son responsables de muchos procesos geológicos y geoquímicos que sirven de sostén de varias funciones y servicios ecológicos. Las aguas subterráneas deben integrarse en la dimensión económica, social y ambiental de los recursos hídricos ya que muchas personas dependen directamente de las aguas subterráneas como suministro de agua potable y para garantizar la seguridad alimentaria y la vida sustentable. Los recursos hídricos subterráneos representan una alternativa concreta como fuente de agua segura para consumo y la producción agrícola e industrial en regiones áridas y semiáridas.

El uso de las aguas subterráneas ha aumentado significativamente durante los últimos cincuenta años debido a su presencia generalizada, alta confiabilidad durante épocas de sequía, buena calidad en la mayoría de los casos, y también por los avances en cuanto a conocimiento hidrológico, desarrollo de tecnologías modernas de perforación y bombeo y a los generalmente modestos costos de desarrollo.

Además, el aumento en la utilización de los recursos subterráneos como fuente de agua es el resultado de una larga trayectoria de investigación y de actividades de colaboración científica entre entidades nacionales e internacionales, hoy en día se cuenta con un entendimiento aceptablemente bueno sobre los acuíferos someros, los métodos para la evaluación y el desarrollo de los recursos de hídricos subterráneos, la recarga artificial, la contaminación de las aguas subterráneas y la metodología de cartografía hidrogeológica.
Sin embargo, aún enfrentamos muchos desafíos, como la integranción de la información generada, la complejidad intrínseca de los sistemas acuíferos y el creciente riesgo a afectar la calidad o cantidad de las aguas subterráneos ante la creciente demanda de recursos hídricos subterráneos para agua potable, los impactos del cambio climático en los sistemas de agua subterránea y la resiliencia de las comunidades y poblaciones que dependen de los recursos hídricos subterráneos.
Estos desafíos requieren de estudio e investigación exhaustiva, generación de constante información confiable, implementación de nuevas metodologías de gestión con base científica y de la aprobación de los principios para un manejo sostenible e integrado y un sistema de protección ambientalmente sólido de los recursos hídricos subterráneos.

Eje 1. Optimización de los Sistemas de Información de los Recursos Hídricos Subterráneos

Los datos que generan información robusta y confiable forman parte fundamental de la Gestión Integral de los Recursos Hídricos (GIRH). Sin información suficiente y de calidad no es posible alumbrar una gestión integral y sostenible de los recursos hídricos subterráneos. La información es utilizada para diagnósticos de estados de salud de acuíferos, estimación de reservas, análisis de obras hídricas y sus efectos, evaluación de impactos y para crear un marco para el aprovechamiento sostenible de las aguas subterráneas.
El desarrollo sustentable de muchas de las poblaciones de nuestro territorio dependen de los recursos hídricos subterráneos y su buen manejo depende, en gran medida, del conocimiento físico-químico que se tenga del sistema acuífero, su hidrodinámica y su interrelación con los otros compoenentes del ciclo hidrológico.

Objetivos Específicos:

• Incentivar la obtención de información de calidad y con distribución espacial equitativa tanto en cuestiones de cantidad como de calidad para disponer de las herramientas de base para la estimación de los balances hídricos local y regional.
• Favorecer la integración de la información disponible de instituciones nacionales, provinciales y municipales con el fin de potenciar el valor de los datos y favorecer un manejo regional de los recursos.
• Promover la tecnificación y densificación de las redes y estaciones existentes, tendiendo a estaciones que brinden información en tiempo útil, tanto para análisis, evaluaciones y pronósticos interanuales y de largo plazo como para redes de alerta temprana y planes de evacuación de áreas bajo un elevado riesgo hídrico.
• Apoyar el desarrollo de redes de monitoreo y alerta de escala local para comunidades con altos índices de vulnerabilidad hídrica.
• Desarrollar información cartográfica de los recursos hídricos subterráneos como soporte esencial para los diferentes niveles del Estado para la planificación, diseño, ejecución y evaluación de medidas estructurales, incluyendo obras hídricas para mitigación de inundaciones, obras de agua potable y/o saneamiento, sistemas de irrigación, estructuras de protección y/o remediación, etc.