Secretaría de Infraestructura Urbana

Tiene como objetivo promover el desarrollo sustentable, construir ciudades compactas, resilientes, inclusivas, seguras y participativas para garantizar el desarrollo económico y sostenible de todo el país, impulsando acciones en las que la identidad local sea el motor del crecimiento socioeconómico regional.

Secretaría de Infraestructura Urbana


Actualmente, estamos realizando más de 500 intervenciones en todo el país que benefician a 1,4 millones de familias, brindándoles más oportunidades de crecimiento y mejor calidad de vida. Estas acciones tienen varias dimensiones que ayudan a interpretar y abordar las problemáticas de las ciudades garantizando una capacidad de abordaje integral y eficiente.

La dimensión geográfica trabaja en áreas formales e informales, promoviendo la integración de los barrios a la ciudad, cerrando las cicatrices urbanas generadas por años de planificación deficitaria y falta de políticas públicas que promuevan la integración urbana.

La dimensión funcional divide según el tipo de intervención a realizar, separando en redes de agua y saneamiento, infraestructura de servicios, espacios públicos y accesibilidad para comprender las diferentes capas de los abordajes realizados.

Llegar con la cobertura de redes de agua y saneamiento a más familias es el punto de partida para cambiar sustancialmente la calidad de vida de las personas dentro y fuera de su hogar. Se obtienen calles más limpias, agua segura, menos basura y un mejor entorno para todos.

Las Redes de infraestructura son las venas de la ciudad y contemplan las redes de electricidad y el alumbrado público, las redes de gas, así como los desagües pluviales que se expanden por la mancha urbana comprendiendo los servicios básicos que marcan la base para el desarrollo.

El espacio público es el espacio compartido por todos los vecinos que mejora la calidad de vida de los habitantes generando lugares de encuentro que impactan de directamente a toda la comunidad, colaborando con el cuidado del medioambiente y componiendo un factor fundamental para el desarrollo económico de las áreas cercanas, puesto que actúan como potenciadores del turismo y desarrollo comercial de la ciudad.

La accesibilidad es tanto una cuestión práctica como inclusiva. Construir espacios accesibles significa pensar en todos los vecinos y brindarles la oportunidad de moverse libremente, de manera orgánica y ordenada. Esto no solo mejora la seguridad de peatones y vehículos en el área urbana, sino que además permite pensar nuevos ejes y mixturas de usos que abren el camino a oportunidades de crecimiento.

Vivimos en un país donde más del 92% de la población vive en ciudades. Desde la gestión pública nacional tenemos la obligación de colaborar con cada municipio, cada comuna y cada barrio para promover el potencial que cada lugar tiene para ofrecerle no solo a sus vecinos, sino también a aquellos que desean emprender, visitar y vivir en estos espacios. Un país en el que cada vecino viva en ciudades con la obligación de estar pensadas para todos por igual.

En este marco Global, la Argentina, a través de la Secretaría, se suma a un desafío mundial construyendo ciudades más integradas para permitir el desarrollo económico que garantice la sostenibilidad de la política de Estado, contribuyendo al desarrollo urbano mediante la participación en los foros del G20, ONU Hábitat y MINURVI. Asimismo, fomenta la articulación del sector privado, internacional, OSC y academia.