Vacunas: preguntas frecuentes


¿Por qué son tan importantes las vacunas?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las vacunas y el agua potable son las dos herramientas más importantes para prevenir enfermedades.

Hace muchos años, cuando aún no existían las vacunas, había epidemias que causaban secuelas irreversibles o miles de muertes por año.

Un hito en la salud pública mundial fue la erradicación de la viruela en 1980. Actualmente se trabaja para erradicar la poliomielitis.

En la Argentina, gracias a una correcta vacunación, ya no se registran casos autóctonos de sarampión desde el año 2000, de rubéola congénita desde 2009, ni se hacen trasplantes de hígado a causa de hepatitis A fulminante desde 2007.

Son estos mismos logros los que hacen fundamental a la vacunación como política de Estado.

¿Qué puede pasar si no nos vacunamos?

Si tenemos contacto con el microorganismo causante de la infección, corremos el riesgo de padecer la enfermedad y, por supuesto, sus formas graves o fatales.

Además, es fundamental tomar conciencia de que no solo podemos enfermarnos nosotros, sino también contagiar a personas más vulnerables que no pueden recibir las vacunas por tener contraindicaciones para su aplicación.

¿Por qué los niños necesitan vacunarse aunque estén sanos?

La mayoría de las enfermedades prevenibles causan cuadros benignos.

Sin embargo, un niño sano pueden tener complicaciones graves o fallecer por enfermedades que se previenen de forma muy eficaz y segura a través de la vacunación.

¿Las vacunas del Calendario Nacional de Vacunación son solo para los niños?

No: para cada etapa de la vida corresponde la aplicación de diversas vacunas.

Por ejemplo, la primera vacuna, contra la hepatitis B, se aplica durante las primeras 12 horas de vida. Además, antes del egreso de la maternidad se aplica también la BCG.

Como algunas vacunas aplicadas durante la infancia pierden su eficacia con el tiempo, durante la adolescencia y adultez deben aplicarse dosis de refuerzo, así como también existen vacunas que tienen indicación precisa durante esta etapa.

¿Una mujer embarazada puede recibir vacunas?

Todas las embarazadas deben vacunarse para protegerse contra enfermedades que pueden causarle graves complicaciones durante ese período de la vida (la gripe, por ejemplo).

Las vacunas, además, protegen a sus bebés durante los primeros meses de vida (contra la tos convulsa, especialmente).

Algunas pocas vacunas están contraindicadas en el embarazo, pero, si la mujer lo necesita, se le pueden aplicar en el puerperio inmediato o previo al embarazo.

¿Dónde están disponibles las vacunas?

Todas las vacunas contempladas en el Calendario Nacional están disponibles de forma gratuita en los vacunatorios, centros de salud y hospitales públicos del país. No requieren orden médica.

¿Se puede recibir más de una vacuna el mismo día?

Pueden aplicarse varias vacunas durante una misma visita al centro de salud sin que causen complicaciones. Por eso mismo, es esencial aprovechar todas las oportunidades de consulta al sistema de salud para verificar la necesidad de vacunación.

¿Qué síntomas puedo tener después de vacunarme?

Una vacuna inyectable puede causar dolor, enrojecimiento e inflamación en el lugar de la aplicación. En general, estos efectos son leves y desaparecen espontáneamente.

En un grupo pequeño de personas puede aparecer fiebre y decaimiento durante un par de días. Si surge alguna duda, se debe consultar al profesional de la salud.

¿Quién inventó las vacunas?

A Edward Jenner (1749-1823), gran médico investigador inglés, se lo llama “padre de las vacunas” porque fue quien descubrió la vacuna contra la viruela, enfermedad que provocaba grandes epidemias en varios continentes.

Posteriormente, científicos como el propio Jenner,Pasteur, Salk y Sabin, entre muchos otros, desarrollaron vacunas que han sido una herramienta fundamental para la salud de las poblaciones.

Si las vacunas son administradas en forma oportuna, menos personas van a contraer enfermedades. Los avances en las vacunas y el acceso cada vez más amplio a ellas se traducen en una mejor calidad y esperanza de vida para las comunidades de todo mundo.

¿Cómo se fabrican las vacunas?

Se formulan de varias maneras. Algunas incluyen los microorganismos que causan la enfermedad, pero atenuados (vivos, pero “debilitados” para generar una infección controlable fácilmente por el sistema inmune) o inactivados (“muertos”).

En otras situaciones, se trata de una composición con algunas partes de los microorganismos, como proteínas, fragmentos de la superficie exterior, que posibilitan la producción de defensas igualmente adecuadas.

Una vez vacunada, si la persona tiene contacto con el microorganismo, su cuerpo estará protegido para no enfermarse o hacerlo de manera leve.