Las 5 premisas básicas antes de decidir tener un animal de compañía


1. Ganas de tenerlo, muchas ganas.

2. Tiempo para dedicarle.

3. Espacio necesario para una buena convivencia y calidad de vida.

4. Conocimiento sobre sus necesidades, comportamiento y el vínculo humano - animal.

5. Recursos para mantenerlo.

Un animal de compañía es para toda la vida, la decisión de adoptar e incorporarlo a la familia, es muy importante y una responsabilidad que no debe tomarse por impulso y sin evaluarla correctamente.