Objetos extraños en ojos, oídos o nariz


Los niños pequeños en especial, ya sea por curiosidad o por juego, pueden llevarse objetos a la boca, la nariz u oídos, que por accidente queden alojados allí.

En todos los casos, es importante actuar para evitar infecciones o complicaciones.


¿Qué podés hacer si entra un cuerpo extraño en el ojo?

En el ojo pueden entrar elementos pequeños, casi imperceptibles, como pestañas, maquillaje, arena, insectos o pedacitos de madera o metal.

Esto puede producir:

  • irritación,
  • inflamación,
  • enrojecimiento del ojo,
  • sensación de ardor,
  • dolor,
  • lagrimeo,
  • dificultad para mantener el ojo abierto.

Cuando sucede, hay que dejar que corra agua corriente de la canilla sobre el ojo afectado, con la cabeza inclinada para ese lado. También podés utilizar solución fisiológica.

En ningún caso uses hisopos de algodón, gasas o pañuelos para quitar el objeto extraño: puede producir lesiones en el ojo. No frotes ni apliques gotas o cremas.

Si continúa la molestia, llevá a la persona afectada a una guardia médica o un centro oftalmológico.


¿Qué podés hacer si entra un cuerpo extraño en la nariz?

Este problema es habitual en los más chiquitos desde los 9 meses de edad, cuando comienzan a agarrar objetos con las manos.

Los chicos pueden meterse en la nariz cualquier tipo de objeto, por eso es importante alejar de su alcance cosas muy chicas (que también podrían tragar).

Esto puede producir:

  • inflamación de la nariz,
  • pérdida de líquido con sangre,
  • dificultad para respirar.

Cuando sucede, hay que quitar el objeto con cuidado para evitar complicaciones posteriores, como infecciones.

Intentá lo siguiente:

  • Tapale al chico la fosa nasal sin la obstrucción.
  • Hacele sonar la nariz con fuerza para que el aire salga por la fosa con el objeto.
  • Si el objeto no sale, llevá al chico a una emergencia médica.

¿Qué podés hacer si entra un cuerpo extraño en el oído?

Este problema les sucede más habitualmente a los chicos, aunque también puede ocurrirle a adolescentes y adultos (por ejemplo, por ponerse algodón).

Los objetos que pueden meterse en el oído son pequeños juguetes, piedras, pedacitos de papel o semillas. También pueden entrar insectos. La mayoría de los casos no son de gravedad.

Esto puede producir:

  • Dolor por inflamación,
  • Náuseas o vómitos,
  • Dificultad para oír,
  • Si se trata de un insecto, se puede sentir su movimiento o zumbidos.
No intentes quitar el objeto con pinzas u otro elemento similar. Es importante que sea un médico quien quite el objeto para evitar dañar el oído.

Si la persona afectada tiene dolor, sordera o pus en el oído es necesario llevarla a una guardia médica con la cabeza inclinada y el oído afectado hacia abajo.