Regulación del ejercicio profesional


Los procesos regulatorios tienen su origen en la necesidad de salvaguardar el bienestar de la población.

En el caso específico de las profesiones, sucesoras de los gremios medievales, desde los inicios de estos últimos las autoridades locales podían intervenir sobre su actividad, ya fuera designando responsables o a través de la modificación de ordenanzas, aún cuando los gremios tuvieran capacidad de autorregularse 1.

En los Estados modernos, el interés regulatorio está arraigado. El Estado detenta la responsabilidad de verificar las capacidades técnicas y el ejercicio ético de las profesiones y artesanías que pudieran poner en riesgo la seguridad física (ingenieros, gasistas), la propiedad (escribanos, contadores públicos), la libertad (abogados) y la salud de las personas (médicos, enfermeras, etc.) 2. De hecho, tal como sucede en la Argentina, en los países desarrollados una profesión no adquiere su estatus como tal hasta que el Estado lo formaliza a través de su legislación.

Las profesiones del equipo de salud, y en particular la profesión médica, han sido objeto de regulaciones tempranas, por lo sensible de sus prestaciones en relación con la vida de los individuos y por su posición en la utilización de los recursos sanitarios.

Se reconoce para la regulación la necesidad de contar con estándares, que involucran la educación, el comportamiento ético, la competencia, la actuación profesional (performance) y el compromiso.

Los sistemas de regulación de la profesión médica, que han servido como base al resto de las regulaciones del equipo de salud, reconocen en la mayoría de los países dos componentes fundamentales: la regulación externa, entendida como las normas y regulaciones que establece el Estado – gobierno en la materia, y la autorregulación que lleva a cabo la propia profesión, mediante sus códigos de ética y otras normativas de los colegios o consejos legalmente reconocidos 2.

Fuentes:

1 Pardell Helios. Sobre la regulación de la profesión médica. Situación actual y perspectivas de futuro en España. Revista de Medicina Clínica, Barcelona, 2009; 132 (1):18-23.
2 Organización Panamericana de la Salud: Mera Jorge et al. La certificación de los profesionales médicos en la Argentina, Ministerio de Salud, Comisión Nacional Salud Investiga, 2007, pág. 23

En esta página

Matricula

En nuestro país, la regulación del ejercicio profesional en salud es potestad de las diferentes provincias, encontrándose que varias de ellas han delegado en los Colegios de Ley la facultad de otorgar la matrícula profesional y la certificación de la especialidad.
Ver Cuadro de Entidades autorizadas para otorgar matrículas profesionales según especialidad y jurisdicción

La Red Federal de Registros de Profesionales de Salud, con la información actualizada de los profesionales matriculados en todas las jurisdicciones del país, está disponible en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SIISA) desde fines de 2011. Puede ver aquí la Síntesis de la cantidad de matrículas por Formación y Jurisdicción, y el detalle de las Profesiones que se matriculan en cada Jurisdicción (Fecha de actualización 24-4-2013)

La Ley Nacional 17.132 regula el ejercicio profesional en la CABA y en algunas provincias que han adherido a esta norma.

Especialidades

De idéntica forma que la habilitación profesional, cada provincia otorga la “autorización para anunciarse como especialista”, lo que se conoce como “certificado” de especialista.

No se trata de una exigencia para el ejercicio de la especialidad, ya que en Argentina el título de grado es habilitante, pero sí es un requerimiento para integrar listas de prestadores y percibir aranceles diferenciados. El trabajo de Mera y col explica la implicancia de la certificación, destacando que tiene dos significados diferentes: uno es el que ya se ha enunciado y el otro es “la designación que distintas sociedades profesionales dan al aval que extienden a sus colegas como idóneos en el ejercicio de la respectiva especialidad”, que no tiene valor legal en sí misma pero es un reconocimiento y galardón para el médico.

Los requisitos para la certificación de la especialidad se especifican en las legislaciones provinciales. La Ley Nacional 23.873 establece las condiciones para el acceso a la especialidad en el ámbito de la CABA, junto con los Decretos PEN 10/2003 y 587/2004

El Ministerio de Salud de la Nación reconoce especialidades para la Medicina Res. MSAL 1814/15, Odontología Res. MSAL 956/10, Enfermería Res. MSAL 199/11,Especialidades Multiprofesionales Res. MSAL 1337/10, y recientemente se ha aprobado el listado de Especialidades Farmacéuticas Res. MSAL 1186/2013, y Especialidades Bioquímicas Res. MSAL 1341/2013

¿Cuál es el mecanismo para el reconocimiento de nuevas especialidades?

La Resolución MSAL N° 1105 crea la Comisión Asesora del Ejercicio de las Profesiones de Grado en Salud y les asigna las funciones de:

  • Establecer en forma armónica en todas las jurisdicciones del país las profesiones de grado universitario y las especialidades de las mismas, que deben integrar el equipo de salud.
  • Armonizar a nivel federal los criterios y reglamentaciones de reconocimiento de una profesión o de especialidades para el ejercicio profesional por la autoridad competente y según la reglamentación vigente en cada jurisdicción.
  • Homogeneizar los mecanismos y modalidades de validación periódica de las especialidades reglamentadas por la autoridad competente con el fin de eliminar asimetrías y establecer mecanismos de mutuo reconocimiento interjurisdiccionales.

El mecanismo para el reconocimiento de las nuevas especialidades supone un trabajo por consenso en tres instancias:

  • En la primera, la Comisión Nacional Asesora, conformada por entidades científicas, profesionales, gremiales y deontológicas, estudian y elevan una propuesta para la incorporación de una nueva especialidad.
  • Luego, los responsables jurisdiccionales del ejercicio profesional realizan un análisis técnico y elevan la propuesta al Consejo Federal de Salud (COFESA).
  • Finalmente el Consejo Federal de Salud analiza la propuesta y, si la acepta, establece acuerdos para su implementación.