Preservativo masculino

Qué es, para qué sirve y cómo se usa el preservativo masculino.


¿Qué es?

Es el método anticonceptivo de barrera más frecuente. Consiste en una funda generalmente de látex que se coloca sobre el pene erecto, impidiendo así el paso del semen y reteniéndolo. Sirve además para evitar la transmisión de infecciones de transmisión sexual como el VIH, la gonorrea, la clamidia, las hepatitis virales, la sífilis, el herpes genital o el virus del papiloma humano.

¿Para qué sirve?

El preservativo es el método más efectivo para prevenir el VIH, infecciones de transmisión sexual y evitar embarazos no planificados.

También evita la transmisión del virus zika.

¿Cómo se usa?

Para un correcto uso del preservativo y asegurar su efectividad, se recomienda:

  • Usarlo desde el comienzo de la relación sexual.
  • Abrir el sobre con cuidado para que no se rompa el preservativo. No utilizar elementos cortantes ni abrirlo con los dientes.
  • Apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque, si queda inflada, se puede romper durante la relación.
  • Desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta.
  • No usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar el preservativo. Usar lubricantes "al agua" que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para sexo anal.
  • Luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen.
  • El preservativo debe ser usado una sola vez. Tirarlo a la basura, no al inodoro.

Más información en Dirección de SIDA y ETS