Mastitis

Qué es, cuáles son los síntomas y cómo se previene la mastitis.


¿Qué es?

La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria, que puede acompañarse o no de infección. Puede aparecer durante la lactancia (y entonces se la llama mastitis puerperal), o en cualquier otro momento.

¿Cómo prevenir la mastitis durante la lactancia?

  • Empezar a amamantar desde el nacimiento, a menos que alguna urgencia médica lo impida.
  • Amamantar con frecuencia, a libre demanda, sin horarios rígidos. En las primeras semanas el bebé mama 8 a 12 veces en las 24 horas, a veces más. Y las tomas nocturnas son muy importantes.
  • Variar las posiciones para amamantar, para drenar todas las partes de cada pecho.
  • Asegurar una buena prendida del bebé al pecho, de modo que se facilite la transferencia de leche.

El bebé está bien prendido si:

  • Tiene la boca bien abierta (como cuando bosteza).
  • No se prende sólo del pezón sino también de parte de la areola (la parte oscura que lo rodea).
  • Se ve más areola por encima de la boca del bebé, que por debajo de ella.
  • El labio inferior está volcado hacia fuera.
  • El mentón del bebé está tocando tu pecho y su nariz, muy cerca de él.
  • Después de que baja la leche, empieza a succionar lenta y profundamente, a veces con pausas.
  • Sus mejillas se ven redondeadas.
  • Se lo puede ver u oír tragar. (Esto ocurre, por lo general, después del cuarto día de vida, cuando comienza a tomar mayores cantidades.)
  • No agregar ningún líquido ni alimento; darle sólo leche materna, salvo que exista una indicación médica en contrario.
  • Si hay grietas o dolor persistente en los pezones, consultar rápidamente a un servicio de salud.
  • Usar corpiños holgados y sin aro.

¿Cuáles son las causas?

Generalmente la mastitis es causada por bacterias comunes que se encuentran sobre la piel y que se introducen a través de una fisura o ruptura de la piel, generalmente en los pezones.
La infección tiene lugar en el tejido graso de la mama, no en la leche, por lo cual se puede continuar amamantando para aliviar la hinchazón y el dolor.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de una infección mamaria son:

  • Agrandamiento de las mamas, generalmente en un solo lado.
  • Cambios de sensibilidad en el pezón.
  • Hinchazón, sensibilidad, enrojecimiento y calor en el tejido mamario.
  • Bulto en las mamas.
  • Dolor en las mamas.
  • Fiebre, decaimiento, síntomas de "gripe" que pueden incluir náuseas y vómitos.
  • Picazón en la mama.

Ante la aparición de cualquiera de estos signos y síntomas, se debe consultar enseguida en forma personal a un servicio de salud, ya que la atención temprana mejora la evolución y previene complicaciones.

¿Cuál es el tratamiento?

Ante una mastitis, se debe poner en práctica todo lo enunciado en la prevención, como parte del tratamiento. También se puede extraer leche entre mamadas para evitar la congestión.
Puede ser necesario que tomar analgésicos o antibióticos, únicamente bajo receta del médico y con su control.

Más información en Crecer con Salud