Herida cortante (laceración o corte)

Qué es, cómo tratar y qué no hacer en caso de una herida cortante.


¿Qué es?

Una herida cortante, también conocida como laceración, es una rotura o abertura en la piel. Puede ser profunda, lisa o mellada. Puede estar cerca de la superficie de la piel o afectar tejidos profundos, como tendones, músculos, ligamentos, nervios, vasos sanguíneos o huesos.

Si la herida está sangrando profusamente, llame al número local de emergencias o lleve al herido al centro de salud u hospital más cercano.
La complicación más frecuente en el caso de las heridas es la infección.

¿Cómo tratar las heridas cortantes?

En caso de cortaduras graves es preciso llamar al número de emergencias o llevar al accidentado al centro de salud u hospital más cercano.
Las heridas menores, sin mayor sangrado, se pueden tratar en casa para evitar infecciones:

  • Lávese las manos con jabón.
  • Luego, lave completamente la herida con agua y un jabón suave.
  • Realice presión directa para detener el sangrado.
  • Aplique un vendaje limpio que no se pegue a la herida.
  • Si la herida es producto de la mordedura de un animal, es muy extensa, o profunda, o si el sangrado es abundante, llame inmediatamente a emergencias o lleve al herido al centro de salud más cercano.

Lo que no se debe hacer:

NO trate de limpiar la herida si es demasiado extensa. Lleve a la persona a un centro de salud.

NO hurgue la herida ni retire un objeto largo o profundamente incrustado. Busque atención médica.

NO reintroduzca partes expuestas del cuerpo. Cúbralas con material limpio hasta que llegue la ayuda médica.

Más información en Primeros auxilios