Enfermedades respiratorias crónicas


¿Qué son?

Las enfermedades respiratorias crónicas comprenden un grupo de enfermedades que afectan a una o más partes del aparato respiratorio, pudiendo comprometer los bronquios, los pulmones y la caja torácica.

Entre las más frecuentes, se encuentran el asma, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), la fibrosis pulmonar, el síndrome de apnea del sueño, la hipertensión pulmonar, entre otras.

Desde el punto de vista sanitario, tienen gran relevancia por 3 razones:

  • Son enfermedades muy frecuentes en la población.
  • Pueden causar incapacidad y ausentismo laboral.
  • Muchas veces no se diagnostican bien.

¿Qué las causa?

Las causas más frecuentes son la exposición a agentes irritantes del aparato respiratorio, tales como:

  • El humo del tabaco, la principal causa.

  • La contaminación del aire en espacios cerrados (hogar, lugar de trabajo)

  • Contaminación ambiental

  • Exposición a alérgenos

  • Inhalación de polvo y productos químicos en el medio laboral

Algunas pueden aparecer como manifestación secundaria de otras enfermedades o ser causadas por algunos fármacos.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunos de los síntomas de las enfermedades crónicas respiratorias son:

  • La tos persistente

  • La falta de aire (disnea)

  • Los silbidos y las secreciones respiratorias

Estos son los síntomas más frecuentes, cuya intensidad puede ser diferente de una persona a otra, de acuerdo con la enfermedad causante, su tiempo de evolución y la gravedad.

¿Cómo se previenen?

El mejor modo de prevenir estas enfermedades, es evitar todo agente que pueda ser nocivo para las vías respiratorias. Principalmente el humo de tabaco.

También promoviendo ambientes saludables, tanto en el hogar como en el trabajo.

¿Cómo se tratan?

Cada enfermedad tiene su tratamiento específico, por lo que es necesario consultar al equipo de salud ante síntomas respiratorios para un buen control y evitar su progresión.