Diabetes gestacional

Qué es, cuáles son los síntomas, cómo se trata y se previene la diabetes gestacional.


¿Qué es?

La diabetes gestacional (DG) es una alteración de la tolerancia a la glucosa, de severidad variable, que comienza o es reconocida por primera vez durante un embarazo. Se detecta mediante los análisis de rutina que se le piden a la mujer embarazada durante el control prenatal.

¿Qué complicaciones puede producir una diabetes gestacional no controlada?

Para la madre:

  • Pérdida del embarazo

  • Hipertensión arterial en el embarazo

  • Partos complicados, en caso de bebés excesivamente grandes (peso al nacer mayor a 4.000 gramos).

  • Mayor tasa de cesáreas.

  • Parto prematuro: en el 23% de las pacientes con diabetes.

  • Diabetes mellitus en el posparto (a breve o largo plazo).

Para el bebé:

  • Mortalidad aumentada antes y durante el parto, y en el posparto.

  • Patologías como prematurez, macrosomía (peso excesivo), lesiones durante el parto, hipoxia (falta de oxígeno) durante el parto.

  • Mala regulación de su metabolismo luego del nacimiento (dificultosa regulación de la glucemia, del calcio, etc.).

  • Aumento de la bilirrubina, (el pigmento que pone "amarillos" a algunos recién nacidos).

  • Eventual necesidad de internación en Unidades de Cuidados Neonatales.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los más frecuentes son:

  • Haber padecido diabetes gestacional en embarazo anterior.

  • Antecedentes de diabetes en familiares directos (padres, hermanos).

  • Pacientes con sobrepeso u obesidad, o sea, índice de masa corporal (IMC) de 27 o más al comienzo del embarazo.

  • Antecedentes de macrosomía fetal (un hijo de 4 kg. o más al nacer).

  • Edad de la madre igual o mayor a 30 años, especialmente a partir de los 40 años.

  • Antecedente de ovario poliquístico.

¿Cómo se trata?

El diagnóstico temprano es esencial ya que en la mayoría de los casos el cuadro no presenta síntomas. Por eso es muy importante que la mujer embarazada o que planea un embarazo realice todos los controles necesarios.

A partir de un diagnóstico positivo, el profesional le indicará a la mujer el tratamiento que puede o no incluir la administración de insulina.

El ejercicio resulta especialmente útil para ayudar al control metabólico en las gestantes con Di-abetes y suele ser, junto con el plan nutricional, el principal tratamiento en el embarazo, sin tener que recurrir a la administración de Insulina.

Lactancia materna

Siempre se recomienda que las mamás que fueron diagnosticadas con diabetes gestacional amamanten a sus bebés por largo tiempo. Esto es sumamente beneficioso tanto para los niños como para ellas mismas, y una gran ayuda para lograr el descenso de peso posparto.

Más información en Crecer con Salud