Medidas preventivas básicas

Ante una alerta de desastre conviene que estés preparado para enfrentar posibles emergencias. Si bien no todo evento requiere de la evacuación de las personas afectadas, te recomendamos estar prevenido ante accidentes o una situación de evacuación en tu zona. Por eso, es importante que protejas la documentación importante, armes un bolso básico y cuentes con un botiquín de primeros auxilios.


Protección de la documentación importante

Cuando se desata una emergencia o desastre es muy probable que pierdas papeles o documentos que son difíciles de recuperar. Por lo tanto, te recomendamos guardarlos en un único lugar de fácil identificación, envueltos en sobres o bolsas de plástico.

La documentación que tenés que proteger incluye:

  • Los documentos de identidad de toda tu familia y pasaportes en caso de contar con ellos,
  • El certificado de matrimonio y las partidas de nacimiento de toda tu familia,
  • Las escrituras u otros documentos de validez legal vinculados con la propiedad de tu casa/ vehículo/ etc.,
  • Los certificados o constancias de estudios,
  • La libreta de salud, credencial de obra social o seguro médico, etc.

En caso que de que vos o alguien de tu familia sufra de alguna enfermedad crónica u otro tipo de padecimiento o discapacidad, es importante que la documentación o información acerca de medicamentos o prescripciones los guardes en un único lugar en un sobre o bolsa plástica para su protección.

Bolso básico

En algunos eventos adversos existe un margen de tiempo hasta que se declara el "alerta". En estos casos, te aconsejamos preparar un bolso impermeable o de plástico resistente para tener listo en caso de evacuación o simplemente para mantener resguardados algunos papeles y elementos importantes.

Este bolso será útil para guardar:

  • La documentación importante de tu familia.
  • El botiquín de primeros auxilios y medicamentos esenciales.
  • Una muda de ropa para los miembros de tu hogar acorde al momento del año o la emergencia en particular (por ejemplo, abrigo o ropa impermeable y botas de goma).

Provisiones básicas para casos de emergencias que pueden incluir:

  • Alimentos preferentemente no perecederos y que no necesiten cocción.
  • Agua potable o mineralizada en envases seguros.
  • Destapador, abrelatas y cuchillo.

Elementos de seguridad:

  • Radio a pilas, con pilas de repuesto.
  • Linterna con pilas de repuesto.
  • Velas y fósforos dentro de una bolsa plástica.
  • Impermeable y botas.

Botiquín de primeros auxilios

El botiquín de primeros auxilios y los medicamentos esenciales son útiles en todo momento. Te sugerimos guardar su contenido en una caja plástica a prueba de agua para preservar el contenido.

Los contenidos básicos son:

  • Jabón neutro (blanco): para higienizar heridas.
  • Alcohol en gel: para desinfección rápida de las manos.
  • Termómetro: para medir la temperatura corporal.
  • Guantes descartables de látex: para no contaminar heridas y para seguridad de la persona que asiste a la víctima.
  • Gasas y vendas: para limpiar heridas y detener hemorragias.
  • Antisépticos (yodo povidona, agua oxigenada): para limpiar las heridas.
  • Tijera: para cortar gasas y vendas o la ropa de la víctima.
  • Cinta adhesiva: para fijar gasas o vendajes.

Es importante que lo revises periódicamente y reemplaces los medicamentos que estén vencidos.
Si alguno de los miembros de tu familia tiene una enfermedad crónica con medicación recetada, incluila en el botiquín. Además, si alguno es usuario de lentes de contacto o audífonos, sumá los artículos relacionados para asegurar un uso adecuado (líquidos, baterías, etc).

Orientaciones para el cuidado de la salud mental

La incertidumbre que provoca una emergencia o desastre repercute en la salud psíquica de la población afectada. Con todo, es de esperar que sólo una minoría de personas sufra problemas mentales más serios o duraderos.
En este sentido, las principales recomendaciones que te podemos brindar, si te sentís angustiado, triste, etc. por lo sucedido, son:

  • Buscá alguien con quien hablar, sin esconder o reprimir los sentimientos de angustia sobre lo vivido. Es más fácil atravesar estos momentos cuando las personas se ayudan mutuamente.
  • Realizá actividades que te hagan sentir bien y útil, mantenete ocupado y trataá de regresar lo antes posible a tus rutinas diarias.
  • Descansá y asegurate de dormir lo suficiente.
  • Realizá ejercicios físicos suaves, combinando con relajación y alimentándote lo más sanamente posible.