Incendios silvestres


Los Incendios silvestres se producen en general en tiempos de sequía, cuando la vegetación está más seca y presenta un mayor riesgo de combustión. Se caracterizan por propagarse rápidamente y sin control por la vegetación.

Pueden ser incendios forestales, de arbustos, de pastizales o de turba. Las causas pueden ser naturales (por la caída de un rayo, por ejemplo) pero más frecuentemente son causados por los seres humanos por negligencia o de manera intencional.
En nuestro país en general se producen lejos de las zonas pobladas o con poca densidad de población.

Regiones que afecta en Argentina

Los incendios silvestres en nuestro país afectan principalmente a la Patagonia (Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur), al Centro (Córdoba, La Pampa, Entre Ríos y Santa Fe) y a Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis).

Efectos sobre la salud

Las quemaduras en la piel producidas por el fuego pueden ser muy graves. Asimismo, el humo generado por el incendio afecta las vías aéreas, pudiendo causar asfixia, e irritar los ojos ya que los gases emanados por el incendio son, por lo general, tóxicos.
Las cenizas que resultan del incendio también son irritantes para la piel, nariz y garganta. Por otro lado, los incendios y los humos tóxicos pueden empeorar enfermedades crónicas del corazón y de los pulmones.

Mortalidad

Los incendios pueden causar muerte por asfixia a causa de la inhalación de humo o como resultado de las quemaduras.

Medidas de prevención

Alejarse del foco del incendio: Las quemaduras pueden ser de varios niveles, desde superficiales a muy graves. Siempre deben ser tratadas por un médico.

Prevenir problemas respiratorios: Los gases emanados por el fuego pueden ser muy tóxicos y causar asfixia, por lo que se recomienda poner un paño seco contra la boca y moverse al ras del piso, ya que el humo tiende a subir. Además, el humo puede permanecer en el ambiente luego del incendio, por lo que se recomienda usar una mascarilla para evitar la inhalación de humo y polvo.

Evitar lesiones: Por la caída de ramas o derrumbes de una propiedad en llamas. Se recomienda tener cuidado al caminar y de ser posible evitar correr.

Salud ambiental

Agua potable y cloacas: Las fuentes de agua pueden verse contaminadas por las cenizas y los residuos del incendio.

Caminos y rutas: Los caminos y las rutas pueden verse cortados por el fuego o las autoridades provinciales para evitar la expansión del fuego y proteger a la población, alejándola del foco del mismo. El humo puede reducir la visibilidad en los caminos y rutas, pudiendo provocar accidentes.

Viviendas y edificios: Las viviendas pueden verse destruidas total o parcialmente por el fuego, pero los incendios silvestres suelen originarse lejos de zonas densamente pobladas.

Situación con los alimentos

Si el fuego se extiende, arrasará con la vegetación, los sembrados y puede matar al ganado. Todo ello puede acarrear escasez de alimentos sobre todo en zonas que se abastecen de la economía regional.

Servicios de salud

Los servicios de salud pueden verse colapsados ya que el tratamiento de las quemaduras puede requerir de una internación prolongada, cuidados e insumos específicos y de instalaciones adecuadas (unidad de quemados).

Ver recomendaciones para el cuidado de la salud