Deslizamientos y aluviones


Los deslizamientos son ríos de barro, tierra, rocas, limo, arena u otros elementos saturados de agua. Arrastran árboles, rocas, viviendas, basura, escombros, vehículos, destruyendo todo a su paso. Es un fenómeno que se puede predecir dónde va a ocurrir (espacio) pero no cuándo (tiempo).

Se producen tras lluvias intensas y prolongadas, deshielos rápidos, por la poca firmeza del suelo y/o como resultado de terremotos o erupciones volcánicas. Sin embargo casi siempre, los deslizamientos son provocados por la acción del ser humano: deforestación en laderas, cerros o montañas; formas inadecuadas de siembra en las montañas; construcción de viviendas en laderas, urbanización y caminos no planificados en zonas de montañas.

Regiones que afecta en Argentina

Ocurren en zonas caracterizadas por desniveles topográficos significativos, propios de zonas pedemontanas (yungas) y mesetas. Gran parte del territorio argentino presenta esas características. Las provincias que comparten las Sierras Pampeanas, la Precordillera y la Cordillera de los Andes son altamente susceptibles.

Efectos sobre la salud

Entre los efectos inmediatos, predominan los traumatismos debido al impacto directo de los objetos contra los asentamientos, instalaciones, caminos, casas y edificios.
Pueden producirse contusiones de distinta gravedad y muerte por sepultamiento o ahogamiento. También existe riesgo de electrocución y de accidentes vehiculares.
Acorde a la intensidad del fenómeno, la población expuesta y la rapidez de las acciones de rescate, pueden extraviarse personas y cuerpos, agravando el impacto sobre la salud y las vidas de los damnificados.

Mortalidad

Debido al impacto pueden producirse muertes inmediatas o tardías (en días). Las contusiones pueden tener distinta gravedad, y según su magnitud y la celeridad de la atención médica, pueden resultar mortales.

Medidas de prevención

Los deslizamientos pueden enterrar poblados y casas en laderas y pueden recargar los techos generando riesgo de derrumbe. Para maximizar las oportunidades de supervivencia, los grupos de búsqueda y rescate deben responder rápidamente después del colapso de un edificio. Además, idealmente, debería haber, al menos, dos rutas alternativas de evacuación, ya que los caminos pueden quedar cerrados o bloqueados. Por ese motivo, la comunicación debe ir de la mano de los planes de evacuación y es vital que las personas estén bien informadas sobre las zonas seguras y sobre cuáles son las áreas y caminos de alto riesgo a evitar.

Salud ambiental

Agua potable y cloacas: Como producto del arrastre de sedimentos y agua y/o como consecuencia del movimiento previo del terreno, puede haber rotura de caños, canales o represas. Puede haber distintos tipos de impacto en el medioambiente y en el agua, en particular, por inundaciones (agua no apta para consumo, barro, piedras). Asimismo, los canales de agua corriente y tanques pueden verse afectados (rotos y/o contaminados) por el arrastre. La contaminación del agua puede generarse, además, al filtrarse productos químicos u orgánicos (como gasolina, gas o en basurales) debido a las roturas de cañerías y depósitos.

Caminos y rutas: Destrucción total o parcial de caminos y rutas. Los caminos pueden quedar bloqueados o inundados, debido al movimiento o quiebre del terreno, arrastre de sedimentos (como piedras y agua) y objetos (árboles, techos, restos de casas, automóviles, postes, etc.).

Viviendas y edificios: Puede producirse la destrucción total o parcial de edificios e inestabilidad en el terreno. Lo que puede generar derrumbes o riesgos de los mismos, ya sea por la potencia del arrastre de sedimentos como por los restos de agua, barro, piedras, etc. que quedan en las grietas y roturas (en terrenos, construcciones, caños y asfaltos).

Situación con los alimentos

Los cultivos pueden ser destruidos por el arrastre de sedimentos. Asimismo, los alimentos frescos (frutas, verduras, etc.) pueden ser contaminados por el agua, el barro del arrastre o por químicos filtrados debido a roturas en la infraestructura. Los depósitos y la refrigeración de alimentos pueden verse afectados tras el corte de servicios por la inundación, acelerando la descomposición de la comida o bebida almacenadas. Por otro lado, puede haber escasez de alimentos si se anulan las vías de acceso (rutas y caminos).

Servicios de salud

Si los hospitales se hallan en el foco del desastre, puede haber daño en la infraestructura, las instalaciones eléctricas y sanitarias, así como en el equipamiento; afectándose la oferta de servicios en el momento más crítico. Al mismo tiempo, la rotura u obstaculización total o parcial de las vías de acceso (caminos, rutas) pueden dificultar o demorar las acciones de emergencia.

Ver recomendaciones para el cuidado de la salud