Cómo cuidar tu salud después de una inundación

Las principales recomendaciones para prevenir afecciones después de este tipo de eventos.


Si fuiste evacuado, al regresar a tu casa verificá si está en condiciones de ser habitada nuevamente. Para prevenir accidentes eléctricos, intentá volver a tu hogar a la luz del día para no usar luz eléctrica. Es conveniente que la corriente eléctrica y el gas se encuentren desconectados y asegurate de que las instalaciones y todo aparato eléctrico estén completamente secos antes de ponerlos a funcionar.

En todos los casos es importante evitar la inmersión en las áreas inundadas y procurar que los niños no jueguen en charcos o barro.

Ante la aparición de síntomas como: fiebre, diarreas, vómitos, náuseas, cuadros respiratorios, dolor de cabeza, dolores abdominales y dolores musculares, consultá al médico.

  • Usá botas y guantes impermeables. Después de completar la limpieza, lavate las manos con agua segura y jabón.
  • Secá y ventilá bien las habitaciones.
  • Desinfectá con lavandina paredes, pisos, mesadas, alacenas, heladeras, juguetes de los niños, etc. Utilizá una taza de lavandina comercial con una concentración de cloro activo de 55 g /litro (del tamaño de un pocillo de café) cada 10 litros de agua (1 balde).
  • Rociá los muebles tapizados con algún desinfectante y dejálos secar al sol.
  • Lavá por separado y con agua caliente y detergente tanto la ropa que haya estado en contacto con aguas de la inundación como la utilizada durante las labores de limpieza.
  • Desechá los objetos que no puedas lavar y/o desinfectar de forma apropiada y que hubieran sido afectadas por las aguas.

Consumí agua segura para beber, lavar frutas y verduras, higienizarte y lavarte los dientes. En caso de tener dudas sobre la seguridad del agua, podés:

  • Consumir agua embotellada.
  • Colocar 2 gotas de lavandina comercial (con una concentración de cloro activo de 55g/litro) por cada litro de agua, y dejala reposar 30 minutos antes de utilizarla.
  • Hervirla durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.
  • Usar pastillas potabilizadoras.

Si estás amamantando a tu hijo, seguí haciéndolo. La leche materna ayuda a generar defensas en los niños. Además es importante que repongas las mamaderas y chupetes del bebé. Lavá las mamaderas nuevas con agua segura.


Eliminá aquellos alimentos afectados o con envases deteriorados por el agua. Desechá los comestibles que hayan perdido la cadena de frío (2 hs fuera de la heladera o 4 hs dentro con la misma apagada).

Lavá los elementos de cocina con abundante detergente y agua segura, refregando con un cepillo para evitar residuos. Desechá los utensilios de madera y de plástico. Para desinfectar ollas y utensilios de metal, hervilos por 10 minutos.

Reforzá los hábitos de higiene básica. Lavate siempre las manos con abundante jabón y agua segura: antes de preparar los alimentos; después de ir al baño; y después de realizar actividades de limpieza en el hogar o tocar objetos contaminados por agua de la inundación.


Leptospirosis: La leptospirosis es una enfermedad producida por una bacteria que puede estar presente en la orina de ciertos animales. El contagio se produce por el contacto directo con la orina de un animal infectado, o con agua y/o ambientes contaminados con dicha orina. Dado que la bacteria sobrevive en lugares húmedos y protegidos de la luz, el riesgo de contraerla aumenta si se producen inundaciones. Consultá al equipo de salud local las formas de prevención.
Si tenés síntomas similares a un cuadro gripal, como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y malestar general, consultá en forma inmediata al centro de salud más cercano.

Serpientes: Estos animales pueden aparecer durante las inundaciones al ser transportados por la vegetación acuática. En caso de ver una, no tocarla ni hacer movimientos bruscos. Si alguien es mordido por una serpiente, en ningún caso realizar torniquetes ni suministrar bebidas alcohólicas como estimulantes para mitigar el dolor. Tampoco inyectar o colocar sustancias como vinagre alcohol o kerosene en la zona de la mordedura, ni realizar cortes en la herida para succionar veneno. Llamá al servicio de emergencias o acudí al centro de salud más cercano.

Hantavirus y otras enfermedades transmitidas por roedores: Mantené tu casa higienizada y los alrededores libres de basura y escombros. Tapá los orificios de tu casa por donde puedan ingresar estos animales. Utilizá guantes impermeables y botas de goma altas para realizar tareas de desmalezado, limpieza o atravesar aguas estancadas.

Dengue, zika y chikungunya: Para evitar estas enfermedades transmitidas por mosquitos descartá o da vuelta recipientes que contengan agua en el interior o exterior de la vivienda, usá repelentes y colocá espirales o tabletas en tu casa. Ver más recomendaciones.