Desarrollo saludable


Es probable que, alrededor del año, tu hijo se mantenga parado y logre dar algunos pasos sosteniéndose.

Si todavía no camina, no hay que forzarlo. Necesita probar de a poco y sentirse seguro para animarse a caminar solo.

Los juegos

Las actividades típicas entre el año y el año y medio consisten en aplaudir, abrir y cerrar la boca, tocarse diferentes partes de la cara.

También puede imitar gestos y movimientos. Le gusta que le canten canciones o le cuenten cuentos cortos.

Es fundamental que le brindes un espacio y objetos sencillos para que pueda explorar (ropa, telas, envases bien lavados, recipientes plásticos livianos, etc.).

El lenguaje

A esta edad, tu hijo incorpora palabras que equivalen a una frase completa.

Por ejemplo: cuando dice “agua”, puede querer decir que tiene sed y que quiere tomar agua, o bien estar mostrando que hay un charco de agua en el piso.

Si bien la cantidad de palabras que emplea es limitada, logra comprender muchas cosas más. Entiende consignas sencillas, como entregar un objeto que se le pide.

También, mientras lo cambian, puede colaborar cuando se le pide que levante un pie o que ponga su brazo en la manga del saco.

Imita gestos y movimientos.

Para favorecer el desarrollo del lenguaje y su relación con los otros, podés cantarle, ponerle música, leerle o relatarle cuentos e historias.

Hablale con frases simples y explicale lo qué vas a hacer. Por ejemplo: "Ahora te voy a cambiar el pañal".

La curiosidad

El deseo de explorar las cosas que lo rodean es constante.

Se interesa por las características de los objetos y puede intentar realizar acciones como, por ejemplo, tirar de un mantel para alcanzar un objeto que está sobre la mesa.