Cómo prevenir las enfermedades respiratorias


Vos, tu bebé y tu familia pasan mucho tiempo en casa. Por eso es muy importante cuidar el aire que respiran:

  • Evitá el humo de cigarrillo, de leña o de braseros.
  • Mantené una ventana entreabierta donde hay brasas o una llama (porque producen un gas venenoso que no tiene olor: el monóxido de carbono).
  • Evitá que se junte vapor en los ambientes cerrados.
  • Alimentá a tu bebé exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses, y ofrecele el pecho con más frecuencia cuando está enfermo.
    A partir de los 6 meses, comenzá con alimentos sólidos adecuados.
  • Aplicale a tus hijos todas las vacunas.
  • Evitá que tu bebé esté en contacto con personas que padezcan una infección respiratoria (resfrío, tos, estornudos, etc.).
  • Lavate muy bien las manos antes de atender al bebé y después de ir al baño o cambiarle los pañales.
  • Cubrite siempre la boca al toser o estornudar con un pañuelo descartable o con el pliegue del codo, para evitar contagiar a otros.