Motovelero oceanográfico

Dr. Bernardo Houssay

El 18 de enero de 1967 el Dr. Bernardo Houssay, máxima autoridad del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) recibió oficialmente en Buenos Aires al motovelero “El Austral”, tras finalizar su traslado a nuestro país con tripulación de la Armada Argentina desde Boston en los Estados Unidos.

Gentileza de: Woods Hole Oceanographic Institution
Comenzaba un nuevo ciclo en la vida del histórico buque oceanográfico, que por especial convenio entre su propietario original, el Woods Hole Oceanographic Institution pasó a la bandera argentina tras haber acumulado, hasta entonces, más de 200 campañas científicas y sumando 1300000 millas náuticas desde su puesta en servicio en 1931.

El “Dr. Bernardo Houssay", ex “El Austral”, ex "Atlantis" es el buque de investigación científica que más millas ha navegado en el mundo y que se encuentra a flote.
El WHOI decidió construir el motovelero en los astilleros Burmeisters & Wain de Copenhage, Dinamarca, por entender que se trataba de un astillero especializado en la realización de buques y embarcaciones de afamado renombre internacional y capaz de construir un motovelero doble proa con características muy especiales.
El "Atlantis" fue botado en 1930 y arríbó a su puerto de asiento en Boston, el 26 de agosto de 1931.

Gentileza de: Becquer Casaballe
Su costo fue de unos 300.000 dólares, provenientes de la generosa donación inicial de la Fundación Rockefeller.
Fue, hasta su amarre, el buque representativo del WHOI y de hecho su sucesor, "Atlantis II", recuerda el nombre del primigenio y conservan su silueta como isologo del instituto en sus documentos y elementos de comunicación visual.
A bordo del "Atlantis" navegaron entre otros, los premios Nobel de Medicina, el danés August Krogh (1920) y el ucraniano Selman A. Waksman (1952).

El "Atlantis", entre otros antecedentes, fue el buque que sirvió de plataforma para poder determinar la teoría de deriva de los continentes, quizás uno de los mayores logros científicos de la primera mitad del siglo XX.
Los Estados Unidos de América, a través de la NASA, rindió un justo homenaje a varios buques de investigación bautizando con sus nombres a los “shuttles” o lanzaderas espaciales.

No es casual que la primera de ellas recibiera el nombre de "Columbia" y la cuarta fuera bautizada "Atlantis" la que realizó su primera misión el 3 de octubre de 1985 al lanzar al espacio dos satélites militares de comunicaciones.
La historia prueba que el espacio y el mar, esos dos grandes desconocidos, están hoy unidos por el nombre de los vehículos que intentaron robarle sus secretos.

Gentileza de: Becquer Casaballe
El "Atlantis", luego "El Austral" y hoy el 'Dr. Bernardo Houssay", son símbolos de la investigación mundial y del esfuerzo humano que merece ser preservado en nuestras aguas con adecuado marco.
No hacerlo, significará desaprovechar una magnífica oportunidad, teniendo especialmente en cuenta que en estos tiempos ha sido rebautizado con el nombre del insigne científico argentino ganador del Nobel de Medicina de 1947 por su aporte a la ciencia y luego creador y primer presidente del CONICET.
Por ello, la Prefectura Naval Argentina, en su carácter de actual armador y con el objeto de mantener en alto las velas y tareas científicas de este viejo "sabio del mar”, se encuentra abocada a lograr su total restauración, consiguiendo el apoyo de todos los que comparten este desafío.

Procuramos la cooperación recíproca entre organismos de investigaciones científicas y técnicas y la Prefectura Naval para la promoción y desarrollo de tareas afines a las ciencias del mar.
Con los medios económicos apropiados se facilitará la formación de recursos humanos de universidades e institutos afines con decidida vocación por la investigación en el mar, y el adecuado acceso a la práctica directa de las técnicas, ciencias, adaptación a la vida y a las artes del mar, para estudiantes o aprendices y personal propio de la PNA.