Emergencia sanitaria


  • Evitá ingresar al área protegida en caso de presentar síntomas compatibles con COVID-19 como fiebre, cansancio y tos seca, así como dolores musculares, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea.

  • Verificá los días y horarios permitidos, así como actividades recreativas (y/o excursiones) y áreas de uso público habilitadas.

  • Mantené el distanciamiento social preventivo de 2 metros para caminatas y 10 metros para ciclismo.

  • Circulá en grupos reducidos y evitá la aglomeración de personas al aire libre.

  • Al planificar tu visita, evitá horarios y senderos muy concurridos.

  • Si los senderos se encuentran muy concurridos, buscá otro sendero para desplazarte o en su defecto hacé un alto dejando pasar a la gente a fin de cumplir con el distanciamiento.

  • Utilizá elementos de protección personal (EPP) que cubran nariz, boca y mentón en todo momento.

  • Cumplí con la higiene de manos durante la salida: lavá frecuentemente las manos con agua y jabón o con una solución a base de alcohol.

  • Al toser y estornudar, cubrite con pañuelos descartables (desechalo luego de su uso y lavate las manos inmediatamente después) o con el pliegue del codo ante la falta de estos. Se recomienda llevar siempre una bolsa plástica para desechar pañuelos descartables y otros elementos contaminados.

  • Evitá llevarte las manos a la cara y tocarte ojos, nariz y boca.

  • No compartas alimentos ni bebidas.

  • Todo instrumento que se utilice durante las actividades (bastón de trekking, mochila, guantes, lentes de ciclismo) deberá ser de uso individual.

  • Al final de las actividades, se recomienda desinfectar correctamente el equipo y la ropa utilizada.

  • Las personas de más de 60 años, embarazadas o con enfermedades crónicas deberán tomar las precauciones correspondientes para grupos de alto riesgo.

  • Mantené una distancia con la fauna silvestre de al menos 2 metros.

Por razones de seguridad, los y la visitantes deberán:
  • Mantenerse informados y respetar la normativa del área protegida.

  • Adoptar las recomendaciones del área protegida a efectos de minimizar riesgos.

  • Cumplir en todo momento con las medidas de prevención.

  • No exponerse a situaciones de riesgo innecesarias y mantener una conducta responsable durante su permanencia. Ingresar a un área natural protegida implica ser responsable y velar por su propia salud y seguridad.